“Aunque ‘Cerro Porteño’ no es el único”

Conquistar un campeonato, de cualquier índole o envergadura, resulta una tarea harto difícil. Y, especifico, cuando me refiero a campeonato, no separo disciplina deportiva, sino que hago alusión a todas, en igualdad de condiciones, independientemente de las características de una u otra.

Obtener un título, ya sea para un beisbolista, boxeador, levantador de pesas, futbolista, redundo, implica la confluencia de toda una serie de factores, que, al mismo tiempo, conducen, como momento climático, a levantar la ansiada copa, y llevar, orgulloso, la medalla que lo distingue como titular de la disciplina que representa. No obstante, y sé que coindicen conmigo, si arduo, y complicado, es salir airoso, lo es más aún hacerlo en condición de invicto.

Me detengo en la palabra invicto pues es el motivo central de este artículo que hoy, 31 de diciembre, a pocas horas que se produzca el advenimiento del año 2014, escribo. Invicto, según la definición de la Real Academia de la Lengua, es quien nunca ha sido vencido; asimismo, algunos sinónimos de invicto son, por ejemplo, indomable, invencible, invulnerable, vencedor, inexpugnable, indestructible… Porque, sin dudas, indomable, invencible, invulnerable, vencedor, inexpugnable, indestructible, resultó Cerro Porteño en el Campeonato Clausura del lapso que, justamente, hoy culmina.

“El ciclón de Barrio Obrero” se coronó, en calidad de invicto, al obtener 14 victorias y 8 igualadas, en 22 salidas a la cancha, para acumular 50 puntos; el “Club azulgrana”, “El club del pueblo”, marcó 37 goles y apenas permitió 16. Fue una hazaña la lograda por los discípulos de Francisco Arce, “Chiqui”, no obstante, y sin intención de restar méritos, Cerro Porteño no es único club que ha podido concretar un título nacional sin acumular derrotas; algo, y reincido en mi intención, nada asequible de recabar.

Cronológicamente el primer equipo paraguayo en ser merecedor del título de campeón de manera invicta, lo fue Guaraní. “El club aborigen”, llamativamente, escaló a lo más alto del podio, 1906 y 1907, en los 2 primeros torneos nacionales que registra la historia de nuestro país; en ambos, y más llamativamente aún, festejó el hecho de ganar viendo inmaculada la casilla de derrotas: En 1906 obtuvo 18 puntos, de 20 posibles, con 32 goles a favor y con solo 2 en contra; un año más tarde, en 1907, repitió la hazaña mereciendo 16 marcas de la veintena en juego. O sea, y de esta manera resumo lo expresado anteriormente, el “equipo aurinegro” es el primer equipo bicampeón en la historia del fútbol paraguayo, y el primero, además, que lo logra, en 2 ocasiones consecutivas, sin que sus rivales logren hacerlo sucumbir.

Nacional, equipo cuna de grandes futbolistas, había ganado el campeonato de 1909, registrando así su primera victoria en ese tipo de eventos; en 1911, 2 años más tarde, la “hinchada tricolor”, como se le conoce a sus seguidores, no se decepcionan: “La academia” gana, y como si fuera poco, lo hace de manera invicta.

Si el año 2013 fue grande para el club “Cerro Porteño”, también lo fue 1913. Hace, exactamente, un siglo “El ciclón de Barrio Obrero” tenía su primicia en los torneos nacionales paraguayos, y salía de este por la puerta ancha: En su primera aparición, “Cerro Porteño” dejaba boquiabiertos a todos al conquistar el cetro, sin la sombra de una derrota.

Finalmente Olimpia, el bien llamado “Rey de Copas”, por sus 3 títulos en Copas Libertadores de América (1979, 1990 y 2002), es el último equipo paraguayo que se incluye en el selecto grupos de clubes que ha vencido, de manera invicta, en los torneos nacionales que hace 107 años organiza la Asociación de Fútbol de Paraguay, APF. El primero de estos señala en 1959, mientras que en 1993, “El decano” fue capaz de reeditar la inexpugnable hazaña lograda 34 años antes.

Hasta aquí el repaso por los clubes que, en los torneos paraguayos de fútbol, han salido airosos de manera invicta (Guaraní, 1906 y 1907; Nacional, 1911; Cerro Porteño, 1913 y 2013; Olimpia, 1959 y 1993). Solo me resta desearles a ustedes, mis queridos lectores, un próspero año 2014, y espero que en los próximos 12 meses el club Libertad, mi “Gumarelo” querido, pueda volver a levantar la copa, pueda volver a hacer la carrera olímpica, y concretar, todo lo anterior, también de manera invicta.

Gracias a todas y todos.

Anuncios

Un comentario sobre ““Aunque ‘Cerro Porteño’ no es el único”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s