“Aquel trágico 2 de julio”

Image2 de julio de 1994, día sábado, 09.30am

Arnelio Loynaz Hernández es de esos seres humanos que poseen la condición de imprescindibles. Más que un vecino, un padre, Loynaz, como cariñosa y respetuosamente se le señala, junto a Gilma, su esposa, ha sabido encausar, por los caminos de la vida empedrados de honestidad y buenas costumbres, a sus hijos, naturales y postizos, entre los que orgullosamente me hallo. Con Loynaz, poseedor de una vasta cultura general, he tenido el privilegio de conversar en infinidades de oportunidades. Historia, política, deportes, ciencias, artes… Múltiples han sido los temas que con sólidos basamentos hemos intercambiado, no obstante, la plática que sostuvimos en la mañana del día sábado, 2 de julio de 1994, inolvidable para mí, marcó mis recién cumplidos 25 años. Aquella parrafada matutina echó por tierra mi buen ánimo sabatino.

–       ¿Viste como murió Balado?

No lo podía, y mucho menos quería creer. Roberto Balado Méndez, pugilista de la categoría más de 91 kilogramos, había muerto en un accidente de tránsito cuando se disponía a llegar al centro de entrenamiento “Holbeín Quesada”, cuartel general, por así decirlo, de la escuadra cubana de boxeo.

–       ¿Murió?- murmuré- No puede ser

Pero la realidad era más cruda de lo que imaginaba. Deseé que Loynaz estuviese equivocado; anhelé, con todas mis fuerzas, que hubiese sido una de las tantas bromas de mal gusto que suelen gastar.

–       No puede ser- repetí perplejo

–       Su auto fue impactado por un tren. Todo parece indicar que se quedó dormido, o que perdió el control del vehículo. Se descarta consumo de alcohol porque, precisamente, se iba a entrenar.

A Balado “lo descubrí”, como la mayoría der los cubanos aficionados, o fanáticos, del boxeo, en el Campeonato Mundial Juvenil, año 1987, celebrado en Ciudad de la Habana. Tras ese año, y vertiginosamente, se produjo su ascenso, tanto nacional como internacionalmente, en el deporte de las 12 cuerdas. En apenas 7 años obtuvo 3 títulos mundiales (Moscú’ 1989- Sídney’ 1991- Tampere’ 1993), una corona olímpica (Barcelona’ 1992), 2 medallas de oro en Copas del Mundo (Bombay’ 1990 y Bangkok’ 1994), y escaló a lo más alto del podio, en una ocasión, según refiere la historia de los Juegos Centroamericanos del Caribe (Ponce’ 1993), y Juegos Panamericanos (Ciudad de la Habana’ 1991).

Había dejado de existir, abruptamente, “El rey”; el mismo que en el Campeonato del Mundo de Boxeo Amateur, Tampere’ 1993, recibió la Copa Russell que se le entrega al mejor púgil del evento; había fallecido el mismo que, un año antes, durante la XXV edición de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna, Barcelona’ 1992, había sido, inobjetablemente, merecedor de la Copa Val Baker versión de la Rusell en citas estivales. Nos había dicho adiós quien para todos, no para muchos, sería el sucesor del gran Teófilo Stevenson Lawrence.

“Yo lloré la muerte del gordito ese”, me dijo Teófilo en una ocasión. “Mira, se me aguan los ojos. Me contó Sagarra que cuando llegaron con la noticia él dijo que no podía ser, y preguntó sobre algo que destacara el vehículo de Balado, además del color y la marca, y cuando le dijeron que tenía una muñequita en el espejo retrovisor, ahí se dio cuenta de que no podía haber casualidad”.

Comencé mi ajetreo sabatino lamentando la desaparición física de quién admiré muy prontamente; de quien, a pesar, de no ser poseedor de fisonomía y pegadas, adecuadas, para un peso supercompleto, supo imponerse y, al mismo tiempo, ganarse el respeto de los especialistas.

–       No tuvo rival- comentó mi padre en cierta ocasión- Solo un tren pudo vencerle.

Image3 de julio de 1994, día domingo, 01.30pm

El 17 de junio había comenzado, en varias ciudades estadounidenses, la Copa del Mundo de Fútbol, y la fecha marcaba la segunda fecha de los partidos en la fase de octavos de final, con los encuentros Arabia Saudita vs Suecia, y Rumania vs Argentina. El día antes, y en la misma instancia, Alemania había vencido a Bélgica, 3-2, y España imitaba a los germanos ante Suiza, 3-0.

La tarde dominical se mostraba tranquila, y, sobre todo, futbolística. Los chicos de mi barriada mostrábamos simpatías diversas hacia conjuntos participantes. Alain y yo, por ejemplo, deseábamos un triunfo latinoamericano, como sucedió finalmente; mientras que Boris y Denis expresaban sus ansias de triunfo por Alemania.

–       Lo que pasó anoche fue tremendo, compadre- comentó Pablo- Mataron al que metió el autogol.

Sucedió la noche antes. Andrés Escobar, defensa, e integrante de la Selección de Colombia de Fútbol, eliminada del mencionado Campeonato del Mundo, recibió 6 impactos de bala; Humberto Muñoz Castro, su victimario, desenfundó el arma homicida, y al grito de “gracias por el autogol”, privó de la vida al querido deportista.

¿Cuál fue el “delito” de Escobar?

El equipo cafetero, previo a la Copa del Mundo, creó una gran expectativa a tal punto que muchas personas llegaron a afirmar que “Colombia es el mejor equipo del mundo”; así aseveraron, considero que de manera exagerada, seres humanos de la grandeza del escritor Gabriel García Márquez, Premio Nóbel de Literatura’ 1982.

Empero, contrario a tener en su nómina jugadores de nivel mundial, la selección colombiana resultó eliminada al concluir la fase preliminar con balance de 1 victoria y 2 derrotas. En el debut mundialista, el día 18 de junio de 1994, “los cafeteros” fueron vencidos, 3-1, por Rumania, y el 22 de junio sucumbieron, 2-1, ante Estados Unidos. El 26 de junio salvaron la honrilla al vencer, 2-0, a Suiza.

Pero, e insisto en la pregunta… ¿Cuál fue el delito de Andrés Escobar?

Tras la derrota ante Rumania, la selección colombiana, con el fin de clasificar a la fase de octavos de final, estaba obligada a vencer en sus 2 partidos restantes. Todos aguardábamos una victoria ante Estados Unidos, sin embargo, a los 35 minutos de haber comenzado el partido, Andrés Escobar, defensa, y portando el número 2 en su camiseta, en su intento de despejar un balón, hizo que este fuese a descansar en la profundidad de su propio arco para establecer así el 1-0 parcial a favor de los norteños, que, en el minuto 52, aumento la ventaja tras la diana conseguida por Earnie Stewart. Carlos Valencia, por los colombianos, pudo descontar, en el minuto 90, pero su logro fue insuficiente para evitar la eliminación de su equipo: Colombia, al acumular 2 derrotas, vio esfumarse sus ansias mundialistas.

Finalmente… ¿Cuál fue el delito de Andrés Escobar?

“Ese autogol lo condenó a muerte”, expresó Darío Escobar, su padre, fallecido el 18 de enero de 2008, en la última entrevista que concedió a los medios de comunicación. “Tenía 27 años y mucho futuro en el fútbol. Recuerdo cuando ganó el título con el Atlético de Medellín en la Copa Libertadores del año 1989. Era muy querido y respetado. Le decían ‘El caballero del fútbol’ por su manera de proceder, dentro y fuera de la cancha. Tras su muerte le dicen también ‘El inmortal’. A su entierro acudieron 120 mil personas, entre ellas César Gaviria, entonces Presidente de la República. Quiero que se haga justicia, porque Muñoz Castro, el asesino de mi hijo, primeramente fue condenado a 43 años de prisión, luego le rebajaron la condena a 23 años, y finalmente, el 5 de octubre de 2005, se acogió a un beneficio extracarcelario y salió de prisión”.

Coincidieron en tiempo, no así en espacio, y sus vidas, truncas en la misma fecha, estuvieron unidas por el amor al deporte, aunque no por la misma disciplina. Para Roberto Balado Méndez (Jovellanos, Cuba, 15 de febrero de 1969), y Andrés Escobar Saldarriaga (Medellín, Colombia, 13 de marzo de 1967) un pensamiento agradecido, acompañado del hasta siempre, reiterado, desde aquel trágico 2 de julio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s