“Recordar es volver a vivir… Italia’ 1990” (II parte. Final)

alemania90Italia, investida, hasta ese entonces, titular en Copas del Mundo de Fútbol en 3 ocasiones, había sido seleccionada, por segunda oportunidad, la anterior en 1934, como nación sede del magno evento deportivo. La escuadra azzurra había dado la vuelta olímpica en 1934, reitero, como país anfitrión, 4 años después, en 1938, en la edición organizada en Francia, y, finalmente, en 1982, cuando correspondió a España concretar el Campeonato del Mundo.

Antes de proseguir es válido señalar que Italia (1934 – 1938) y Brasil (1958 – 1962), son los únicos países que han tenido el privilegio de levantar la Copa del Mundo en 2 ocasiones consecutivas; empero, “los azurris”, ostentan el récord de haber vencido, en ambas ocasiones, con el mismo director técnico: Vittorio Pozzo. Se aclara también que actualmente los representantes del país de las pastas ostentan 4 títulos del orbe, porque a los obtenidos en 1934, 1938, y 1982, se le sumó el de la Copa del Mundo celebrada en Alemania, en el año 2006.

Hechas todas las aclaraciones que consideré pertinente, prosigo el viaje imaginario por la final el Campeonato del Mundo de Fútbol Italia’ 1990, cómodamente instalando en la máquina del tiempo, obtenida en calidad de préstamo del insigne escritor inglés Herbert George Wells.

8 de julio de 1990

El “Estadio Olímpico de Roma”, con sus 73 mil 603 aficionados, sería el protagonista de la gran final de la Copa del Mundo. Todos, presentes o no en la instalación deportiva, aguardaban el inicio del esperado encuentro conclusivo. Nuevamente una selección americana enfrentaría una representante del llamado “Viejo Continente” pro la gloria futbolística del orbe. Nuevamente, y por segunda oportunidad sucesiva, Argentina encaraba a los teutones; se volvían a ver las caras australes y germanos, dirigidos, además, por los mismos estrategas que en territorio azteca: Carlos Salvador Bilardo y “El káiser”, Franz Beckenbauer; se repetía la misma final de 4 años atrás, aunque con disímiles circunstancias. Si en la Copa del Mundo México’ 1986 la selección albiceleste había convencido desde la etapa preliminar, en territorio italiano había sucedido todo lo contrario. Veamos.

El debut argentino resultó, sin excepción, una verdadera catástrofe; el 8 de junio, la selección de Camerún asombraba el mundo tras vencer, 1-0, a los entonces titulares del orbe; ese traspiés obligaba a la selección albiceleste a extraer fuerzas de flaquezas si deseaba acceder a la instancia final; por tal motivo, y en su segunda presentación, concebida para el 13 de junio ante la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, el equipo argentino, con goles de Pedro Troglio, 27 minutos, y Jorge Burruchaga, minuto 79, envió a sus millones de seguidores, señales de recuperación; no obstante, y en la culminación de la fase clasificatoria, el 18 de junio, un pálido empate, 1-1, frente a Rumania, otorgó a la albiceleste la posibilidad de clasificar a la fase de octavos de final como uno de los mejores terceros lugares del evento; era prácticamente imposible de creer que los titulares del mundo, al concluir el período inicial del evento, exhibiría una victoria, un empate, una derrota, 3 goles a favor y 2 en contra. En octavos, el 24 de junio, la albiceleste se consagró al eliminar, 1-0, a Brasil, con gol de Claudio Caniggia en el minuto 80; el 30 de junio, Yugoslavia fue la víctima la albiceleste en la instancia de cuartos de final, 3-2 en tandas de penales; y el 3 de julio, también en tanda de penales, 4-3 en esa ocasión, privó a Italia, país sede, de jugar la final. De manera azarosa, e increíblemente, Argentina repetía, como en México’ 1986, su presencia en la gran final de la Copa del Mundo de Fútbol.

Si la selección austral apenas convenció, lo contrario sucedió con su similar de Alemania que, desde el mismo comienzo del evento, demostró sus verdaderas intenciones eran concretar lo que le fue negado 4 años antes: Levantar la Copa del Mundo.

Los germanos iniciaron la fase preliminar, el 10 de junio, con una verdadera goleada, 4-1, ante los yugoslavos; con otra apabullante victoria, en esta ocasión 5-1, dispusieron, el 15 de junio, de los Emiratos Árabes Unidos; y con el pase a octavos de final asegurado, empataron, 1-1, ante Colombia, el 19 de junio; los teutones mostraban, al concluir la clasificación, 2 victorias, un empate, 10 goles a favor y 3 en contra. En la fase de 16, como también se le conoce a los octavos de final, el 24 de junio, Alemania obtuvo victoria, 2-1, ante Holanda; en cuartos, el 1 de julio, sufrieron para superar, 1-0, a Checoslovaquia; y, para concluir la actuación previa a la final, el 4 julio, vencieron a los ingleses, 4-3, en serie de penales.

Todo estaba listo para concretar el partido que definía el adiós de la XIV Copa del Mundo de Fútbol que, como protagonistas, reitero, tendría a australes y teutones que exhibían idéntica actuación en Copas del Mundo de Fútbol: 2 títulos para Alemania (1954 y 1974), e igual cantidad para los albicelestes (1978 y 1986). De ganar Argentina igualaría con Italia y Brasil es cantidad de títulos consecutivos, con 2, y, al mismo tiempo, sería, junto a la escuadra azzurra la segunda en ganar 2 Campeonatos del Mundo al hilo con un mismo Director Técnico: Carlos Salvador Bilardo. En caso contrario, si a Alemania le correspondía concretar el sueño de vencer, sumaría el tercer título del orbe a su palmarés, y, también, Franz Beckenbauer, su Director Técnico, se convertiría en el segundo ser humano en ganar títulos del mundo futbolístico, como jugador y como manager; recordemos que, en 1986, “El káiser” se había convertido en el único ser viviente en perder finales de copas como jugador, ante Inglaterra en 1966, y como estratega.

8 de julio, “Estadio Olímpico de Roma”, 73 mil 603 espectadores. El uruguayo, nacionalizado argentino, Edgardo Codesal, ordenó el inicio del partido final de la XIV Copa del Mundo de fútbol; el día antes, Italia se había hecho dueña del tercer lugar de la justa, al disponer de Inglaterra con score de 2-1.

El encuentro que marcó el colofón de Italia’ 1990 se suscitó sin muchas alertas para los arqueros. Igualados a 0 fueron al descanso, e igualados a 0 se mantuvieron hasta que, en el minuto 85, el argentino Pedro Troglio cometió una, dudosa, falta dentro del área, por lo que, obviamente, decretó penal a favor de Alemania. Penal que permitió a Andreas Brehme burlar el arco defendido por Sergio Goycochea. Penal que, a la postre, definió la victoria germana, 1-0, y, por ende, la posibilidad alemana de, por tercera ocasión, investirse como titular en Copas del Mundo de Fútbol. Alemania emergió como nueva selección campeona del orbe, y Franz Beckenbauer, “El káiser”, pudo igualar el récord del brasilero Mario Zagalo: Campeón como jugador (1974), y campeón como Director Técnico.

La Copa del Mundo de Fútbol Italia’ 1990 marcó varios hitos históricos en ese tipo de eventos; por ejemplo, fue la última en ver accionar a selecciones de la Unión Soviética, Checoslovaquia, y Yugoslavia, naciones que desaparecieron tras 1991; fue la última donde participó Alemania sin reunificarse; fue la protagonista de la clasificación, por vez primera, de un equipo africano, Camerún, a cuartos de final; fue, también, la protagonista del debut de Costa Rica, y, además, de la actuación de Edgardo Codesal, juez actuante en el partido final, que, a pesar del inevitable paso del tiempo, aún se continúa cuestionando el penal decretado a favor de Alemania.

Insisto en no ser extenso, aunque no lo parezca. Espero haber ejercitado las mentes, previo al partido de mañana, día domingo, 13 de julio, donde Argentina y Alemania, por tercera vez en la historia, definirán el titular del XX Campeonato Mundial de Fútbol.

Solo me resta detener los motores de la máquina del tiempo, devolverla a su dueño, Herbert George Wells, a la vez que le agradezco el gesto de habérnosla facilitado para este paseo imaginario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s