¿De ‘maldición brasilera’ podemos hablar?

Quizás muchos estarán de acuerdo conmigo con el título de este artículo.

Mienttristeza9-brasil-derrota-rts-eddie-keoghras vencía la distancia existente entre el canal 13 y mi lugar de residencia, dispuse mis reflexiones en la XX edición  de la Copa del Mundo que, en el día de ayer, 13 de julio de 2014, concluyó, en el mítico estadio Maracaná, sito en la ciudad de Río de Janeiro, con victoria de la selección alemana ante su similar argentina, 1-0.

Pero… ¿Qué sucedió en Brasil?

Más allá de la cuarta copa teutona, del poco brillo de Lionel Mesi, de la lesión de Neymar, de los problemas arbitrales, de la actuación asombrosa de muchos de los arqueros, de la decepción española, de los 10 goles en apenas 2 partidos permitidos por Julio César, portero del conjunto anfitrión… ¿De ‘maldición brasilera’ podemos hablar?

¿Por qué lo anterior? Veamos los motivos que expongo para argumentar la interrogante.

Brasil, sin dudas, es un país con una gran tradición futbolística; de hecho es el máximo ganador de Copas del Mundo, por ello exhibe, en su tradicional camiseta, 5 estrellas que avalan una impresionante actuación en Campeonatos del orbe. Suecia’ 1958, Chile’ 1962, México’ 1970, Estados Unidos’ 1994, y Japón – Corea del Sur’ 2002, son las ediciones mundialistas que han visto emerger, como titulares, a las selecciones brasileñas. Brasil, como ya lo había señalado en comentarios anteriores, es el único equipo de la geografía terráquea que ha levantado Copas del Mundo de Fútbol en 3 continentes: América, Europa, y Asia; y, por demás, conserva la condición de tener la primicia, en América, de haber vencido en Europa.

Empero, en el palmarés brasilero, referente a Copas del Mundo de fútbol existe un detalle que llama poderosamente la atención: Han organizado el evento en 2 ocasiones, 1950 y 2014, y en ambas, llámese suerte, llámese destino, llámese suerte, llámese Uruguay, llámese Alemania, se le ha negado, a la “verdeamarelha” el derecho, por así decirlo, de darle a sus compatriotas la gran alegría de verles titularse en  territorio propio.

¿Cómo se han comportado las naciones sedes a través de la historia de las Copas del Mundo de fútbol?

Las selecciones que han salido vencedoras en calidad de anfitrionas son 6: Uruguay (1930), Italia (1934), Inglaterra (1966), Alemania (1974), Argentina (1978), y Francia (1998). En calidad de sede, Italia y Alemania, al igual que Brasil, han organizado el evento en 2 ocasiones, y en ambas escalaron el podio de premiaciones; la escuadra “azzurra”, titular en 1934 y medalla bronce en 1990; los teutones, por su parte, exhiben idéntica actuación que los italianos, campeones en 1974, y ocuparon el tercer escaño en el año 2006. Francia y México son las otras naciones que han acogido la organización del evento en 2 oportunidades; los galos en 1938 y 1998; mientras que los aztecas lo hicieron en 1970 y 1986. Por su parte, Uruguay (1930), Suiza (1954), Suecia (1958), Chile (1962), Inglaterra (1966), Argentina (1978), España (1982), Estados Unidos (1994), y Sudáfrica (2010), se les ha encargado, en una ocasión, la sede de la magna fiesta futbolística. Japón y Corea del Sur, año 2002, muestran la única sede compartida que, hasta el día de hoy, señala la historia de las Copas del Mundo de Fútbol.

Visto lo anterior deseo finalizar, no sin antes reiterar que Brasil, pentacampeón del mundo, no ha podido levantar la anhelada copa en territorio propio, siendo señalada como sede en 2 oportunidades. El honor que han tenido Uruguay, Italia, Francia, Inglaterra, Alemania y Argentina, no lo han podido concretar las selecciones brasileñas. Fracaso en el año 1950, con el histórico 2-1 ante Uruguay, hecho que se reconoce como “El maracanazo”; y fracaso en el año 2014, cayendo, estrepitosamente, en semifinales, 7-1 ante Alemania, y siendo vencidos discutiendo el tercer puesto, 3-0 frente a la selección holandesa; debacles que suman 1 gol a favor y 10 en contra en apenas 2 partido.

Reformulo la pregunta: ¿De ‘maldición brasilera’ podemos hablar? Creo que la afición del gigante sudamericano debe… 1) exigir cambios sustanciales en la estructura futbolística para lograr que la “verdeamarelha” regrese a los primeros planos internacionales; y 2) exigir que nunca, insisto, nunca, redundo, nunca, reitero, nunca, repito hasta el cansancio, nunca más se le designe a Brasil como sede mundialista, de lo contrario sumarían otro fracaso, otro gran fracaso, a su historial en Copas del Mundo.

¿Coincide o no con lo anteriormente expuesto?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s