“Una despiadada máquina de correr”

kutsAún recuerdo las palabras de mi abuelo:

– Falleció Vladimir Kuts. Se fue el mejor.

Tenía 6 años, pero tengo ese momento bien claro en mi memoria. Mi abuelo, a pesar de padecer el Mal de Parkinson, leía, una y otra vez, el titular del diario como si no hubiese querido creer la noticia que acaba de recibir. El titular, junto a la foto del gran campeón, daba fe de lo sucedido:

– Falleció, a los 48 años, de un ataque al corazón, Vladimir Kuts, el mejor corredor de fondos que ha nacido en la Unión Soviética.

Y en efecto que fue, y sigue siendo el mejor corredor de fondo que ha visto Rusia, o en aquel entonces, la Unión Soviética. Aunque muchos no lo recuerden. Aunque sus hazañas descansen en el olvido, Vladimir Kuts es historia, indisoluble del movimiento deportivo mundial.

Fue la gran estrella de los Juegos Olímpicos celebrados en Melbourne, Australia, en 1956. Tenaz. Seguro. Se le conocía también como “El marinero férreo” por ser miembro de la marina soviética:

– No es nada excepcional. Kuts es solo una despiadada máquina de correr.

Afirmó, de manera autosuficiente, a su arribo a la ciudad australiana el corredor inglés Roger Bannister. Cierto que Bannister era la gran estrella del momento, pero minimizó a Kuts sin apenas verlo en la pista. Bannister era la gran estrella del momento pero tuvo que salir cabizbajo del estadio “Cricket Ground” la tarde en que “El marino férreo” se convirtió en campeón olímpico de la agotadora prueba de 10 mil metros planos.

La excepcional carrera sucedió así:

Viernes, 23 de noviembre de 1956. Más de 100 mil personas en estadio. Más de 100 mil personas que escuchan por la amplificación local:

– Corredores a sus marcas.

Son 23 los fondistas que disputarán el cetro olímpico de los 10 mil metros planos. 23 fondistas dispuestos a llegar primero tras las 25 vueltas a la pista que exige esa disciplina deportiva. 23 fondistas que atentos reciben la orden del locutor olímpico:

– Corredores listos.

Son 23 atletas de 13 países. 23 atletas que salen en desbandada cuando suena el disparo del juez. 23 atletas que, asombrados, ven como Vladimir Kuts, con gran paso, pasa a encabezar la competencia. Como suele suceder, su paso es elegante y arrollador.

La primera vuelta al óvalo de 400 metros la concluye en 1 minuto y 4 segundos. Desde el público le gritan que no desgaste. Que aminore el ritmo. Que recuerdan que restan 24 vueltas. Kuts no se inmuta. Kuts no escucha. Kuts solo corre.

Para las restantes no hay cambios en el ritmo de carrera. Culmina la vuelta 24 y se escucha la campana de rigor indicando que comienza la número 25, la última. Los presentes se ponen de pie. De los 23 corredores, 15 han abandonado la difícil prueba. Bannister, el inglés autosuficiente, se mantiene a duras penas. Hace un esfuerzo por darle alcance al “Marino férreo”, pero le es imposible. Kuts, por su parte, faltando 200 metros para la meta, aumenta el ritmo de la carrera y entra en primer lugar los brazos en alto. Entonces la gran ovación:

– Vladimir Kuts, representante de la Unión Soviética, es el nuevo Campeón Olímpico con un tiempo de 28 minutos, 45 segundos y 6 décimas, nuevo Récord del Mundo.

Sus rivales lo felicitan. Sus rivales le expresan congratulaciones excepto Bannister que se retira en silencio. Cabizbajo. Triste. Hizo un gran esfuerzo pero tuvo que contentarse con el quinto lugar. A duras penas hace declaraciones a la prensa:

– Me ha matado. Lo reconozco. Es un rival con el que no puedo competir. Kuts, es sin dudas de ninguna clase, un corredor al que nunca podré vencer.

Para los 5000 mil metros planos Kuts volvió a competir y volvió a ganar. Para los 5000 mil metros planos Roger Bannister, el inglés autosuficiente, no se presentó. Estaba inscripto, pero por “causas desconocidas” evadió la final.

Vladimir Pétrovich Kuts nació el 7 de febrero de 1927 en Aleksino, Ucrania. En 1957 estableció en Roma su último récord mundial en los 5 mil metros con 13 minutos y 35 segundos, una marca que permanecería imbatida hasta 1965, cuando la superó el australiano Ron Clarke. Se retiró del atletismo en 1959. Falleció de un ataque al corazón el 16 de agosto 1975, en Moscú, con solo 48 años, a pesar de llevar una vida saludable vinculada al deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s