“Stevenson vs Estados Unidos”

stevensonEl día de ayer, marcó el 63 aniversario del natalicio de Teófilo Stevenson Lawrence (29 de marzo de 1952 – 11 de junio de 2012), en el Central Delicias, sito en la provincia de Las Tunas, Cuba. No pocos me escribieron interesándose por el récord de “Pirolo”, representante de las divisiones de más de 81 kilogramos y más de 91 kilogramos, ante pugilistas de los Estados Unidos; dato que ofrezco a continuación, citando, incluso la fecha de concreción.

Sirva este breve recordatorio para homenajear a quien es considerado, por muchos, por mucho, como el mejor boxeador amateur de todos los tiempos.

  • 7 de agosto de 1971, Cali, Colombia: En el combate semifinal de la división de más de 81kgs del Torneo de Boxeo de los VI Juegos Panamericanos, cayó derrotado por decisión dividida de 3-2 ante Duane Bobick, “La esperanza blanca”.
  • 6 de septiembre de 1972, Munich, República Federal Alemana: En el combate discutiendo el pase a semifinales, durante los XX Juegos Olímpicos, se enfrenta nuevamente a Duane Bobick, “La esperanza blanca”, y lo vence por RSC en el round #3.
  • 30 de agosto de 1974, Ciudad de la Habana, Cuba: Se convierte en Campeón Mundial durante el Primer Torneo del Orbe, al disponer, en el combate final de Marvin Stinson.
  • 25 de agosto de 1975, Ciudad México: Discutiendo el oro vence por decisión unánime, 5-0, a Mike Kokes. Sucedió durante los VII Juegos Panamericanos.
  • 22 de julio de 1976, Montreal, Canadá: A los pocos segundos de comenzar uno de los 2 combates semifinales de la división de más de 81 kilogramos del Torneo de Boxeo de los XXI Juegos Olímpicos, noquea, de manera dramática a John Tate.
  • 12 de agosto de 1977, Carabobo, Venezuela: Pelea por el título del Torneo Batalla de Carabobo y noquea, en el segundo round, a Woody Clark.
  • 12 de febrero de 1978, Ciudad de la Habana, Cuba: En el II Tope Cuba vs Estados Unidos vence por decisión unánime, 5-0, a Jimmy Clark.
  • 16 de mayo de 1978, Belgrado, Yugoslavia: En el II Campeonato del Mundo derrota, en cuartos de final, a Tommy Tubbs por decisión unánime, 5-0.
  • 6 de octubre de 1978, Reno, Estados Unidos: En el III Tope Cuba vs Estados Unidos, derrota a Jimmy Clark por RSC en el 3er round.
  • 11 de febrero de 1979, Ciudad de la Habana, Cuba: En el IV Tope vs Estados Unidos vence a Paul Brown por decisión unánime, 3-0. Aclaración: En varios enfrentamientos Cuba vs Estados Unidos se utilizó 3 árbitros en lugar de 5.
  • 12 de julio de 1979, San Juan, Puerto Rico: Durante los VIII Juegos Panamericanos vence a Robert Hadley por nocaut en el mismo primer asalto. Sucedió en su combare semifinal.
  • 13 de noviembre de 1982, Charlotte, Estados Unidos: En el VII Tope Cuba vs Estados Unidos, vence a Tyrone Bigs por nocaut en el round #1. Este combate es famoso porque Teófilo le fracturó 2 costillas a su rival.
  • 15 de septiembre de 1983, New York, Estados Unidos: En los combates eliminatorios para integrar el equipo América I a la Copa del Mundo es derrotado por Crayg Payne por decisión dividida, 3-2.
  • 18 de febrero de 1984, Reno, Estados Unidos: En el X Tope Cuba vs Estados Unidos derrota a Tyrone Big sor decisión dividida, 3-2.
  • 16 de mayo de 1986, Reno, Estados Unidos: Se corona tricampeón mundial al disponer de Alex García, por RSC en el 2do round, durante el IV Campeonato del Orbe. Esta fue su última pelea.

Ante boxeadores de los Estados Unidos, Teófilo Stevenson Lawrence celebró 15 combates, de estos ganó 13 y perdió 2. De sus 13 victorias, 7 fueron antes del límite.

Anuncios

“Holanda, el fantasma beisbolero de Cuba”

CubaLas asiduas derrotas, sobre todo en la última década, de la escuadra cubana de béisbol ante su similar de Holanda, han provocado un sinnúmero de comentarios, expelidos estos por especialistas y aficionados, sean avezados o no. Ellos, sin excepción, rememoran, constantemente, por ejemplo, la victoria, 2 anotaciones a una, que los representantes de la tierra de los tulipanes obtuvieron ante los nuestros en la discusión del título del último Campeonato Mundial de Béisbol; o la blanqueada recibida por los lanzadores holandeses, 6 carreras a 0, en un partido de preparación, previo al III Clásico Mundial; o las 2 derrotas, 6-2 y 7-6, que sufrimos en el mencionado evento, sobre todo la última que, por si fuera poco, nos eliminó del mencionado evento, y, a su vez, esfumó toda posibilidad cubana de aspirar a la tan cacareada meta de clasificar a la fase de semifinales, concretada en la ciudad estadounidense de San Francisco, California, para de esa manera colocarnos entre los 4 grandes del béisbol mundial.

¿Holanda? Sí, Holanda, aunque a muchos le sorprenda. Holanda, aunque a muchos le duela. Holanda, que, aunque parezca increíble, y hablando en buen cubano, “se la planta’o bonito” a nuestra escuadra de béisbol provocándole, además, derrotas que, por ejemplo, y continúo ejemplificando, han significado el fin del invicto de Cuba, en cuanto a béisbol refiere, en Juegos Olímpicos.

Retrocedamos poco más de 14 años en el tiempo.

Año 2000. En el lapso comprendido entre los días 15 de septiembre y 1 de octubre se festeja la XXVII edición de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna. Australia, “la isla continente”, por segunda ocasión en la historia, se convierte en sede de este tipo de eventos. En 1956 correspondió a Melbourne; en los albores del III Milenio, Sydney recibió la gracia

La delegación cubana asiste con el pronóstico de varias posibilidades de títulos, y, al mismo tiempo, con varias posibilidades de repetir títulos. En el caso anterior se hallan, por solo citar algunos, el luchador grecorromano, Filiberto Azcuy, 69 kilogramos; Félix Savón Fabré, boxeo, 91 kilogramos, en las disciplinas individuales; mientras que en las colectivas se señalaban a las féminas del voleibol y la, hasta entonces poderosa, e invicta en Juegos Olímpicos, selección de béisbol.

El béisbol, como tópico particular, había debutado como deporte olímpico en la, tan recordada, versión de Barcelona, en 1992. Cita donde, de manera fácil y contundente, hicieron “sonar los aluminios”, para, así, lograr una de las 14 medallas de oro que la delegación de la mayor de las Antillas conquistó en la capital de Cataluña; cantidad de títulos que colocaron a Cuba en el quinto lugar del medallero final de los Juegos. (Voleibol, F; Odalys Revé, judo, 66 kilogramos, Maritza Martén, lanzamiento de disco; Javier Sotomayor, salto alto; Héctor Milián, 100 kilogramos, lucha grecorromana; Alejandro Puerto, 57 kilogramos, lucha libre; Rogelio Marcelo, 48 kilogramos, boxeo; Joel Casamayor, 54 kilogramos, boxeo; Héctor Vinent, 63.5 kilogramos, boxeo; Juan Carlos Lemus, 71 kilogramos, boxeo; Ariel Hernández, 75 kilogramos, boxeo; Félix Savón Fabré, 91 kilogramos, boxeo; Roberto Balado Méndez, más de 91 kilogramos, boxeo; y, finalmente, el béisbol).

Actuación cubana en el béisbol de los Juegos Olímpicos, Barcelona’ 1992:

barcelonaSelección: Receptores: Alberto Hernández y José Raúl Delgado. Jugadores de cuadro: Lázaro Vargas, Lourdes Gourriel, Antonio Pacheco, Juan Padilla, Germán Mesa, Luis Ulacia, y Omar Linares. Jardineros: Víctor Mesa, Ermidelio Urrutia, José Estrada, y Orestes Kindelán. Lanzadores: Osvaldo Fernández, Rolando Arrrojo, Juan Carlos Pérez, Giorge Díaz, Omar Ajete, Jorge Luis Valdés y Orlando Hernández.

Cuba, en los Juegos Olímpicos de Barcelona’ 1992, en la etapa clasificatoria, venció, por ese orden, a República Dominicana, 8-0; a Italia, 18-1; a Japón, 8-2; a Estados Unidos, 9-6; a España, 18-0; a Puerto Rico, 9-4; y a Taipei de China, 8-1; en la fase semifinal derrotó a Estados Unidos, 6-1; y en la discusión del título arrolló, de manera inobjetable, a Taipei de China, 11-1. De esa manera, Cuba, obtenía el primer título que se disputaba en el béisbol, en lo que respecta a la historia de los Juegos Olímpicos de la Era Moderna.

4 años después

  1. La ciudad estadounidense de Atlanta acoge, sorpresivamente, la edición número 26, de las olimpiadas modernas. Muchos afirman, me encuentro entre esos que lo aseguran a gritos, que los Juegos del Centenario le correspondían, por derecho a Atenas, Grecia, no obstante, la cúpula directiva del Comité Olímpico Internacional decidió, tras la tradicional votación, que Atlanta sería la escogida, y así fue. Estados Unidos, por cuarta ocasión organizaba la gran fiesta del deporte mundial: San Luis’ 1904, Los Ángeles’ 1932, Los Ángeles’ 1984, y Atlanta’ 1996.

Los cubanos, en pleno, estábamos convencidos de que repetir la actuación de Barcelona’ 1992, era como, y acá parafraseo a Herrerita, amigo y comediante, “como intentar hacerle un legrado a una pulga”, empero, y con el optimismo que nos caracteriza, aspiramos, siempre, a un buen desempeño, y, en buena medida, se logró, aunque, e insisto, los 9 títulos obtenidos en Atlanta’ 1996 distan, en demasía, de los 14 logrados en Barcelona’ 1992 (Voleibol, F, Driulis González, 56 kilogramos, judo; Filiberto Azcuy, 74 kilogramos, lucha grecorromana; Pablo Lara, 75 kilogramos, levantamiento de pesas; Maykro Romero, 51 kilogramos, boxeo; Héctor Vinent, 63.5 kilogramos, boxeo; Ariel Hernández, 75 kilogramos, boxeo; Félix Savón Fabré, 91 kilogramos, boxeo; y, finalmente, el béisbol).

atlantaActuación cubana en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Atlanta’ 1996:

Selección: Receptores: Alberto Hernández y Juan Manrique. Jugadores de Cuadro: Lázaro Vargas, Antonio Scull, Juan Padilla, Antonio Pacheco, Eduardo Paret, y Omar Linares. Jardineros: Miguel Caldés, Rey Isaac, José Estrada, Luis Ulacia, Orestes Kindelán, Lanzadores: José Ariel Contreras, Pedro Luis Lazo, Eliecer Montes de Oca, Ormari Romero, Omar Luis, Jorge Fumero, y Omar Ajete.

Cuba, al igual que en la ciudad condal, obtuvo, nuevamente, de manera invicta el título en el béisbol de los Juegos Olímpicos, aunque, y es algo que exponen los score de cada partido, comenzaron a notarse serios problemas de pitcheo.

Veamos.

La selección cubana venció, en la etapa clasificatoria, a Australia, 19-8; a Japón, 8-7; a Holanda, 18-2; a Corea del Sur, 14-11; a Italia, 20-6, a Estados Unidos, 10-8; y a Nicaragua, 8-7. En la semifinal volvieron a derrotar a los “nicas”, pero con marcador de 8-1, mientras que en la discusión del oro dispusieron de los japoneses 13-9, en un partido donde los cubanos conectaron 7 cuadrangulares (Miguel Caldés, Orestes Kindelán, Eduardo Paret, Luis Ulacia y Omar Linares que conectó 3, cada uno por una banda diferente).

Holanda, el primer verdugo en Sidney’ 2000

Servio Borges pulls Pedro Luis LazoDos coronas olímpicas y una impecable actuación, exhibía el béisbol cubano antes de asistir a los Juegos de Sidney, en el año 2000. Para la ocasión, y tras la aplastante derrota sufrida ante la escuadra de Japón en la Copa Intercontinental de Barcelona’ 1997, la Federación Cubana había designado a Servio Borges como Director Técnico de la selección de béisbol. Jorge Fuentes, manager en Barcelona’ 1992 y Atlanta’ 1996, había sido destituido; así como Alfonso Urquiola, que estuvo al frente de la escuadra en el período comprendido entre 1998 y 1999, y que obtuvo, con grandes dificultades, títulos como el de los Juegos Panamericanos’ 1999, celebrados en Winnipeg, Canadá.

Todos queríamos el tercer título olímpico de nuestro equipo de pelota, y, de ser posible, que este ganara, vapuleara, destrozara, arrollara, a cuanto rival se interpusiera en el camino al oro.

sidneySelección: Receptores: Juan Manrique y Ariel Pestano. Jugadores de cuadro: Antonio Scull, Antonio Pacheco, Oscar Macías, Germán Mesa, Danel Castro, Omar Linares, Gabriel Pierre, y Orestes Kindelán. Jardineros: Miguel Caldés, Luis Ulacia, Yasser Gómez, Javier Méndez, y Yobal Dueñas. Lanzadores: José Ibar, Yovani Aragón, Lázaro Valle, José Ariel Contreras, Pedro Luis Lazo, Omar Ajete, Norge Luis Vera, y Maels Rodríguez.

veraEn el primer partido de la etapa clasificatoria los cubanos enfrentaron a Sudáfrica; no obstante del fácil resultado, 16-0, llama la atención, lo que a mi parecer, resultó el primer desliz de la dirección técnica, liderada, insisto, por Servio Borges, a quien no pocos apodan “El brujo”. Frente a los sudafricanos Norge Luis Vera, lanzador abridor, estaba dando juego perfecto; Vera tenía la gran posibilidad de convertirse en el primer pitcher en propinar un partido de ese tipo en Juegos Olímpicos, no obstante fue sustituido en el sexto inning por José Ariel Contreras, y este, a su vez, en el séptimo, por Maels Rodríguez. Pudo haber sido un juego perfecto a 3 manos, pero no sucedió. En la novena entrada, Gabriel Pierre que había reemplazado a Omar Linares, en la tercera base, cometió error sobre un lance relativamente fácil que privó, reitero, de concretar el juego perfecto. Días más tarde, revisando archivos, hallé que en Campeonato del Mundo, Nicaragua’ 1972, José Antonio Huelga venía tejiendo una faena impecable ante el equipo de la extinta República Federal Alemana, cuando, también de manera sorpresiva, fue reemplazado por Santiago Mederos Iglesias, “Changa”. En esa ocasión, Servio Borges, “El brujo”, también privó a un lanzador, a un equipo, de concretar el sueño de un juego perfecto. En 1972, “Changa” fue bateado con oportunidad, e incluso la débil escuadra de la entonces RFA no solo rompió el cero hit, sino también el cero carreras.

La segunda presentación de Cuba, en el béisbol de los Juegos Olímpicos de Sidney’ 2000, fue ante Italia, y correspondió victoria de 13 anotaciones a 5; en ese partido, los nuestros tuvieron que venir de abajo en la parte baja de la tercera entrada para igualar las acciones a 5 carreras, porque en la parte alta del mencionado inning, y con el score 3-0 a favor de los cubanos, el equipo “azzuro” bateó a sus anchas frente al abridor Yovani Aragón, para lograr pisar el home en 5 oportunidades.

Cuba, luego de salir airoso ante Italia, sonrió frente a Corea del Sur, 6-5; juego en el que también tuvo que descontar una desventaja de 4 anotaciones, produciendo 5 carreras en la primera parte de la sexta entrada. Los asiáticos lograron la igualada en el inning de la suerte, y en el octavo la selección criolla anotó la que a la postre iba a definir el score final del encuentro.

Con tres victorias en igual cantidad de presentaciones Cuba tenía que medir a Holanda, y… Resulta que de este partido, motivo, a su vez, de esta larga consecución de ideas, se habla poco. Apenas se recuerda que fue la antesala de las derrotas sufridas por nuestra escuadra, ante los tulipanes, en las últimas fechas.

Para ese partido la dirección técnica del equipo Cuba, liderada, no olviden, por Servio Borges, “El brujo”, abrió con la siguiente alienación: Luis Ulacia (LF), Yobal Dueñas (CF), Omar Linares (3B), Orestes Kindelán (1B), Antonio Pacheco (2B), Oscar Macías (D), Miguel Caldés (RF), Ariel Pestano (R), Germán Mesa (SS), y el lanzador abridor Norge Luis Vera. Una magnífica alineación que, sin dudas, debía propiciar a Cuba su cuarta victoria en línea, y, de esta manera mantaner la condición de invicto en Juegos Olímpicos.

linaresCuba, que mostraba la condición de visitador, rompía el marcador en el mismo primer inning, cuando, tras 2 outs, Omar Linares conectaba largo cuadrangular, para, tempranamente, colocar a nuestra selección en posición ventajosa, aunque por margen estrecho.

Imaginamos que la conexión de Linares significaría solo una muestra de lo que vendría después, y nos equivocamos en pleno. Ese hit fue, apenas, el primero de 7 espaciadas conexiones; esa anotación, que representó, paupérrimamente, la ventaja, vino acompaña de otra, en el inning número 9, cuando Javier Méndez, bateador emergente por Luis Ulacia, impulsó a Orestes Kindelán. En ese momento del juego Holanda vencía a Cuba, 4-1, y la conexión, del número 17 de los equipos capitalinos, selló el 4-2 final desfavorable a los nuestros.

Recuerdo que, al caer el último out, no daba fe a lo que ante mis ojos se mostraba: Un cabizbajo equipo nacional cubano de béisbol se retiraba del estadio al caer vencido, asombrosa y sorpresivamente, por su similar de Holanda.

– Con 7 hits no se gana un juego- comentó mi padre, tan, asombrado y sorprendido, como yo, o más asombrado y sorprendido, que yo.

Sí, porque fueron apenas 7 hits: Luis Ulacia (3-1), Yobal Dueñas (5-1), Omar Linares (4-1), Orestes Kindelán (4-2), y Antonio Pacheco (3-2). El equipo holandés no solo dominó a los bateadores de la poderosa escuadra cubana, sino que no creyó en Norge Luis Vera, uno de los mejores lanzadores de la, e insisto, poderosa escuadra cubana. Vera, en apenas 2 inning y un tercio, permitió 2 hits, otorgó una base por bolas, y permitió 4 carreras, todo, lo anterior, en la tercera entrada.

Ben Sheets celebrates after winning the goldTras esa derrota, Cuba venció a Australia, 1-0, a Estados Unidos, 6-1, a Japón, 6-2; en la fase semifinal enfrentó, y venció a Japón, 3-0, con una lección impresionante de pitcheo por parte de José Ariel Contreras, y en la final, cayó ante Estados Unidos, 4-0; resultado que le impidió obtener el tercer título olímpico.

Significativamente, este encuentro, representó otras de las controvertidas decisiones de Servio Borges, “El brujo, que no es tan brujo, al abrir con Pedro Luis Lazo, cuando todo indicaba a José Ibar.

En los Juegos Olímpicos de Sidney’ 2000 la delegación cubana obtuvo 11 títulos; la tan buena actuación fue encabezada por Legna Verdecia (52 kilogramos, judo), Sibelis Veranes (70 kilogramos, judo), Anier García (110 metros con vallas, atletismo), Iván Pedroso (Salto largo, atletismo), Filiberto Azcuy (69 kilogramos, lucha grecorromana, por segunda ocasión consecutiva), Guillermo Rigondeaux (54 kilogramos, boxeo), Mario Kindelán (60 kilogramos, boxeo), Jorge Gutiérrrez (75 kilogramos, boxeo), Félix Savón Fabré (91 kilogramos, boxeo, por tercera ocasión consecutiva), Ángel Valodia Matos, (90 kilogramos, taekwondo), y el Voleibol  que tras una infartante victoria ante Rusia, en la discusión del oro, proporcionó la alegría de un tercer título olímpico en línea, algo que no pudo concretar el equipo nacional de béisbol.

Ofrezco disculpas por lo extenso del recuento. Desde la eliminación de nuestra escuadra, hace aproximadamente 2 años en el III Clásico Mundial, a manos de Holanda, estuve tentando redactar este artículo, para, así, rememorar el juego donde, nuestros actuales verdugos, nos arrebataron, en buena lid, la condición de invictos en Juegos Olímpicos. Encuentro que, según mi criterio, lo considero, como base fundamental, del paulatino declive del béisbol cubano.

No lo duden, Holanda nos hace sombra desde hace más de una década.

“La paradoja de nuestros tiempos”

GEORGE CARLINLa paradoja de nuestro tiempo es que tenemos edificios más altos y temperamentos más reducidos, carreteras más anchas y puntos de vista más estrechos. Gastamos más pero tenemos menos, compramos más pero disfrutamos menos. Tenemos casas más grandes y familias más chicas, mayores comodidades y menos tiempo.

Tenemos más grados académicos pero menos sentido común, mayor conocimiento pero menor capacidad de juicio, más expertos pero más problemas, mejor medicina pero menor bienestar. Bebemos demasiado, fumamos demasiado, despilfarramos demasiado, reímos muy poco, manejamos muy rápido, nos enojamos demasiado, nos desvelamos demasiado, amanecemos cansados, leemos muy poco, vemos demasiado televisión y oramos muy rara vez.

Hemos multiplicado nuestras posesiones pero reducido nuestros valores. Hablamos demasiado, amamos demasiado poco y odiamos muy frecuentemente.

Hemos aprendido a ganarnos la vida, pero no a vivir.

Añadimos años a nuestras vidas, no vida a nuestros años.

Hemos logrado ir y volver de la luna, pero se nos dificulta cruzar la calle para conocer a un nuevo vecino.

Conquistamos el espacio exterior, pero no el interior.

Hemos hecho grandes cosas, pero no por ello mejores.

Hemos limpiado el aire, pero contaminamos nuestra alma. Conquistamos el átomo, pero no nuestros prejuicios. Escribimos más pero aprendemos menos. Planeamos más pero logramos menos.

Hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar.

Producimos computadoras que pueden procesar mayor información y difundirla, pero nos comunicamos cada vez menos y menos.

Estos son tiempos de comidas rápidas y digestión lenta, de hombres de gran talla y cortedad de carácter, de enormes ganancias económicas y relaciones humanas superficiales. Hoy en día hay dos ingresos pero más divorcios, casas más lujosas pero hogares rotos.

Son tiempos de viajes rápidos, pañales desechables, moral descartable, acostones de una noche, cuerpos obesos, y píldoras que hacen todo, desde alegrar y apaciguar, hasta matar. Son tiempos en que hay mucho en el escaparate y muy poco en la bodega.

Tiempos en que la tecnología puede hacerte llegar esta carta, y en que tu puedes elegir compartir estas reflexiones o simplemente borrarlas. Acuérdate de pasar algún tiempo con tus seres queridos porque ellos no estarán aquí siempre.

Acuérdate de ser amable con quien ahora te admira, porque esa personita crecerá muy pronto y se alejará de ti.

Acuérdate de abrazar a quien tienes cerca porque ese es el único tesoro que puedes dar con el corazón, sin que te cueste ni un centavo.

Acuérdate de decir te amo a tu pareja y a tus seres queridos, pero sobre todo dilo sinceramente. Un beso y un abrazo pueden reparar una herida cuando se dan con toda el alma.

Acuérdate de tomarte de la mano con tu ser querido y atesorar ese momento, porque un día esa persona ya no estará contigo. Date tiempo para amar y para conversar, y comparte tus más preciadas ideas.

Y siempre recuerda: La vida no se mide por el número de veces que tomamos aliento, sino por los extraordinarios momentos que nos lo quitan.

George Carlin

“Paraguay en el inicio de la fiesta”

Uruguay_1930_World_CupLa instauración de los Juegos Olímpicos en 1896 y de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en 1926, tenía a los dirigentes del Fútbol Mundial acariciando una idea: Crear la Copa del Mundo. Solo habían sido ideas que quedaban en el tintero, propuestas que no se concretaban y palabras que no eran convertidas en hechos.

Sucedió el 8 de septiembre de 1928, hace casi 87 años. Sesionaba el Congreso de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (F. I. F. A) en Ámsterdam, capital de Holanda.

Para la ocasión, el francés Jules Rimet, presidente de la F. I. F. A, y decidido a que el Mundial de Fútbol se convirtiera en realidad, había lanzado un ultimátum para su celebración. Incentivados por el máximo líder del más universal de los deportes presentaron su candidatura para ser sede Italia, los Países Bajos, España, Suecia, Hungría y Uruguay.

A la vista los países europeos tenían superioridad sobre la única nación americana que mostró su deseo de organizar la primera Copa del Mundo de Fútbol, pero… ¿Era justo no otorgar a Uruguay tal derecho? No. No era justo y Jules Rimet se encargó de argumentar.

– Desde 1906 el fútbol fue incluido en el programa de los Juegos Olímpicos. Para nadie es un secreto que estos constituyen la mayor celebración mundial del deporte actual y, además, para nadie es un secreto que Uruguay ha ganado el fútbol olímpico en las 2 última ediciones: París, 1924, y los recién celebrados en esta ciudad. Por todo lo anterior considero justo que Uruguay se gane el derecho de organizar la primera Copa Mundial de Fútbol.

La propuesta de Rimet no fue aprobada unánimemente. Los europeos argumentaban que era una locura otorgar la sede a Uruguay pero no poseían elementos suficientes para refutar, y la proposición a favor del país sudamericano fue finalmente aprobada.

– El 13 de julio de 1930 dará inicio la Primera Copa Mundial de Fútbol en Montevideo, Uruguay. Declaro concluida esta sesión ordinaria- concluyó Jules Rimet, presidente de la F. I. F. A.

Tras la adjudicación del torneo a Uruguay, el Comité Organizador repartió las invitaciones para los 16 cupos para el torneo. Sin embargo, el rechazo continuo de la mayoría de los equipos de países del continente europeo fue sorprendente.

Estos argumentaron su ausencia debido a los altos costos que implicaba el viaje a través del Océano Atlántico y la fuerte crisis económica que había azotado en el último año. Aún cuando los uruguayos ofrecieron solventar todos los gastos involucrados y compensar a los equipos de fútbol profesional por la ausencia de sus jugadores, la mayoría de los países europeos rechazaron la invitación.

Sólo Francia, Bélgica, Yugoslavia y Rumania asistieron a la cita en Montevideo. Francia fue prácticamente obligada a asistir debido a la presión ejercida por Jules Rimet, el cual también solicitó ayuda personalmente al Rey Carlos II de Rumania. El monarca obligó a la participación de sus jugadores, los cuales fueron elegidos al azar personalmente por el rey en una empresa petrolera rumana. El seleccionado de Egipto se anotó para el torneo, pero pidió que moviesen de fecha el comienzo ya que no llegaban a tiempo por culpa del viaje en barco. Finalmente la FIFA no aceptó el pedido y Egipto no pudo participar.

En el continente americano, Uruguay solicitó la ayuda a sus vecinos para organizar el torneo. Aún cuando invitó a todos los países, muchos, como Ecuador, se negaron a pagar la suma de dinero solicitada como apoyo a la organización.

Debido al rechazo de los países europeos principalmente, la Copa debió reducir su número de participantes de 16 a 13. Estos fueron: Uruguay, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Rumania, Yugoslavia, México, Perú, Francia, Bélgica, Bolivia, Chile y Paraguay

Para el torneo, la intención de los organizadores era que todos los partidos se disputaran en un sólo estadio, el Estadio Centenario, construido especialmente para el evento, sin embargo, las fuertes lluvias caídas en Montevideo antes de la inauguración del campeonato impidieron que su construcción fuera finalizada a tiempo.

Dada esta situación los organizadores se vieron obligados a buscar otros estadios para celebrar en ellos los primeros partidos. El Estadio Centenario fue oficialmente inaugurado el sexto día de competencia y a partir de ese momento todos los partidos se jugaron ahí.

Lo demás es historia. Uruguay organizó y ganó la Primera Copa del Mundo de Fútbol, tras derrotar en la final al colectivo argentino 4 goles a 2, convirtiéndose en la primera nación que gana, además, como sede un Campeonato del Orbe.

luisParaguay muestra el orgullo de incluirse entre las naciones fundadoras de los Campeonatos del Mundo de Fútbol. En esa ocasión se ubicó en el Grupo C junto a Bélgica y Estados Unidos. El 13 de julio cayó 3-0 ante los estadounidenses, pero 3 días después, el 20 de julio, venció a los belgas 1-0 con gol del centrocampista Luis Vargas Peña. La derrota ante Estados Unidos le impidió al equipo paraguayo avanzar a la segunda fase del evento, solo clasificaba el primer lugar del grupo, no obstante demostró al mundo la calidad que siempre ha caracterizado al fútbol guaraní.

Sin dudas en el ya lejano 1930 comenzó la celebración de la fiesta mundial del fútbol, pero el 8 de septiembre de 1928, hace “apenas” 87 años, marcó el antes y el después en la historia del deporte mundial.