“Sobrevivo pescando y alquilando el carro”

OLYMPUS DIGITAL CAMERAAunque Lisinia Lugo, su esposa, es amiga mía desde hace mucho tiempo, con Raúl León Domínguez pude conversar en el mes de enero de 2003. Pese a sus sobrados méritos como ex integrante del equipo nacional de remos, reside, prácticamente, olvidado en La Boca de Mariel. Pese a ese olvido por parte de las autoridades deportivas cubanas, se le suele ver sonriente, locuaz, y, llamativamente, se expresa sin rencor alguno. Unos le dicen Raúl, otros le dicen Raulito, para mí, simplemente, es “El campeón”. Y campeón no solamente en el plano del atleta, sino por la sencillez que lo caracteriza, y, al mismo tiempo, lo señala como el excelente ser humano que es. Nuestra plática, inolvidable, estuvo marcada por la frase que da título a este material, y por el hecho de haber llegado al deporte, casuísticamente, cuando tenía 15 años.

De inicio me dices algo que me cuesta trabajo procesar: ¿Fuiste malo con tu mamá?

Te explico para que me entiendas. A los 15 años le dije a la vieja que no quería estudiar más. Que con lo que sabía me era suficiente. Que lo que yo quería era trabajar para ganarme la vida. A ella se le unió la tierra con el cielo. Imagínate decirle eso a una madre. Ella rompió a llorar y a pedirme que no dejara la escuela, pero ya lo tenía decidido. No quería estudiar más.

¿A qué escuela ibas?

A la “Juan Marinello”.

¿Y qué querías hacer?

Le pedí que fuera hablar con mi tío Cheyo, que tenía una finca. Quería trabajar en lo que sea. Me daba lo mismo darle de comer a los animales, que limpiar corrales. Yo quería trabajar. Hacer algo hasta alcanzar la mayoría de edad, y luego conseguir otra cosa.

¿Empezaste a trabajar con Cheyo?

Sí, y como mismo comencé lo dejé. Duré apenas 6 meses. Aquello no había quien lo aguantara. Yo no tenía idea de lo que era trabajar en el campo. Había que levantarse bien temprano, y a veces anochecía y yo todavía estaba en pie. Duré 6 meses, y creo que duré bastante.

¿Qué hiciste después?

Mi tía Viva me dijo que la única posibilidad que tenía era que iba a hablar en la “Juan Marinello” para que me aceptaran nuevamente, pero yo me mantenía con aquello de que no quería estudiar más. Si bien no quería seguir trabajando en la finca de mi tío, tampoco quería regresar a la escuela. ¡Mira tú qué cosa!

¿Y ahí fue que comenzaste a practicar deportes?

Más o menos. Algo así, porque tía Viva me dijo que habían ido a la “Juan Marinello” de la presa “La Minerva”, en Santa Clara, captando muchachos que les gustara, y que tuviesen condiciones para practicar remos. Te aclaro que en la presa “La Minerva” practicaban los alumnos remeros de la EIDE provincial (EIDE: Escuela de Iniciación Deportiva).

Y allá te fuiste…

Y allá me fui. Sí, porque con tal de no trabajar en el campo y de no matricular en la “Juan Marinello”, yo hacía cualquier cosa. ¡entiende que hacía cualquier cosa, hasta someterme a una prueba de remos sin haberme montado nunca en un bote!

¿Nunca te habías montado en un bote?

En mi vida, Aldo, te lo juro.

O sea, comenzaste a los 15 años a practicar un deporte que no conocías. ¿Y cómo te fue en el examen?

Me entrevisté con el profesor Jorge León que no me aceptó.

¿No te aceptó?

No, me dijo primeramente, eso que te llama la atención: Tenía 15 años y nunca había practicado remos. Me dijo que era un deporte que normalmente se comienza a practicar de niño. Lo otro fue mi estatura. Yo soy bajito; bueno, mido 1 metro 78 centímetros, estatura normal, pero no para ser remero. El profesor Jorge me dijo que con 1.78 no iba a ser buen remero nunca.

No te aceptó de un inicio, pero terminó aceptándote.

Lo convencí, compadre. Le dije que me diera una oportunidad, que me había trasladado desde Jicotea, un pueblo de Ranchuelo, hasta Santa Clara, y que no quería que mi mamá siguiera sufriendo. Lo convencí. Me aceptó. Comencé a entrenar, y a los 2 meses me llevaron al Campeonato Nacional Juvenil Abierto en Cienfuegos, para que mirara.

¿Te llevaron para que miraras? Nunca supe de alguien que lo llevaran a un torneo a mirar.

Yo no tenía nivel para competir, y me llevaron para que fuera conociendo cómo era el ambiente en una competencia. Eso sí, al año siguiente sí competí en el 8 con timonel, y gané 2 medallas de plata. Competimos en Cienfuegos y luego en Santiago de Cuba. En apenas un año, ya tenía 2 medallas. Ya había dejado de ser un mataperro, para convertirme en un medallista nacional.

Por lo que me dices calculo que tus 2 conquistas fueron en el año 1986.

Exactamente. Tenía 16 años. Recuerda que nací el 8 de marzo de 1970, en Jicotea, un pueblo de Rancuelo, Villa Clara.

A los 16 años comenzaste a acariciar el sueño de llegar lejos como atleta.

Te confieso algo. Siempre supe que mi actuación en el remo no se iba a quedar en esas 2 medallas de plata, pero nunca imaginé, por ejemplo, que iba a participar en 2 Juegos Olímpicos. Lo mejor comenzó en 1987.

Raúl#2¿Qué pasó en 1987?

Comencé a competir, además, en el doble par ligero con Alexis Arias, atleta del equipo nacional pero como era oriundo de Villa Clara, igual que yo, representaba a la provincia en el Campeonato Nacional. Para mí fue algo grande que siendo un juvenil, era pareja de Alexis, todo un consagrado. Y el primer resultado mío con él fue una medalla de plata en Santiago de Cuba, y la medalla de oro en Villa Clara. ¡La alegría era inmensa, ya era Campeón de Cuba y me habían captado para la preselección nacional! Cuando yo me vi entre los mejores remeros del país me quise morir. Reconozco, y agradezco que independientemente que yo era juvenil me trataron con mucho respeto.

Hablas de Alexis Arias con mucho cariño.

Con él, de pareja en el doble par ligero, estuve 11 años. De 1987 hasta 1998. 11 años invictos. Luego remé con Armando Arrechavaleta de 1998 al año 2000, y estuve invicto también. En Campeonatos Nacionales, aclaro.

¿Cuándo Raúl León Domínguez tiene su primera experiencia internacional?

En los Juegos Centroamericanos de México, en el año 1990. Fue mi primera experiencia internacional, donde también obtuve mi primera medalla internacional. Alexis y yo llegamos en tercer lugar. Y ese bronce mejoró al año siguiente, en 1991, en los Juegos Panamericanos, acá en Cuba. Fuimos medallistas de plata en el 4 single. No competí en el doble par ligero, sino en el 4 single, donde hay 4 remeros pero con un solo remo, no con 2.

¿Por qué no asististe a los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992?

Esa fue mi primera gran tristeza en el deporte, aunque no fue una injusticia de los dirigentes, ni nada que se parezca. Las injusticias llegaron después, pero no precisamente en 1992. Resulta que, hasta ese momento, en los Juegos Olímpicos no se compite en doble par ligero, y por eso me quedé en Cuba. Nadie tuvo la culpa. Ni los dirigentes, ni yo. Y te aclaro que hasta ese momento, porque 4 años después, para Atlanta’ 1996, si se incluyó el peso ligero en el remo, y pude asistir a unas olimpiadas, por primera vez.

Raúl#31993 fue un año bien complicado para todos los cubanos. ¿La crisis económica afectó tu participación en competencias?

Te cuento que 1993 fue uno de mis mejores años. En lo deportivo, y en lo personal, porque en la boda del hermano de Carlos Pulido, masajista del equipo nacional, conocí a Lisinia, la madre de mis hijas.

De tu familia quiero hablar después, porque sé lo importante que ha sido en tu vida, sobre todo tras haber dicho adiós al deporte activo. Juegos Centroamericanos de Ponce, Puerto Rico. ¿Competiste?

Sí, pero antes de los Centroamericanos de Ponce, en mayo, participamos en las Universiadas Mundiales en Búfalo, Estados Unidos, donde, y por pura negligencia nuestra no accedimos a la final.

¿Qué sucedió?

En la semifinal, Alexis y yo íbamos en primer lugar, ampliamente, y nos detuvimos a festejar sin haber llegado a la meta, imaginando que sí, que sí habíamos llegado. Nos quisimos morir. No accedimos a la final “A”, y al llegar primeros en la final “B” clasificamos en 7mo lugar general. Pudimos haber ganado el oro mundial universitario, porque estábamos en muy buena forma física. El trabajo de meses se echó a perder en unos segundos.

¿Y en Ponce, finalmente?

Fuimos campeones en el 4 par, y subcampeones en 8 con timonel y en el doble par, además, un sexto lugar en el 4 single; o sea, en Ponce gané una medalla de oro y 2 de plata, pero antes de irnos a los Centroamericanos Lisinia me había dado la noticia de que estaba embarazada.

Raúl#4La familia para dentro de un rato, no lo olvides. Tu primera medalla de oro internacional en 1993, y en 1994 participas en el Campeonato del Mundo en Estados Unidos. Siempre supe que compitieron bajo condiciones muy tensas.

Primero el viaje en sí. Habana – Caracas – Houston. Fueron muchas horas en el aire. Luego, al llegar se quedó Wilfredo Suárez, y quedándose “Wilfre” nos comenzaron a acosar. Aquello fue terrible, porque era la gente acosándonos, y por otro lado, los de la delegación cuidándonos, entre comillas. El resultado fue un noveno lugar en el doble par. No le echo la culpa al acoso, fíjate. Creo que ese noveno puesto fue acorde con el nivel que teníamos, pero el acoso, por ambas partes, fue insoportable. No nos dejaban vivir. Mucha presión psicológica.

Conversando, en cierta ocasión, con Norge Marrero, Comisionado Nacional de Remos, me explicó lo difícil que fue el año 1995 para ustedes.

Difícil es poco. En 1995 fue el Mundial en Tampere, Finlandia, el Preolímpico en Río de Janeiro, y los Juegos Panamericanos en Mar del Plata. A los Juegos Olímpicos de Atlanta, clasificaban los 12 primeros botes del Mundial; más específicamente, los 6 de la final “A” y los 6 de la final “B”; si no clasificabas en el Mundial, había otra opción, la del Preolímpico, pero en el Preolímpico solo clasificaba el bote ganador. Aquello estaba difícil de verdad. Comenzamos con el oro en los Juegos Panamericanos en Mar del Plata, Argentina; oro en el doble par, plata en el 4 par, bronce en el 8 con timonel. Ya era Campeón Centroamericano y Campeón Panamericano, además de Campeón Nacional. Nos quedaba el Mundial y la clasificación a Atlanta’ 1996. En el Mundial no clasificamos a la Olimpiadas, y en el Preolímpico, nosotros llegamos primero a la meta, pero le dieron el oro a los argentinos.

Pero tú fuiste a Atlanta’ 1996.

Porque la Federación Internacional invitó al bote cubano a los Juegos Olímpicos. Fue una manera de reconocer lo injusto que habían sido con nosotros en el Preolímpico de Río de Janeiro.

¿Fue ahí donde te lesionaste?

No, la lesión ya la tenía. Se me dormía la mano derecha, y el acuerdo fue de operarme el túnel carpeano después de regresar de Atlanta, porque de lo contrario no podía irme a mi contrato en Brasil. Porque en Río los directivos del club “Álvarez Cabral” se interesaron en Alexis y en mí, con el objetivo de contratarnos por 2 años.

Por partes, Raúl. ¿Atlanta’ 1996?

Fueron mis primeros Juegos Olímpicos. Linda experiencia que nos ubicó en el lugar 16 de la clasificación general. Pagamos la novatada.

¿Qué hubo de tu mano?

Me operé en el “Frank País”, y luego, tras la fisioterapia, fui a Brasil a cumplir con el contrato que te comenté.

¿Cómo fue tu participación en el “Álvarez Cabral”?

Estuvimos 2 años. Nos fue muy bien. Salimos campeones varias veces, y teníamos mucha rivalidad con el club “Saldaño”. Recuerdo que nuestras actuaciones eran muy seguidas por la prensa. En 1998 terminó el contrato, yo regresé; Alexis no, Alexis se quedó, por eso mi pareja comenzó a ser Armando Arrechavaleta.

Tu última competencia fue en Sídney, durante los Juegos Olímpicos, y tu contrato con el “Álvarez Cabral” terminó en 1998. ¿Qué hiciste en esos 2 años?

Mantuve mi invicto en el Campeonato Nacional, fui subcampeón centroamericanos en los Juegos de Maracaibo, 1998, aunque la sede del remo fue Guatemala; ganamos plata en el doble par y en el 4 par, y bronce en el 4 single. En los Juegos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, 1999, ganamos la plata en el 4 par, y bronce en el doble par. En Sídney, mi última competencia, mis últimos Juegos Olímpicos, significó apenas una participación. Después me retiré.

Pudiste fomentar una linda familia, a la par de una brillante carrera deportiva.

Conocí a mi esposa, Lisinia Lugo, como te dije, acá en la Boca de Mariel, en 1993. El 21 de junio de 1994 nació Chavelys, mi hija mayor, y casi 2 años después, el 21 de abril de 1996, nació Sheyla. ¿Mi familia? Me vas a hacer llorar, compadre. Mi familia es lo más grande. Lisinia ha sido una mujer. Ha estado conmigo en las buenas y en las malas. Yo, en el fondo, siento que no he sido así con ella. A ver, cuando nació Sheyla yo estaba en Brasil; ella vino en abril y yo la conocí en noviembre, cuando estuve de vacaciones. Lisinia enfrentó todo solita. No sola, porque hubo mucha, pero mucha gente que nos ayudó, pero a mí me tocaba estar con ella, y no fue así. Y no solo fue enfrentar sola el embarazo, sino que existía mucho temor que nos sucediera lo que en el 95; en ese año, de tanta actividad deportiva, ella perdió un embarazo. Mi familia lo ha sido todo, y Lisinia el todo de esa familia.

Raúl#5¿Qué hace actualmente Raúl León Domínguez?

Espero que alguien se acuerde de que existo, y que alguna vez le di glorias a este país, y mientras tanto sobrevivo pescando y alquilando el carro. ¿Qué más puedo hacer?

Agradezco la colaboración, incondicional, del ingeniero Ovidio Acosta Hernández, mi hermano de andanzas y correrías, en la realización de este material.

Anuncios

4 comentarios sobre ““Sobrevivo pescando y alquilando el carro”

  1. conoci a raul cm fisiiterapeuta de la seleccion de remo de cuba desde los pananericanos 91 hasta ponce93 una gran persona sencilla y humilde oasava lis fines de semana en el cabal y lo invite a mi casa en la boca a la boda de mi hermano ernesto je iresente a lisinia cariñosamente lusinuta amuga y vecina y hoy me siento orgulloso saber q tienen una hermosa familia gracias a dios un abrazo para ellos

    1. Saludos, Pulido. Es un gusto, inmenso, que usted comente este artículo que resume la entrevista que hice a nuestro querido Raúl, que, de hecho, me habló de usted con un cariño y privilegio. Gracias, reitero, por su comentario.

  2. …saludos para esa bonita familia, tremenda gente caballero, de las mas cheveres que hay por esos lares, gente pa luchar duro!!! raul, el terror del bonito y la albacora jaajjajaja,…aldo, saludos pa ti tambien, te conocimos de “refilon” en una andanza tuya por el reparto Calero en pinar del rio, recordamos con cariño al viejo y le descargamos a tu blog…

  3. Todos conocen a Raúl cuando era pequeño se hablo mucho de el ya q también practique kayak en la academia de deportes náuticos de mariel unos de los grandes deportistas de mi pueblo y amigo de mi familia saludos desde ecuador Raúl el bomba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s