Me entrevisté con Aldo Zuccolillo pero…

ABC-ColorCuando el 6 de marzo de 2006 arribé a Paraguay la mayoría, la gran mayoría, por no afirmar que absolutamente todas, de las personas que fui conociendo me dieron el mismo consejo: procurar por todos los medios trabajar en el diario ABC Color, porque es el de más prestigio que existe en Paraguay.

Agradecí a quienes, con tan buenas intenciones, me habían formado sobre el muy renombrado medio de prensa, y comenzaron mis malabares, por así decirlo, por pertenecer al staff de periodistas del informativo impreso.

Entregué ¿decenas? (creo que perdí la cuenta) de currículums vitaes impresos, envié ¿docenas? (creo que también perdí la cuenta), también currículums vitaes, en versión digital, fui entrevistado por ¿7 u 8? (volví a perder la cuenta? jefes de áreas y departamentos.

Incluso, con uno de ellos entablé una larga conversación al preguntarme si yo conocía de la vida de José Raúl Capablanca Graupera, el gran ajedrecista cubano, titular del mundo entre los años 1921 y 1927; de hecho, en el ámbito de los trebejos, es el único jugador que ostenta la condición de campeón del proveniente de un país de habla hispana.

Tras ofrecer “una tesis cuasi doctoral” acerca de la vida de una personalidad cubana que admiro tanto, después de darle a conocer que en la localidad asuncena de Ciudad Nueva hay una pequeña escuela de ajedrez que lleva su nombre, luego de informarle que en la urbe lambareña existe una calle que fue bautizada José Raúl Capablanca, me felicitó por mis conocimientos y me informó que “lamentablemente no hay vacantes pero te vamos a tener en cuenta”.

En los años que refiero, finales de 2007 y comienzos de 2007, yo ejercía la docencia en la Universidad del Norte, Uninorte. Entre mis alumnos de periodismo se encontraba, y me reservo el nombre, un muchacho que es funcionario del diario. Hicimos buena amistad, amistad que, afortunadamente, aún conservamos, y cuando le comenté de mis intenciones, y no dudó en ofrecerme su comentario al respecto: “profesor, le voy a decir algo, trate de entrevistarse con Aldo Zuccolillo, el dueño y director del diario. Solo él decide quién entre y quién no. Ahora, le explico algo. Si Zuccolillo conversa todo el tiempo con usted, o sea, la entrevista se la hace él, únicamente él, tiene el 95% de probabilidades de trabajar en ABC, pero si él habla unos breves minutos con usted y lo deriva con otro funcionario entonces olvídese del diario”.

Ahí comenzó mi otro “calvario”. Ya no era entregar el currículum vitae; a lo anterior se sumaba concretar una conversación, nada más y nada menos que con Aldo Zuccolillo. “Mi tocayo tiene que recibirme”, y así fue. Una mañana recibí la comunicación de su secretaria que “Acero”, así le dicen aunque muchos afirman que es su segundo nombre,  iba a recibirme.

Me coloqué mis mejores galas, me embadurné con mi mejor perfume, y cual Quijote de la Mancha, partí hacia el diario a enfrentarme con uno de los gigantes de la realidad paraguaya.

No llegué a la hora en punto, sino, como es mi costumbre, unos minutos antes. Aguardé, apenas, hasta que una figura femenina, supongo que la misma que había conversado conmigo vía telefónica, me convidó a penetrar en la oficina de tan afamada personalidad.

Reconozco que me impresionó. Pensé que mi interlocutor, por la edad referida, iba a ser un anciano encorvado, pero no. Me recibió un señor alto, fornido, y, lo que más llamó mi atención, andaba descalzo. Sí, andaba descalzo, y no porque no tuviera economía para un par de zapatos, sino que, y lo supuse, era su costumbre.

Tras un fuerte estrechón de manos me invitó a sentar. Algo que hizo después de que acepté su invitación. Se acomodó en su silla de trabajo, sobre su mesa descansaba mi currículum vitae, el enésimo que había entregado, y… “Me gusta tu hoja de vida, pero sucede que yo no contrato cubanos porque vienen a Paraguay y al poco tiempo se van a Estados Unidos. Ven, que Rubén Céspedes te va a atender”, comentó con velocidad vertiginosa.

Esa fue mi entrevista con Aldo Zuccolillo. Así de rápida y desalentadora. Cuando me derivó a Rubén Céspedes recordé las palabras de mi alumno y comprendí que las puertas del diario ABC Color se habían cerrado para Aldo Luberta Martínez. Al concluir el fugaz encuentro me vino a la mente el velocista  jamaicano Asafa Powell, que en el año 2007 había impuesto la mejor marca de la temporada en los 100 metros planos con tiempo de 9 segundos y 74 centésimas.

– Creo que mi tocayo hizo trizas el tiempo de Asafa- ironicé para mis adentros- no importa, la vida sigue- me autoconsolé impotente.

Siempre que comento la anécdota lo hago en tono jocoso y divertido, qué otra opción tengo porque ya han transcurrido 10 largos años y mi vida profesional la encaminé en otros medio de comunicación tan importantes y de referencia como ABC Color. Por ejemplo, Radio Ñandutí, Telefuturo, canal 13, el diario 5dias, y la productora audiovisual “El bagre” a la que agradezco, infinitamente, el haberme dado la oportunidad de vincularme a la realización de documentales para ls televisión nacional.

Con Aldo Zuccolillo nunca más conversé. La vida no me dio la oportunidad de volver a coincidir con su persona, algo que me hubiese gustado. Después de 10 años le doy gracias por su tiempo, aunque fueron unas centésimas más que la marca del exitoso velocista caribeño, y le expreso que, como toda ley tiene su lado flaco, aún me encuentro en Paraguay.

No todos los cubanos se marchan a Estados Unidos, tocayo; Sandra, Owen, Abelito, Lissette, Don Pino, llevan, como yo, más de una década en nuestro querido Paraguay. Llevan no, llevamos, quise decir. Llevamos no, llevaremos, es mi intención de decir. Para usted, un abrazo sincero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s