“Clasifiqué a 3 Juegos Olímpicos y no pude asistir a ninguno”

lourdesLa comunicación, telefónica en primera instancia, se pudo concretar tras varios días de insistencia. Se me había dado la posibilidad de conversar, nada más y nada menos, que con “La Sílfide del Convention Center”, la ex atleta Lourdes Medina, la misma que asombró al mundo durante los Juegos Panamericanos de Indianápolis, 1987, cuando, representando a Cuba en la Gimnasia Rítmica, se convirtió en la reina la cita continental, relegando a segundos planos, además, a la favorita estadounidense Diana Simpson, que era la campeona del orbe. “Con mucho gusto, Aldo”, respondió sonriente a mi solicitud de entrevista. Según la tradición europea las sílfides son espíritus femeninos del aire, aunque, en nuestros tiempos, el término, muy popular, se emplea para describir para describir a féminas delgadas, muy graciosas, y de gran belleza. “Soy delgada, quizás graciosa, pero la belleza te la debo”, acotó sonriente la que para muchos es la mayor exponente en la historia atlética de la isla mayor de las Antillas. Corría, entonces, el ya lejano año 1991.

Sorprende un tanto que te hayas inclinado por la Gimnasia Rítmica en un país donde reina el béisbol y los deportes de combate. De hecho tu hermana Luisa María fue por mucho tiempo cátcher del equipo nacional de softball.

Mi acercamiento a la Gimnasia Rítmica se dio casi de casualidad. Un día estábamos jugando mis 2 hermanas y yo y una señora se le acercó a mi mamá a preguntarle por nosotras. Era la profesora Rosa Banderas, entrenadora en centro “Mariana Grajales” que está en Lawton, aquí en Ciudad de la Habana. Ella se fijó en nosotras, como te dije, y le dijo a mamá que nos llevara. Tengo que aclararte que soy la menor de y que mis 2 hermanas mayores son gemelas: María Luisa y Luisa María. A Luisa María no le interesó, y nos animamos María Luisa y yo. Ella tenía 11 años y yo, 8. Comenzamos, me gustó, y en el curso 1976-1977 fui captada para entrenar en la Escuela Nacional de Gimnasia, donde se concentraba la preselección cubana. Me vieron cualidades y, sobre todo, ¿sabes que llamaba mucho la atención? Yo tengo una contracción en mi dedo meñique izquierdo. Me hice una cortada y me tuvieron que operar. Mis entrenadores, Rosa Bandera fue la primera, no concebían que pudiera hacer todos los ejercicios sin quejarme, o sin que la contracción, que me duele solo cuando hace frío, no me hiciera cometer errores.

¿Y tu hermana María Luisa?

No, ella se desembulló muy rápido. No siguió.

La Gimnasia Rítmica tiene varios implementos, cada uno con su grado de dificultad. ¿Con cuál, o cuáles, no te sentiste a gusto en un inicio?

Con la pelota. Todo bien con las clavas, con la cinta, con la cuerda, pero no con la pelota. Yo llegué a pensar que nunca la iba a poder dominar. Yo veía a las demás niñas que hacían con la pelota lo que se les antojaba, y yo era error tras error. Fue muy difícil, pero llegué a dominarla con mucho entrenamiento y con el apoyo de los profesores.

¿Cuándo se te da la oportunidad de estar en la selección nacional?

En 1981, tenía yo 13 años. En un período de 4 años, o sea entre 1977 y 1981, yo había ganado 25 medallas de oro en los Juegos Escolares. Recuerdo que la profesora Rosa, que venía conmigo del centro “Mariana Grajales”, me dio 2 buenas noticias. La primera, que pasaba a ser miembro del equipo nacional; la segunda, que ella iba a continuar entrenándome.

Es una lástima que la Gimnasia Rítmica no haya sido parte de los Juegos Panamericanos de Caracas en 1983.

En 1983 mi competencia fue el Campeonato del Mundo, en París, Francia, donde en clavas terminé en el lugar 23 y clasifiqué para los Juegos Olímpicos de los Ángeles, pero no pude participar tras la determinación de nuestro gobierno de no asistir al evento.

Ese año no fue muy agradable para ti.

¿1984? Ni me lo recuerdes. La contracción en el dedo meñique me dio complicaciones y me tuvieron que volver a operar. Estuve fuera del equipo nacional desde enero de 1985 hasta abril de 1986. En ese lapso Rosa Banderas dejó de ser mi entrenadora, y pasé a ser alumna de Xiomara Ameller. Siempre tuve en mente regresar y lo conseguí. Junto a Thalía Fung y Mirta Echevarría fuimos a los Juegos Panamericanos de Indianápolis, en 1987.

Ahí te convertiste en la “Sílfide del Covention Center”.

Así me puso el periodista Enrique Capetillo.

Mi compañero en Radio Progreso. Inolvidable amigo fallecido el 31 de agosto de 1999.

Las competencias de la Gimnasia Rítmica, en Indianápolis, fueron en el Centro de Convenciones. Yo gané 5 medallas, 3 de oro y 2 de plata. Fui campeona como Máxima Acumuladora donde obtuve 38.580 puntos, y gané, también, en aros y clavas; en aros me dieron 19.350 puntos, y en clavas 19.450 puntos. Las medallas de plata fueron en cinta y en cuerda. Pero ese resultado se hace más relevante porque era la primera vez que la Gimnasia Rítmica competía en Juegos Panamericanos, o sea, yo soy la primera campeona en la historia de las citas continentales en los implementos que te mencioné y como máxima acumuladora. Soy la primera de todas, y eso es un orgullo para mí. La alegría en 1987 se colmó porque me seleccionaron entre los 10 mejores atletas del año en Cuba. Con esos resultados clasifiqué para los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988, pero nuestro país tampoco asistió, así que me quedé con los deseos nuevamente.

Entre 1988 y 1990 no tuviste buenas actuaciones.

A nosotros se nos quemó la casa. Yo perdí todas las medallas que había ganado en los Juegos Escolares, y las de Indianápolis no, aunque sí perdí las cintas. Fue un proceso muy difícil, que me es duro recordar. Me costaba concentrarme, y aunque gané medallas de oro en torneos panamericanos, obtuve el cuarto lugar en el Torneo “4 continentes”, en Japón, y en el Campeonato del Mundo en Alemania clasifiqué para los Juegos Olímpicos de Barcelona, fue un período muy duro.

No obstante a los contratiempos, en 1991 le hiciste un lindo regalo a la afición deportiva cubana.

Muchacho, aquello fue tremendo. Ciudad de la Habana fue la sede de los Juegos Panamericanos, pero la Gimnasia Rítmica compitió en la Sala Polivalente “Alejandro Urgellés” de Santiago de Cuba. Gané 4 medallas de oro y una de plata. Repetí como Máxima Acumuladora (36.900 puntos), y gané también en clavas (9.500 puntos), cuerda (9.550 puntos), y pelota (9.450 puntos). La medalla de plata fue en aro (9.200 puntos).

A pesar de haber clasificado a 3 Juegos Olímpicos no pudiste asistir a ninguno.

A Los Ángeles, 1984, Cuba no asistió alegando problemas de seguridad; a Seúl, 1988, tampoco participamos por solidaridad con Corea del Norte…

¿Y qué sucedió en 1992?

Me retiré después de los Juegos Panamericanos de 1991. Ya tenía 23 años, una edad joven pero para nuestro deporte no. Además, quería terminar mi licenciatura en Cultura Física, algo que logré.

¿Qué hace en estos momentos Lourdes Medina González?

Bueno, soy mamá. Tengo 2 hijos. Lourdes Aned, nació en 1997, y Alex David, en 1999. Ellos son mis tesoros. Además, soy entrenadora del equipo nacional de Gimnasia Rítmica. En 1995 asistí a los Juegos Panamericanos de Mar del Plata, en Argentina, cumpliendo ese rol y tuve la dicha que me reconocieran como una de las mejores gimnastas en la historia de esos eventos. A pesar de que no pude asistir a los Juegos Olímpicos, a ninguno de los 3 que clasifiqué, me siento feliz por lo que pude hacer.

Continúas siendo la “Sílfide del Convetion Center”.

Bueno, hay quien a modo de broma me ha dicho que también soy la “Sílfide de la Sala Alejandro Urgellés” por mi actuación en los Juegos Panamericanos de 1991. ¿No crees? (RISAS)

Anuncios

“En Zrii me estoy desarrollando como profesional del Network Marketing”

zriikendrieLa fortuna de la vida provocó que mi existencia coincidiera, en tiempo y espacio, con Kendrie Villavicencio Cardoso, médico de profesión, que ha descubierto en las redes de mercadeo una eficaz manera de enfrentar el contemporáneo, y difícil, ámbito del empleo. Me recibe en la residencia que comparte con la doctora Surelys Sosa, su compañera en la vida, con un cariñoso y efusivo “echa pá’cá, campeón”, acompañado de un sincero abrazo, y sin evasivas o ambigüedades, con franquezas y veracidad increíbles confiesa que “las circunstancias me obligaron a acercarme a las redes de mercadeo. Mi contrato con una clínica privada terminó y en Zrii me estoy desarrollando como profesional del Network Marketing, aunque continúo ejerciendo la medicina”.

Doctor, esa frase “redes de mercadeo” o “Network Marketing” quizás no sea muy familiar a muchos. ¿En qué consiste?

Quisiera comenzar afirmando que el Network Marketing, o Redes de Mercadeo, es una tendencia mundial, y aunque, tal y como afirmas, unos lo desconocen, y otros desconfían, es uno de los métodos modernos más redituables y de mayor crecimiento que existe en el mercado actual porque compensa a aquella persona que se responsabilice en comercializar la marca. Todo ser humano, que se lo proponga, se puede convertir en profesional de este rubro porque, y es algo poderosísimo, con una mínima inversión podemos alcanzar ganancias inimaginables. Hay quien confunde las Redes de Mercadeo o Network Marketing con las empresas que ofrecen ganancias a través del polémico sistema piramidal que tantas controversias provocan por las acusaciones de estafa. La diferencia es una y bien sencilla: las redes de mercadeo son legales, el sistema de ganancia piramidal no.

¿Cómo llegas a Zrii, ese coloso fundado, en 2007, por William Farley, Bill, y Deepak Chopra?

Un amigo cubano, residente en Honduras, me había dado referencias de la empresa. Me había interesado pero el impulso final llegó cuando me rescindieron el contrato en la clínica privada que ya te referí. Fue un momento difícil, pero lo asumí con mucha fortaleza. Ahí me dije que el Network Marketing y, muy en particular, Zrii se iban a convertir en el eje de nuestras vidas. Es un proceso que paulatinamente nos está acercando a nuestra meta. De hecho la garantía de legalidad de Zrii es precisamente los nombres de Bill Farley y Deepak Chopra. Todos los productos tienen el sello del Centro Chopra lo que corrobora y certifica la calidad de los mismos.

¿Cuál es el significado del vocablo Zrii?

Zrii es una palabra que proviene del sanscrito, lengua de la India, y significa luz, esplendor, prosperidad, belleza, abundancia buena fortuna.

Medicina ayurveda, Deepak Chopra, amalaki… De ahí parte la esencia de Zrii que provee al profesional de redes de mercadeo vinculado a Zrii no solo una economía estable sino una vida muy saludable.

La base de la medicina ayurveda, que tiene más de 5 mil años, es, precisamente, la sanación a base de productos naturales. Deepak Chopra, por su parte, es un médico indio referente mundial de la medicina ayurveda, y el amalaki, muy conocida también como “la grosella de la India”, es la fruta que más antioxidantes posee por el alto grado de polifenoles que posee. Muy efectiva contra la diabetes, la hipertensión, y es capaz de nivelar los parámetros y funciones de órganos del cuerpo humano.

La fruta de la eterna juventud…

Que Zrii la ofrece en diferentes variantes, por ejemplo, en jugo quer además de amalaki contienen jengibre, cúrcuma, tulsi, shizandra, jinjilero, y haritaki; en el café Rise, llamado también “Café Verde”, muy saludable recomendado, incluso, para aquellos tienen prohibido tomarlo  porque está tostado en un 70% y se mezcla con amalaki; está el suplemento nutricional Achieve, excelente, también, para nivelar los niveles de azúcar en sangre; el Accell, que incrementa los niveles de energía. También hay cremas, y el Zrii Purify que es un eficiente limpiador celular. Hay muchos aspectos de los productos y el sistema de pago de la empresa que son expuestos en cada POP (Presentación de Oportunidad). Los interesados nos pueden contactar a través de nuestra Fan Page en Facebook. Tenemos todo un equipo que está desarrollando la marca acá en Paraguay.

Pregunta obligada: ¿cómo está Zrii actualmente en Paraguay?

Como ya te comenté estamos desarrollando la marca. A las POP que organizamos acuden muchas personas interesadas y eso es una buena señal de que podemos llegar a buen puerto. Siempre dejamos claro que hay que trabajar, y trabajar duro, porque es un proceso que hay que saber concretar de lo contrario fracasamos.

“Detrás de un gran hombre hay una gran mujer” reza un refrán antiquísimo. ¿Qué significa el nombre de la odontóloga Surelys Suárez Sosa en tu vida?

Imagínate que 2 de las grandes decisiones de mi vida las tomé gracias a ella. Primero, rehusé ir a cumplir misión a Venezuela, y tú sabes lo que significa para un cubano salir a trabajar al exterior. Luego, el hecho de venir a Paraguay también se lo debo a ella. Cuando me rescindieron el contrato en la clínica privada la ayuda de ella fue determinante. Recuerdo sus palabras: “no te preocupes que vamos adelante”. Creo que no me va a alcanzar la vida para agradecerle. Tenemos mucho en común. Soy médico y Network Marketing, ella es odontóloga y también Network Marketing. Es el complemento que todo ser humano necesita. Muchos lo buscan y no lo encuentran, yo soy dichoso, soy feliz, porque no solo la encontré, sino que camina a mi lado. Camina, caminará siempre.

¿De dónde proviene el vocablo MAMBÍ?

mambisesQuizás sea, para muchos, una interrogante; para otros, una curiosidad; para unos tantos, un detalle intrascendente; y para aquellos que gustan de hurgar en los intríngulis de la historia, un dato de público conocimiento.

Lo cierto es que el término MAMBÍ, para todo cubano, y oso en decir que sin excepción, es parte de los hechos y vocablos que engrosan, de manera indisoluble, la biografía de la isla, por lo que para ningún nativo de “La mayor de las Antillas” la palabra es ajena.

Las tropas mambisas, en los campos de Cuba, o en la manigua cubana, combatieron, enconadamente, a las tropas de los colonizadores españoles en la Guerra de los 10 años (1868-1878) y en la Guerra Necesaria (1895-1898), tras la llamada Tregua Fecunda (1878-1895), lapso que protagonizó, sin éxito, la Guerra Chiquita (1878-1880).

El 10 de octubre de 1868 Carlos Manuel de Céspedes, reconocido por los cubanos como “El padre de la patria”, al grito de ¡Viva Cuba libre!, liberó a sus esclavos provocándose así el primer alzamiento contra las huestes de la “Madre patria”.

Cuando se escucha la palabra MAMBÍ muchos nombres acuden; no pocos próceres se vinculan a ese etapa de la historia cubana por haber sido egregios ejecutores de tan vital época. Además, de Carlos Manuel de Céspedes, se menciona con orgullo a Adela Azcuy, José Martí, Antonio y José Maceo, Ángela González Tort, Calixto García, Mariana Grajales, Quintín Banderas, María Isabel Rubio, Guillermo Moncada, América Arias, Serafín Sánchez, Vicente García, Máximo Gómez y Luis Marcano (República Dominicana), Carlos Roloff (Polonia), Henry Reeve (Estados Unidos), entre otros.

De mambises y mambisas se escucha hablar en Cuba desde la XIX centuria. Recurrente las loas a la valentía de las tropas mambisas, o a la entrega patriótica del ejército mambí; incluso, como si fuese insuficiente la reiteración del término, en los predios de Tropicana, sito en el municipio capitalino de Playa, afamado cabaret de reconocimiento mundial, se encontraba el Salón Mambí, cuyo fin era organizar bailes populares, clausurado, por fortuna, que en su interior, y, sobre todo, en las décadas de los 70’s y 80’s, se libraban batallas campales entre los usuarios que asistían para disfrutar de las orquestas y del servicio gastronómico que allí se ofertaba.

No obstante al uso constante del término MAMBÍ quizás muchos no conozcan el origen del mismo y el por qué los que tanta gloria defendieron la libertad de Cuba, entre los años 1868 y 1898, reciben tal denominación.

Archivos refieren a Juan Euthimio Mamby, negro dominicano, miembro del Ejército de España, que desertó de sus filas para liberar a Quisqueya, su tierra madre, de la colonia. Mamby se adelantó 50 años a las tropas cubanas, y al concretarse la primera carga al machete en los campos de Cuba, o en la manigua como se refiere comúnmente, el 25 de octubre de 1868, dirigida por el Generalísimo Máximo Gómez Báez, también dominicano, comenzó la asociación con lo protagonizado por Mamby 5 décadas antes.

Cuentan que los españoles al notar el buen manejo del machete por los cubanos comentaban que “así sucedió con Mamby”, “idéntico a Mamby”, “nos recuerdan a las tropas de Mamby”… Lo cierto es que Mamby se convirtió en “MAMBÍ” y el ejército cubano pasé a ser llamado EJÉRCITO MAMBÍ.

Existe otra versión dado que MBI, en bantú, significa insurrecto, pero la que más sostienen los historiadores es que el vocablo MAMBÍ, patrióticos guerreros cubanos que lucharon por liberar a la isla de la colonia española, proviene del prócer dominicano Juan Euthimio Mamby.

¿Quiénes han ganado por Cuba los 75 títulos del mundo en el boxeo amateur?

felix-savon-775031
Félix Savón Fabré exhibe 6 coronas mundiales

Ciudad de la Habana, en 1974, obtuvo la sede del primer Campeonato Mundial de Boxeo Amateur. El haber encabezado la disciplina, 2 años antes, en los Juegos Olímpicos de Munich’ 1972 le otorgó a la capital cubana el derecho a la primicia a organizar la primera cita pugilística a nivel mundial.

Los puños de Orlando Martínez (54kgs), Emilio Correa (67kgs), y del entonces veinteañero Teófilo Stevenson (más de 81kgs) ratificaron la calidad de la escuela de boxeo de la mayor isla del archipiélago antillano.

Desde 1974 a la actualidad se han sucedido 43 años y 19 Campeonatos del Mundo de Boxeo, eventos que los representantes de Cuba han escalado en 75 ocasiones lo más alto del podio de premiaciones.

Los nombres de Félix Savón (que por sus 6 coronas del orbe fue bautizado por el periodista Rolando Crespo como “El boxeador historia”), Juan Hernández Sierra (4), Julio la Cruz (4), Teófilo Stevenson (3), Mario Kindelán (3), Adolfo Horta (3 títulos en 3 divisiones diferentes), Odlanier Solís (3), Roberto Balado (3), y Lázaro Álvarez (3) son recordados cuando se citan a pugilistas de “La perla del Caribe” que han repetido en más de una ocasión el emocionante disfrute de un título mundial.

Solo mencionamos a 9 pero son muchos más. Ya lo verán.

Hay que señalar que, en sus inicios, los torneos del orbe referentes al boxeo amateur eran concretados cada 4 años. Tras la cita de Reno, Estados Unidos, 1986, se efectuó el tristemente célebre campeonato en Moscú, Rusia, 1989, y es que entonces se decide convocar al pugilismo mundial aficionado con frecuencia bienal.

¿Qué púgiles se han ceñido por Cuba las 75 coronas en la historia de los eventos del orbe? A continuación se detalla y cabe destacar que en cada edición los boxeadores cubanos han obtenido, al menos, un título. A la cita de Chicago, 2007, la delegación antillana no asistió por cuestiones inexplicables, absurdas, y estúpidas que no meritan ser mencionadas.

La Habana’1974 (5)

Jorge Hernández (48kgs)

Douglas Rodríguez (51kgs)

Emilio Correa (67kgs)

Rolando Garbey (71kgs)

Teófilo Stevenson (más de 81kgs)

Belgrado’1978 (5)

 

Adolfo Horta (54kgs)

Ángel Herrera (57kgs)

José Gómez (75)

Sixto Soria (81kgs)

Teófilo Stevenson (más de 81kgs)

Munich’1982 (5)

Adolfo Horta (57kgs)

Ángel Herrera (60kgs)

Carlos García (63.5kgs)

Bernardo Comas (75kgs)

Pablo Romero (81kgs)

Reno’1986 (7)

Juan Torres Odelín (48kgs)

Pedro Orlando Reyes (51kgs)

Adolfo Horta (60kgs)

Ángel Espinosa (81kgs)

Pablo Romero (81kgs)

Félix Savón (91kgs)

Teófilo Stevenson (más de 81kgs)

Moscú’1989 (4)

Enrique Carrión (54kgs)

Julio González (60kgs)

Félix Savón (91kgs)

Roberto Balado (más de 91kgs)

Sidney’ 1991 (4)

Juan Hernández Sierra (67kgs)

Juan Carlos Lemus (71kgs)

Félix Savón (4)

Roberto Balado (más de 91kgs)

Tampere’1993 (8)

Waldemar Font (51kgs)

Damián Austin (60kgs)

Héctor Vinent (63.5kgs)

Juan Hernández Sierra (67kgs)

Ariel Hernández (75kgs)

Ramón Garbey (81kgs)

Félix Savón (91kgs)

Roberto Balado (más de 91kgs)

Berlín’1995 (4)

Héctor Vinent (63.5kgs)

Juan Hernández Sierra (67kgs)

Ariel Hernández (75kgs)

Félix Savón (91)

Budapest’1997 (4)

Maykro Romero (48kgs)

Manuel Mantilla (51kgs)

Alfredo Duvergel (71kgs)

Félix Savón (91kgs)

Houston’1999 (2)

Mario Kindelán (60kgs)

Juan Hernández Sierra (67kgs)

Belfast’2001 (7)

Yan Bartelemy (48kgs)

Guillermo Rigondeaux (54kgs)

Mario Kindelán (60kgs)

Diógenes Luna (63.5kgs)

Lorenzo Aragón (67kgs)

Damián Austin (71kgs)

Odlanier Solís (91kgs)

Bangkok’2003 (3)

Mario Kindelán (60kgs)

Lorenzo Aragón (69kgs)

Odlanier Solís (91kgs)

Mianyang’2005 (3)

Guillermo Rigondeaux (54kgs)

Yordanis Ugás (60kgs)

Odlanier Solís (más de 91kgs)

Milán’2009 (1)

Roniel Iglesias (64kgs)

Bakú’2011 (2)

Lázaro Álvarez (60kgs)

Julio la Cruz (81kgs)

Almaty’2013 (2)

Lázaro Álvarez (60kgs)

Julio la Cruz (81kgs)

Doha’2015 (4)

Joahnys Argilagos (49kgs)

Lázaro Álvarez (60kgs)

Arlen López (75kgs)

Julio la Cruz (81kgs)

Hamburgo’2017 (5)

Joahnys Argilagos (49kgs)

Yosvany Veitía (52kgs)

Andy Cruz (64kgs)

Julio la Cruz (81kgs)

Erislandy Savón (91kgs)

Aclaración: Con sus 75 títulos Cuba es la nación que más oro exhibe en la historia de los Campeonatos del Mundo de Boxeo Amateur.

Un consejo para el ¿rey? Arturo

vidalMi humilde impresión es que la persona que osó llamarte “Rey” te ha hecho un daño que, también humildemente, considero irreversible. Monarca, majestad, soberano, regente, son algunos de los sinónimos del vocablo “Rey” que, de buena gana, pueden ser sustituidos por fachendoso, matasiete, petulante, ensoberbecido o farolero; palabras que, sobre todo en tu persona, reemplazan el mote, por cierto muy bien empleado, de fanfarrón.

Errar es de humanos, y, específicamente, el desatino de un gol en arco propio, está entre las posibilidades de un futbolista, sea este de alto rendimiento o no. En tu caso el hecho haber burlado, de manera magistral (porque fue un golazo, empleando términos populares, quizás uno de los más brillantes de tu carrera deportiva) la puerta defendida por Claudio Bravo, tu compañero de equipo, sea desplazado por tus inoportunas declaraciones versus la selección paraguaya de fútbol.

Un poco de historia antes de continuar, Arturo.

Nací en una isla caribeña donde el fútbol está menos desarrollado que la ganadería. No me voy a detener en los motivos de por qué “el más universal de los deportes” en Cuba nunca ha tomado auge, pero si me voy a referir a Teófilo Stevenson Lawrence (1952-2012), señalado como el mejor boxeador amateur de todos los tiempos.

Tres títulos olímpicos (Munich’1972, Montreal’1976, y Moscú’1980) y 3 títulos del mundo (La Habana’1974, Belgadro’1978, y Reno’1986) avalan la brillante trayectoria del ex pugilista. Sus presentaciones ante atletas de los Estados Unidos muestran 13 victorias en 15 combates, y, voy a referirme, específicamente, a boxeadores estadounidenses porque no pocos de ellos (John Tate y Duane Bobick, “La esperanza blanca”, por solo citar 2 ejemplos) anunciaron sus victorias, con golpizas incluidas, previo a los combates, y, “muy sorprendentemente”, escucharon conteos del árbitro, muy acomodados en el suelo del ring, antes de ser decretado el fuera de combate.

Anoche de hiciste recordar a Teófilo, mi amigo Teófilo Stevenson, especializado, además, de silenciar irrespetuosos. La diferencia tuya con “el gran campeón” que tú mismo te hiciste callar. Tú te hiciste cargo de darte una lección; de convencerte, quizás, que ser sencillo, respetuoso, afable, son cualidades admiradas, sin límites, en un ser humano.

Respeto no implica bajar la cerviz, algo que caracteriza, en gran medida, a plebeyos; ser sencillo no conlleva a ser villano, ni desvalido, ni servil. Nunca lo olvides, Arturo. ¿Analizaste, tras el partido, que tus declaraciones pudieron haber influido en el resultado? Puede que sí. Intentaste amainar la imagen de una selección que no se amilanó y te demostró que si pudieron festejar 2 goles en el primer encuentro, disfrutaron, hasta rozar el delirio, de otros 3 en el segundo enfrentamiento.

No olvides que al que no quiere caldo… ¡le dan 3 goles!

Es mi consejo para ti, Arturo.

Te saluda, con afecto

Aldo Luberta Martínez (cubano agradecido de Paraguay. Uno de los tantos que celebró, y se emocionó, con los 3 goles, el tuyo incluido, no por haber derrotado a “La Roja”, sino porque la albirroja merece también asistir a la cita rusa)