Pie forzado: El infeliz seguroso

trompetistaHagámonos la idea de que la censura en Cuba desaparece como por arte de magia, y en los medios de comunicación comienzan a plantearse temas que eran verdaderos tabúes, o, sencillamente, de manera tremebunda eran vetados por razones ideológicas.

Imaginemos que, dado lo anterior, en la emisión dominical de “Palmas y Cañas” en el momento de la tan gustada controversia campesina (inolvidables los “encontronazos” en décima que protagonizaban Justo Vega y Adolfo Alfonso) un televidente escribe, obstinado de la actitud de aquellas y aquellos que se han adjudicado el derecho informar a los cuerpos represivos de las actitudes supuestamente no acordes al régimen imperante desde hace casi 6 décadas, por lo que solicita un pie forzado: El infeliz seguroso.

Hecha la abstracción comienza el encuentro poético.

Dicen que es un informante

Que nada tiene que hacer

Y arruina hasta su mujer

Echa a la gente pá’lante

Repudiable, de mal talante

Un ser humano oneroso

De hecho un gran chismoso

Que en el fondo lástima da

Pero mucho molesta ya

El infeliz seguroso

Se la pasa predicando

Según como sople el viento

Y sin poseer algún talento

No quien les pare escalando

El barrio se está cansando

Que alguien poco jocoso

Les enturbie el disfrute, el gozo

De aspirar a una vida sana

Porque harta desde horas tempranas

El infeliz seguroso

 

Cada gota de energía

La malgasta como vive

Y en las ofensas que escribe

Demuestra una pobre ortografía

No se percata que su día a día

Con pensamiento mohoso

Alejado de lo “culturoso”

Al analfabetismo llega

Plasma “abla” y “olle” sin “I” griega

El infeliz seguroso

Ejemplo de doble moral

Porque con discurso simplón

Defiende a la revolución

Que acaba de abandonar

Dice que está a reventar

Dice que está belicoso

Que se enfurece como un oso

Que no provoquen su decir

Pero en el fondo es hazmerreír

El infeliz seguroso

Por eso nadie lo respeta

Por eso le dicen chivatón

Cobarde, sumiso, mal aguilón

Cara dura y trompeta

Ya concluyo esta gambeta

Con sentido muy jocoso

Y esquivando lo tedioso

Se cumplieron todos los fines

De Aldo Luberta Martínez

Para el infeliz seguroso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s