“No voy a negociar la muerte de mi hijo”

norma1“Acompáñame al Bañado Sur. Necesito tu ayuda para una entrevista. Por el camino te explico”, fueron las palabras de Christian “El Gurú” Núñez. Aunque desconocía el tema supuse que sería bien complicado, álgido de tratar. La referida barriada acoge en su seno a centenares de familias de escasos recursos y, por tal motivo, todo lo que atañe a la humilde urbe es también crítico. “Vas a conversar con Ña Norma. A su hijo lo detuvieron y lo llevaron a la comisaría 24 de la Policía Nacional y 3 días después apareció muerto en su celda. Quieren hacer pasar el caso como un suicidio pero el cadáver presentó síntomas de tortura. Ellos denunciaron el caso pero a su vez, el subcomisario encargado, les demandó a ella y a una vecina por difamación y calumnia”, fueron las breves palabras de mi colega de labores. “Conozco lo que sucedió, hermano, gracias por la confianza” fue mi respuesta.

– Gracias por venir. Siéntense.

El profesor Juan Álvarez, nexo entre la entrevistada y nosotros, Christian y yo nos acomodamos en el amplio portal de la humilde vivienda. Experimenta el sempiterno el dolor de perder a un hijo, empero, Norma Ramírez nos recibe con una cálida y sincera sonrisa.

¿Cómo comenzó todo, Ña Norma?

Tengo que reconocer que mi hijo, Israel Eliecer Presentado Ramírez, le gustaba beber los fines de semana. Era un muchacho tranquilo, trabajador, y como joven le gustaba tomar alcohol. Pero solo los fines de semana porque él trabajaba con el camión de su papá llevando mercaderías. Ese domingo discutió con mi esposo y cuando salió a la calle algo le dijo a unos policías y estos lo llevaron detenido a la comisaría 24. Nosotros pensamos que era solo por un momento, que su detención era hasta que se le pasara los efectos del alcohol, pero no, resulta que le levantaron un acta por violencia intrafamilar y su caso pasó a fiscalía. Nosotros nos sorprendimos porque él no tenía antecedentes penales, pero en la comisaría nos dijeron que no había otra alternativa.

sucomisarioCada vez que se hace referencia al caso de Israel hay un nombre recurrente: Víctor Julián Mora Cáceres, alias “Jaca”. El subcomisario que supuestamente lo torturó hasta segarle la vida.

No es supuestamente. Yo responsabilizo a “Jaca” de la muerte de mi hijo. Una persona detestable, prepotente, que se creyó dueño de este barrio. Es más, una de las veces que fuimos a ver a Israel a la celda nos dijo que si le pasaba algo, que si moría, “Jaca” era el culpable. Ellos habían tenido sus diferencias por problemas de mujeres. Israel era un muchacho, alto, hermoso, que le gustaba lucir bien, y tengo entendido que una mujer a la que ese señor le tenía echado el ojo se fijó en mi hijo, y por eso nunca le perdonó. El día que a Israel lo detuvieron, “Jaca”, llegó borracho a la comisaría. Borracho y sin camisa. Otro policía le iba detrás con la camisa y su gorra. Ese señor, incluso, le propuso a mi hijo que su hermano, abogado, lo podía defender. Algo muy tonto hizo porque se sabe que la ley en nuestro país prohíbe terminantemente a un oficial de la policía proveer de abogados a una determinada persona. Él creyó que nosotros no conocemos ese detalle. Primero le pidió 5 millones de guaraníes para conseguir un abogado, luego bajó a 2 millones, y por último le propuso a Israel que le diera un millón por dejarle venir a la casa a dormir, pero mi hijo no aceptó. Me dijo “mamá, no vayas a darle ningún dinero a ‘Jaca’ porque es capaz de dejarme ir y luego irme a buscar diciendo que me fugué”.

Además de torturas físicas usted afirmó en varias entrevistas que hubo también torturas psicológicas.

Israel no pudo dormir en los 3 días que estuvo detenido en la comisaría 24. El día antes de su muerte mi esposo lo fue a visitar y tenía los ojos muy rojos. Cuando le preguntó qué había sucedido le contó eso. Que en las madrugadas lo despertaban con ruidos en los barrotes y en las paredes de la celda. Cada vez que se quedaba dormido le hacían lo mismo, y luego un policía le hacía señas que lo iban a matar.

norma2¿Qué sucedió en la madrugada del jueves, 24 de noviembre de 2016?

Fue algo muy raro lo que me sucedió. Yo no me podía dormir. Comencé a sentir mal y luego vomité muchas veces. Cuando pude conciliar el sueño sentí que pateaban la puerta. Nos asomamos y era una patrullera con policías. Mi esposo salió, conversó con ellos, y cuando vi que comenzó a gritar, y a tirar golpes y patadas ahí me dije que a mi niño le había sucedido algo muy malo. Llegamos corriendo a la comisaría y ya había todo un despliegue policial. Era impresionante, así como se ven en las películas. Resulta que “Jaca” antes de darnos la noticia mandó a buscar los agentes antimotines, a la policía montada, los carros hidrantes… Temía que sucediera lo que sucedió. Los vecinos fueron muy valientes y nos dieron todo su apoyo. La tristeza y la ira se apoderó de este lugar que es tan tranquilo. Hasta alguien dijo que incendiar la comisaría. Algo que afortunadamente no ocurrió.

No solamente han intentado hacer creer que la muerte de Israel como un suicidio, sino que él era un alcohólico y adicto a las drogas.

Le voy a decir algo, señor. Mi hijo le gustaba tomar los fines de semana, eso ya le comenté, pero cuando le hicieron la autopsia, cuando analizaron su hígado arrojó que no había muestras ni de cocaína, ni de marihuana, ni de ningún otro tipo de drogas. Otra cosa: Israel Presentado Ramírez nació el 24 de mayo de 1992 y murió el 24 de noviembre de 2016; lo asesinaron con apenas 24 años en la comisaría 24. “Jaca” y los demás quieren hacer creer que se colgó en su celda con una sábana, pero no pudieron ocultar las señales de tortura en su cuerpo,  como por ejemplo quemaduras de cigarrillos.

¿Cómo está el caso de Israel? ¿Qué ha sucedido en estos casi 2 años?Norma3

La investigación sigue. El caso sigue. Nos dijeron que podíamos llegar a un acuerdo económico pero no, no voy a negociar la muerte de mi hijo.

Es muy llamativo que usted y su vecina Marissa tienen que afrontar un juicio oral.

“Jaca” nos demandó por difamación, calumnia e injuria porque cada vez que nos entrevistan en algún medio lo acusamos a él de la muerte de Israel. En un inicio también estaba acusado mi esposo pero a él lo sacaron de la causa.

¿Confía en que se va a hacer justicia?

israel¿Con mi hijo? Sí, como no. No vamos a descansar hasta ver a los culpables en la cárcel. No vamos a permitir que en Paraguay exista otro Israel Presentado. Y de alguna manera mi hijo vive. En el barrio lo recuerdan mucho, la gente siempre habla de él. Y si se fija allí, al lado de la señal donde indica que esta calle es 41 proyectada está el nombre de mi hijo. La Comisión de Seguridad Vecinal se llama “Israel Presentado”.

 

Anuncios

“Y mientras Asunción duerme…” se lanza en Fausto Cultural

Y mientras Asunción duerme...El próximo día jueves, 4 de octubre, a las 19:00, en la capital paraguaya se lanza la novela policíaca “Y mientras Asunción duerme…” del autor cubano Aldo Luberta Martínez. La convocatoria es en Fausto Cultural, entidad asuncena sita en Eligio Ayala No.1060. La entrada al evento es libre y gratuita.

“En el año 2016, tras una década de ausencia, visité mi país natal. Fue una experiencia emocionante e inolvidable que viví entre los días 16 de septiembre y 4 de octubre. Al concluir mi estancia le di, por última vez, un abrazo a mi padre que falleció el 23 de enero de 2017. Este 4 de octubre se cumplirán 24 meses de esa despedida por lo que el evento también será propicio para homenajear la memoria de Alberto Damián Luberta Noy, cuyo nombre está indisolublemente ligado a la historia de los medios de comunicación en Cuba”, comentó emocionado el autor.

“Y mientras Asunción duerme…”, refiere Luberta Martínez, “es un jopara de sucesos, una mezcla de historias que han matizado la realidad no solo en la capital sino en el territorio nacional. Por ejemplo, una de las subtramas se basa en el alevoso asesinato, el 20 de septiembre de 2001, de Luisa Beatriz y Benedicta, conocidas como ‘Las hermanitas de Caazapá’. Un hecho muy triste que aún está latente en los residentes del distrito Abaí que se ubica en el sexto Departamento. No obstante a exponer delitos como homicidios, tráfico de droga, violaciones, el mensaje final lo brinda el personaje de Carmelo, un humilde pescador del barrio Ricardo Brugada, que nos demuestra el rol de la familia en el buen desenvolvimiento del ser humano. En la publicación se puede leer una oración de Baha’ullah, el profeta de nosotros los baha’is, donde expone que es bendito todo lugar donde se ha hecho mención de Dios, porque no solo Asunción, sino esta gran nación, a pesar de los problemas existentes, es un lugar sacralizado, dedificado”.

Aún sin enfrentarse a la lectura llama la atención los diseños de tapa y contraportada que ofrecen excelentes imágenes nocturnas de la capital paraguaya. “Surgieron de la lente de Luisa María del Pino Lemonine. Una joven artista que a pesar de sus escasos 16 años ya demuestra un excelente gusto estético en el momento de eternizar instantáneas. A Luisita las conozco desde que apenas balbuceaba palabras y ahora ya es una artista en ciernes”, asegura Luberta.

De la autoría de Aldo existen ya cuatro títulos en el mercado del libro nacional: “Por mano propia” (2015), “La vida es un monólogo” (2016), “Cubanadas de Cáncer a Capricornio” (2017) e “Y mientras Asunción duerme” que fue dada a conocer el 6 de septiembre en el marco de la III Feria “Hernandarias Lee” de la ciudad altoparanaense.

Aldo Luberta Martínez“Todos bajo el sello editorial Arandurã que bajo la égida de Cecilia Rivarola y Cayetano Quattrocchi apoyan la producción nacional y, algo muy importante, motivan la creación literaria de autores noveles. Tengo la satisfacción de que ‘La vida es un monólogo’, relatos basados en entrevistas que hice en Cuba y nunca pude publicar por razones de censura, vio la luz en Europa el 15 de junio de este año gracias a la editorial Caminos”.

A la pregunta de qué sucede “Y mientras Asunción duerme…” el autor respondió sonriente: “en la lectura se explica, sin embargo en el tagline del libro está parte de la respuesta, porque ‘Y mientras Asunción duerme’ lo ilegal intenta tomar matices de impunidad’.