“Mi compromiso era darle el título a Paraguay y lo hice”

mosqueiraSebastián Mosqueira es un ser humano que hizo añicos, como otros tantos, la terrorífica mística que envuelven a las figuras de los boxeadores. No pocos referentes del pugilismo mundial, independiente a los resultados, se han visto envueltos en problemas judiciales, sobre todo, por poner en práctica fuera del cuadrilátero lo que solamente atañe al plano deportivo. Dicen que Jack LaMotta, dicen que Ángel Milián, dicen que Andrés Aldama… pero Sebastián Mosqueira, e insisto, al igual que otros tantos pugilistas, sabiamente han determinado que los avatares dentro de las 12 cuerdas son determinantemente opuestos al desempeño social. Doble campeón sudamericano, “El Nicolino Locche Paraguayo” nos recibe en su casa, en la ciudad de Fernando de la Mora zona Norte, con la sencillez y la sensibilidad que lo caracteriza, rodeado, además, del cariño de la hermosa familia que junto a su inseparable Nilda Lara ha podido forjar.

¿Asunceno?

No, no nací en Asunción. Soy de la ciudad de Capiatá. Nací el 20 de enero de 1951 en el seno de una familia muy, pero muy pobre. Somos 12 hermanos y mamá y papá apenas podían mantenernos económicamente y es por eso que de muy jovencito fui a vivir a la capital en casa de Doña Pablita, amiga de mis viejos. Mamá vendía hierbas medicinales en el Mercado 4 de Asunción y papá era olero, o sea, hacía ladrillos de barro.

En un país netamente futbolístico y teniendo usted excelentes condiciones para brillar en bien llamado “Más universal de los deportes”, ¿por qué el boxeo?

A los 16 años me llevaron a ver una pelea de “Kid Pascualito” ese gran boxeador paraguayo, ya fallecido, y me enamoré del boxeo. Tal es así que comencé a practicar y a los 22 días ya estaba debutando. Aquella primera pelea quedó tablas y me marcó para siempre porque me convencí de que mi vida estaba en el ring.

Pero usted continuó jugando en la Liga Capiateña de fútbol.mosqueira1

Exactamente. Practicaba boxeo y los domingos jugaba fútbol. Era la práctica de 2 deportes muy duros pero gracias a eso estoy saludable. ¡Mire mi forma física! ¡A mis 68 años estos listo para pelear mañana!

¿Qué sucedió el 9 de marzo de 1978?

Mire, le voy a decir algo, en lo que a deporte refiere es la noche más hermosa de mi vida. Gané el título sudamericano de la división liviana en el club Olimpia ante más de 15 personas que gritaban mi nombre. Me convertí en el segundo paraguayo en ganar un título sudamericano porque el primero fue Kid Pascualito. Le gané los 12 rounds al brasileño José Silva Rodríguez y…

Fíjese, si se emociona lo voy a hacer yo también.

Disculpe, no lo puedo evitar.

Emociónese, campeón, no se preocupe. También se llora de dicha.

Le gané los 12 rounds a Silva Rodríguez. Cumplí con mi país, con mi afición, con mi familia… Mi compromiso era darle el título a Paraguay y lo hice. No importa quien fuera el rival, yo tenía que ganar y gané. Aquello fue mi grande. ¿Una anécdota? Un amigo me pidió mi capa, esa que le ponen a los boxeadores para subir y bajar del ring. Me dijo que le había prometido a la Virgen de Caacupé llevarle si ganabas así que tengo que cumplir con ella. Por eso la capa que usé ese día está con la virgencita.

¿Mamá? ¿Papá? ¿Cómo fue el encuentro con su familia tras ese gran logro?

Inolvidable. Papá me dijo que estaba muy orgulloso de mí. Ellos me apoyaron en mi carrera y a pesar de la partida definitiva siguen viviendo en mí.

¿Su segundo título cuando llega?

Hice varias defensas del título y en 1980 perdí con el argentino Jesús Romero. Luego, Lorenzo García, otro argentino, vence a Romero pero sube de división y el título queda vacante por lo que la Asociación decide nombrarme campeón nuevamente.

mosqueira2Es llamativo que ganaste tu primer título en 1978 y en 1984, apenas 6 años después, decidiste alejarte del deporte activo estando aún en plenitud de facultades. ¿Por qué?

La familia me lo pidió. Mi hija María Nilda que tenía 3 años me dijo que no le gustaba que me dieran golpes y que dejara eso ya. La niña me convenció. Recibí buenas ofertas para seguir boxeando pero el pedido de mi hija pesó más.

¿Por qué le dicen “El Nicolino Locche Paraguayo”? ¿Por qué lo comparan con ese gran boxeador argentino?

A Nicolino le decían “El intocable”. Él si ponía en práctica la máxima del boxeo de dar y que no te den. Yo era parecido y a alguien se le ocurrió hacer la comparación.

¿Qué significa Nilda Lara en su vida?

Todo. Ella lo es todo para mí. Ella también es de Capiatá. Nos conocimos en un partido de la Liga Capiateña de fútbol y a los 7 meses nos casamos. ¡Fue un amor a primera vista! En 1981 nació mi hija María Nilda, que es médico, y en 1985 llegó Diana María, que estudió periodismo. Ya soy abuelo. Mis niñas me han dado 4 nietos. Me encanta estar en familia y cocinar para ella. Porque sé cocinar muy bien.

¿Qué le falta al boxeo paraguayo para despegar?

Comenzar de cero. En el país hay mucho talento pero no hay apoyo. La Federación está deshecha y así un deporte, cualquiera que sea, no puede funcionar. Pero yo sigo entrenando a mis alumnos. En el gimnasio de las Fuerzas Armadas me pueden encontrar.

¿Es cierto que usted entrena a ritmo de polca paraguaya?

¡Y si son compuestas por Emiliano R. Fernández mucho mejor! La polca es el mejor ritmo musical del mundo.

¿Desea agregar algo?

Acá estoy. Acá está Sebastián Mosqueira listo para salir a boxear o para continuar aportando por mi querido Paraguay. Y cuando ya no esté que me recuerden, si lo hacen, por mi nombre y apellido: Sebastián Mosqueira.

Fotografías: ABC COLOR

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s