“Cuando más cerca estuve de Felicita, la niña asesinada en Yaguarón”

20190531_103439No estaba en mis planes viajar a Paraguay; no obstante, y de casualidad, en Cuba, leyendo un despacho de prensa, me puse al tanto de lo sucedido a la pequeña Felicita Estigarribia, “La niña de las mandarinas”, en Yaguarón, departamento de Paraguarí, el 31 de mayo de 2004.

Poco menos de 2 años después de la tragedia, el 6 de marzo de 2006, y en compañía de mi esposa, pisé tierras guaraníes. Acá me esperaba una nueva familia, de la que todavía disfruto, y un sinfín de temas a investigar, entre ellos el caso de Felicita.

Leí muchos archivos, reportes forenses, pude entrevistar a su madre, a varios de sus vecinos… Y fue surgiendo la idea de escribir “Por mano propia”, no vela policía que el 27 de noviembre de 2015, bajo el amparo del sello editorial Arandurá, salió a la luz del mercado literario paraguayo.

¡Una noche inolvidable, realmente!

Con “Por mano propia” bajo el brazo inició otro duro bregar. Presentaciones, exposiciones, ferias de libros, actividades por iniciativa propia en los que acompañaron, me acompañan, mi esposa, mis suegros (Lissette y Jorge), Cayetano Quattrocchi, líder de la editorial.

Paulatinamente mi novela se dio a conocer, pero sabía que algo me faltaba. Una pieza clave en la historia de “Por mano propia”, mi primera creación literaria: Hacer una presentación al pie del cerro Yaguarón, justo en el lugar donde el cuerpo sin vida de Felicita Estigarribia, “La “niña de las mandarinas”, fue hallado el 1 de junio de 2004, un día después de su desaparición.

20190531_092434Tanto lo anhelé que alguien, en silencio, escuchó mis ruegos y me concedió lo deseado. El 31 de mayo de 2109, transcurridos pasados 3 lustros de tan deleznable hecho, pude dar a conocer mi novela ante una multitud de yaguaroninos que, como cada año, se dan cita en el lugar, donde un humilde y pequeño oratorio recuerda a la infante absurdamente masacrada por obnubilados seres.

20190531_102127Ese día, el 31 de mayo de 2019, mi emoción se adhirió al sentimiento de los presentes en tan sentido homenaje. Ese día, en el lugar del macabro hallazgo, apenas en un susurro expresé mi amor incondicional a su memoria, y prometí que, mientras tenga salud y vida, no cejar en unir mis esfuerzos a la resolución del caso (Freddy Antonio Florenciano Brítez, sindicado como autor del crimen aún continúa prófugo). Ese día fue cuando más cerca estuve de Felicita, la niña asesinada en Yaguarón.

Agradecimiento: No puedo dejar de mencionar el apoyo de Canal GEN en la ocasión: Rosi Pereira (Periodista), Pablito (Camarógrafo) y Leo (Chofer) me acompañaron en el viaje. Joel “Papucho” Corvalán y Guillermo Grance, hicieron hasta lo imposible (“Papucho” sabe por qué lo digo) para que mi sueño se concretara. Gracias miles, eternamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s