¿Quieren saber cómo mi mamá supo que su padre había fallecido?

Hoy se cumplen 32 años de aquella infausta mañana, del 19 de agosto de 1988, en la que Esperanza, mi abuela, halló a su esposo, mi abuelo, tirado, inconsciente, en el suelo del comedor mi casa. Ellos y yo estábamos solos. Mis padres habían ido a Radio Progreso, no recuerdo a qué pues estaban de vacaciones; y mi hermano, adolescente a escasos meses de cumplir 14 años, acompañó a Denis Suárez, nuestro entrañable Denis “El grande”, a llevarle algo de almuerzo a Loló, su bisabuela.

De izquierda a derecha: Armando Martínez, Esperanza González, Caridad Martínez, Alberto Luberta, Celia Noy y Armando Luberta. La fotografía fue tomada el 21 de septiembre de 1968 en la boda de mis viejos

Yo estaba acostado pues no me sentía bien. El día antes un atracón de un exquisito arroz imperial que me tenía el estómago revuelto. Al escuchar los gritos de Esperanza solicitando ayuda me levanté y… Bueno, lo que vino después no lo voy a rememorar pues ya se conoce: por muy rápido que anduvimos Eduardo, Pepito y yo, mi viejito murió de un infarto agudo de miocardio.

Alguien del barrio se encargó de llamar a Radio Progreso y dar la noticia del deceso para, que de alguna manera, si mis viejos se encontraban todavía en la emisora hacérselas llegar.

Me reservo el nombre de la recepcionista. Sé que no lo hizo de mala fe. Estoy convencido de eso, no obstante tengo el derecho de no identificarla porque, sinceramente, el deseo de narrar esta anécdota, ni remotamente, no va contra su persona.

A esa señora le informan, y cito textual, que “el suegro de Luberta murió de un infarto. Por favor, avísele a él”. Ella promete cumplir la encomienda, sale al pasillo del tercer piso, y ve a mi madre tomando agua. Muy seria se le acerca y…

– Caridad, acaban de llamar de su casa para decir que al suegro de Luberta le dio un infarto y se murió.

No puedo describir la cara de mi progenitora. Cuenta ella que en un hilo de voz apenas dijo:

– ¿No te das cuenta de que el suegro de Luberta es mi papá?

Parece un chiste pero no lo es. Sucedió hace 32 años, el 19 de agosto de 1988, cuando Armando Martínez González dejó de existir por un accidente coronario.

Reitero, parece un chiste pero así supo mi vieja de que su querido Quirito nos había dejado para siempre.

Un comentario en “¿Quieren saber cómo mi mamá supo que su padre había fallecido?

  1. Sí, Aldo, aunque, para algunos, parezca increible fue así como me enteré de la pérdida de mi padre, al que no olvidaré nunca. Jamás pienso que ya no está entre nosotros, sino que lo recuerdo vivo y lo buen padre que fue, ya que siendo muy pobres, él y Esperanza González (mi madre) mi hicieron sentir que era millonaria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s