“Abakuá, vocablo africano y su posible relación con el guaraní”

Crecí escuchando sobre los Abakuás. Reconozco que, de niño, me daba cierto temor, por las historias que se tejían, o se tejen, en derredor de esa Sociedad Secreta, que solo admite hombres, y rogaba que ninguno se tropezase en mi camino.

Cuando crecí entendí que son personas comunes, comunes como lo puede ser cualquiera, y, como si no bastara, descubrí que muchos de mis afectos, muchos de los que me habían acompañado en mi educación, grandes amigos, tíos postizos, son Abakuás.

Obra “Procesión Abakuá”, óleo del pintor cubano Juan González Pérez

Empujado por mi curiosidad investigué, hasta donde me permiten los archivos porque, reitero, es una Sociedad Secreta, leí que los Abakuás se desarrollaron en Cuba, aproximadamente, en 1820, por negros esclavos provenientes del Calabar, Nigeria. Y, con el tiempo, se expandieron por toda la isla, siendo el actual municipio capitalino de Regla el primero que, según anales históricos, registra el primer asentamiento de la Sociedad.

El 6 de marzo de 2006 llegué a Paraguay. Noble nación, como siempre la califico, que estableció en la Constitución Nacional de 1992 que los 2 idiomas oficiales serían, tal y como se mantiene, el castellano y el guaraní. Una decisión antropológicamente acertada que exalta los ancestros nativos de estas tierras.

Y en ese motivo quiero detenerme, aunque en guaraní no existe la B, solo la MB, pero la pronunciación, aunque no es igual, resulta parecida.

Voy al punto en cuestión.

Abakuá, planteado anteriormente en este comentario, es una Sociedad Secreta, proveniente de Nigeria, África, que solo admite hombres; en guaraní, el vocablo Avakua sería “Hueco de Indígena”, “Lugar del Indígena”, “Hueco de Hombre”, porque Ava es uno de los sinónimos de hombre, de indígena, de nativo, y Kuá orificio.

¿No les llama la atención?

Para mí demasiada coincidencia que los Abakuás solo admitan hombres, que esa Sociedad Secreta sea como un lugar para hombres, y en guaraní Avakuá se traduzca como “Hueco del Indígena”, “Lugar del Indígena”, o “Hueco del Hombre”, como muchas y muchos me han aclarado.

Hace unos años puse al tanto de mi curiosidad a un experto en idioma guaraní, y me contestó que era lógico porque los guaraníes habían llegado a la cuenca del mar Caribe. “Profe, creo que no comprendió mi comentario”, le aclaré. “Abakuá no es una palabra caribeña, sino africana. Ahí radica mi duda. En la posible relación entre vocablos, supuestamente, originados en lugares tan lejanos geográficamente”. “Ahí no te sé decir, Aldo”, me contestó amablemente.

¿Pudieran tener relación?

Reitero, para mí es muy llamativo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s