“Cuco, el niño que hizo historia”

La noticia, y me atrevo a afirmar, que estremeció a la radio hispana, se dio a conocer el 11 de octubre de 1995, hace poco más de 25 años: Alberto Luberta Martínez, un muchacho nacido en Cuba apenas 2 décadas atrás, el 18 de diciembre de 1974, había resultado ganador del premio “Margarita Xirgu” de radioteatro, convocado por Radio Nacional de España, con la obra humorística “Por un bocado”.

Aquello fue emocionante y causó una verdadera apoteosis no solo en el seno de nuestra familia. Muchas y muchos, me consta, felicitaron, muy sinceramente, “al niño Albertico” por su éxito; otras y otros, también me consta, lo hicieron desde lo más falso de sus seres. Me los imagino, también me consta, cuestionándose cómo ese “vejigo” con poco más de un año de trayectoria radial fue merecedor, por derecho propio, de un lauro levantado, hasta ese momento, por solamente otros cubanos: El inigualable Joaquín Cuartas y Elio, no recuerdo el apellido, fallecido a comienzos de los años 2000, que escribía espacios en Radio Ciudad Habana.

Cuco junto a Xavier Carmenate Luberta, sobrino nuestro; sus hijos Albertico y Aldo; Dunia, su esposa; y “Cacha”, la autora de nuestros días

Con el “Margarita Xirgu” en su incipiente currículum, “Cuco”, que recibió la votación unánime del jurado participante, se había convertido en parte de la historia de la radio en Cuba: No solo por ser parta de la tríada que había obtenido tan importante premio, sino que invistió como el realizador cubano más joven en recibirlo.

Sin proponérselo, e imaginariamente, mi hermano calló los comentarios que a nuestras espaldas se tejían: Que si trabajamos en Radio Progreso por ser hijo de Caridad y Luberta, que si éramos unos escaladores, que vamos a ver con el tiempo qué dan porque no solo es ser hijo de figuras…

Muchas de las voces que, injustamente, nos cuestionaban se vieron obligadas a cruzar el dedo índice en sus labios, e indefectiblemente tragar toda la saña que expelían. Alberto Luberta Martínez los conminó a hacerlo, porque en Radio Exterior de España, entidad, como ya aclaré, organizadora del premio no lo conocían por ser hijo de “Cacha” y Alberto Damián, sencillamente no tenían la más remota idea de quién era ese jovencito veinteañero que había osado “violar” la casta radial de quizás muchos de los participantes en el evento.

Se han sucedido más de 25 años de aquel día memorable. “Cuco”, primero en la radio y luego en la televisión, ha obtenido infinidad de lauros, pero el haber sido merecedor del premio “Margarita Xirgu”, sin dudas, marcó un antes y un después, no solamente en su carrera profesional, sino que en nuestro núcleo familiar, todos trabajadores de “La onda de la alegría” fue el primero en recibir una distinción más allá de las fronteras cubanas.

Un orgullo tremendo ser su hermano. Un beso, “Cuquito” hermoso.

PD: Un detalle que agrego como apartado, y no porque sea menos importante, sino que recordé al concluir este comentario. Cuando llegó la noticia “Cuco” hizo algo que asombró hasta a los organizadores del certamen. Inmediatamente reclamó… No precisamente el premio en metálico, sino un documento que lo acreditara como ganador del “Margarita Xirgu”, año, 1995. “Es que el dinero se va a acabar algún día, pero el certificado me va a acompañar por el resto de mis días”, fueron sus inolvidables palabras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s