“Ponle el cuño… Es Aragón”

Crecí no escuchándola, sino admirándola. Incrementé mi peso, sobre todo, y mi tamaño, más bien, venerando a esa institución musical cubana reconocida como “La Charanga Eterna”, que vio la luz del escenario cubano, en la ciudad de Cienfuegos, la bien llamada “Perla del Sur”, en el año 1939, de la mano de Orestes Aragón, y que, 81 años más tarde estremeció al mundo al obtener el premio Grammy Latino en la categoría de Álbum Tropical Tradicional, con el disco “Icono”, sello discográfico Puntilla Music, que hace homenaje no solo a sus más de 8 décadas de fructífera trayectoria, sino a Radio Progreso, “el escenario de sus grandes éxitos”, parafraseando al inolvidable Eduardo Rosillo.

Ayer, en la intimidad de mi habitación, tuve el privilegio de escuchar la propuesta musical laureada. Temas antológicos como Quiéreme mucho” o “Juego de qué” me obligaron a retroceder en el tiempo para situarme en el estudio #1 de la “Onda de la Alegría” y presenciar, como tantas veces lo hice, las grabaciones del programa “Con la Aragón” que conducía el maestro Jesús López Gómez, “El Papa”, con quien mantuve vínculos laborales, hasta su muerte el 28 de junio de 1998, en el programa “Ritmos” bajo la dirección de Pepe Rodríguez y la asesoría, del también recordado, Rafael “El gordo” García-Viniegras Mayo.

En el retroceso imaginario, me acompañaron Pepito Palma y Joseito Beltrán, Alejandro Tomás Valdés y Panchito Arboláez, Felo Bacallao y Pepe Olmos, Guillermito García y Orestes Varona, Richard Egües y Rafael Lay Apesteguía; estuvo también Caridad acomodándonos, a mi hermano y a mí, en la butaca del auditorio, y Alberto Damián, que muy serio nos pedía, encarecidamente, sosiego y tranquilidad porque “se está grabando un programa de radio”.

“Icono” o solamente es una sólida realización discográfica, sino que demuestra, además de la excelencia musical de la orquesta Aragón, que la “Charanga Eterna ha burlado el paso del tiempo manteniendo su timbre identificativo.

En cada tema ahí está la Aragón; en cada nota, en las voces de Rafaelito, Juan Carlos, y “El Indio”, a quien admiro desde que era integrante de la orquesta Aliamén; en los coros de Robertico y Landy, bajista y pianista, respectivamente de la agrupación, que los descubrí como cantantes en el video clip “Casi muero”, donde acompañan a la trompetista holandesa Maité Hontelé, cónyuge del excelente músico colombiano Juancho Valencia…

En cada surco de “Icono” Ahí está La Aragón, el “Icono” de la historia rítmica de la isla, por eso pedí que “Pare cochero” porque “No me voy a disgustar” si me hablan de “La Charanga Eterna”. “Arrímate pá cá” le propuse a “Cachita”, “Silencio” le advertí a “El Bodeguero”, “Le dije a una rosa” y a un ramo de “Clavelitos”, ambos sin mostrar alguna que otra “Hoja Seca”, que viendo “El Paso de Encarnación” y de otras “Tres lindas cubanas” en un bailable, solo tuve a bien, y respetuosamente para que no me mal interprete el “Señor Juez”, gritarle “Sabrosona”.

“Aprende muchacho”, porque hay “Nostalgia” pero también una buena “Guajira con Tumbao”; como “Yo tengo una muñeca” que “Suene la flauta” al “Son de la Loma”; y se atreven a hacer un homenaje del “Son al son” ponle el cuño, que sin duda es Aragón.

¡Felicidades, Aragones, gracias por acompañarme!

Un comentario en ““Ponle el cuño… Es Aragón”

  1. Querido Aldo, tú como siempre, me emocionaste hasta que corrieron las lágrimas. El muy merecido Grammy Latino para la Aragón nos ha alegrado mucho a todos. Siempre ha sido y será mi orquesta preferida (sin desdorar las grandes de Adalberto Álberto Álvarez, Los Van Van y otros, pero llegaron a mi vida ya de adulta), y tuve la suerte de disfrutar de su música “EN VIVO Y EN DIRECTO” desde agosto de 1961 que fue mi comienzo en Radio Progreso. Pude apreciar la sencillez de Rafael Lay Apesteguía que saludaba de la misma manera al portero, a Julián Valdés el recepcionista que a Celestino García Suárez, director de la emisora en ese momento. Tuve el privilegio de que participaran en un programa en vivo que dirigí entre 1980 y 1982, DOMINICAL. Después que me casé con Alberto Luberta Noy, se convirtió en una amistad ya que a tu padre lo unían fuertes lazos de hermandad con Rafael Lay Apesteguía.
    Todos estamos de fiesta por el premio y lo que deseamos es que continúan obteniendo muchos más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s