“Son historias de mi barrio, que puede ser el tuyo”

Tengo la satisfacción de haber accedido a la sugerencia de Marta Vázquez Piatti, líder de MVP PRODUCCIONES.

“Aldo, el escritor Javier Rivero va a lanzar un libro muy interesante. ¿Crees que se le puede hacer una nota en tu revista?”. Reconozco que di el SÍ totalmente a ciegas, con la sola referencia de una fan page que tiene el mismo nombre que la publicación: “Historias de mi barrio”.

La conversación con los conductores del espacio televisivo fue tan atractiva que despertó mi interés de enfrentarme al material.

“Son historias de mi barrio, que puede ser el tuyo también”, dijo Javier en ese momento. “Pero, además, son historias muy conocidas algunas, otras menos, pero todas, sin excepción, tienen mi enfoque personal, porque de alguna manera fui protagonista de ellas”.

Corrieron los meses y, también lo reconozco, me olvidé de “Historias de mi barrio”. Las ocupaciones del trabajo en canal GEN, avanzar en la concepción de una nueva novela, y los retozos de Blue, mi gatica, se convirtieron en imaginarios troyanos y atacaron mi cerebro, lamentablemente desposeído de un potente antivirus, provocando que echara en el olvido varios aspectos, también importantes, de la existencia.

No obstante, y sucede cuando los allegados son compatibles con tu proyección, la vida te premia; te obsequia esas “pequeñas cosas”, según el buen decir del intérprete catalán Joan Manuel Serrat, aportando esos sazones que complementan la felicidad.

Hace apenas unos días, llegué a casa después de cumplir funciones laborales, y mi suegra me esperó con una frase. “Víctor te trajo un libro de regalo”.

¡Menuda sorpresa experimenté al ver en mis manos la obra de mi amigo!

“Lo devoré” en 2 noches. Sucede que me fue imposible dejar la lectura. Solo el consejo de mi amada Lichy hizo que desistiera en la primera entrega: “Aldi, mañana tienes que levantarte temprano”.

Me cautivó Javier, no solo por lo que cuenta sino por la manera de narrar. Con un estilo sencillo, pero culto, me trasladó al Paraguay de antaño. Ese Paraguay que conozco por lo plasmado en anales históricos.

“Historias de mi barrio” te acerca a“Kid Pascualito” al incendió del Ycuá Bolaños, a Mario Luis Palmieri a incidentes con espectros fantasmagóricos relacionados con la Guerra del Chaco y hasta con la mismísima Madame Elisa Lynch.

Le agradezco a Javier Rivero la buena intención para escribir, de manera magistral, historias de su barrio, que, como afirmó en la revista “GUERRA COVID”, “puede ser el mío, el de aquel, o el de ustedes. Solo le pido que no le suceda lo que Augusto Monterroso plasma en su cuento “El zorro es más sabio”.

Estoy seguro de que Javier, mi admirado Javier, como muchos de ustedes, sabe a qué me estoy refiriendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s