Ni gusanos, ni yanquis, ni mafiosos… ¡Somos cubanos!

La retórica es cansina.

Son décadas escuchando los mismos adjetivos. Los calificativos denigrantes empleados por el gobierno cubano, desde 1959, contra todo aquel ser humano, nacional o foráneo, que ose en pronunciarse en contra de sus preceptos.

Redundo, la retórica es cansina y lo ocurrido anoche no fue la excepción.

Nos convocamos pacíficamente frente a la sede diplomática de Cuba, en la capital Paraguaya con el objetivo de, una vez más, hacer pública nuestra inconformidad ante la represión extrema que el ingeniero Miguel Díaz Canel, titular del Poder Ejecutivo cubano por elección de la primera rosca gubernamental, ordenó a sus acólitos.

Durante la tarde de domingo ejercimos nuestro derecho a manifestarnos, y lo hicimos sin inconveniente alguno.

Empero, anoche fue la excepción.

Azuzados por los diplomáticos cubanos, un grupo, de muy pocas personas, cabe destacar, donde, ¡llamativamente!, no se constató la presencia de cubanos, y entre los que se incluyeron ancianos y niños, se prestó para, digamos, una contramarcha, o, digamos también, contrarrestar nuestros reclamos.

Unos y otros, lo entiendo, fuimos apoyados por lo que expone la Constitución Nacional Paraguaya, y cito textual:

Artículo 32 – DE LA LIBERTAD DE REUNIÓN Y DE MANIFESTACIÓN

“Las personas tienen derecho a reunirse y a manifestarse pacíficamente, sin armas y con fines lícitos, sin necesidad de permiso, así como el derecho a no ser obligadas a participar de tales actos. La ley sólo podrá reglamentar su ejercicio en lugares de tránsito público, en horarios determinados, preservando derechos de terceros y el orden público establecido en la ley”.

Nosotros, en todo momento, expusimos los argumentos que motivaron nuestra presencia en el lugar, escuchando, atónitamente, las malparadas injurias de las que éramos blancos:

“GUSANOS, GUSANOS”: En sus estructuras mentales tienen bien hospedado el término. Desde hace muchos años el término es empleado en nuestra contra, tanto para mal definir a los que residimos fuera de Cuba, como para vilipendiar a los que viven en la isla y no están de acuerdo con el sistema imperante, como se sabe, desde el 1 de enero de 1959. Me gustaría formularles la siguiente pregunta: Hay paraguayos viviendo en España, Argentina, Brasil, Estados Unidos… ¿Son ellos gusanos por decidir vivir lejos de su país natal? ¿Qué diferencia hay?

“MERCENARIOS, MERCENARIOS”: Otro craso error. Nada ni nadie nos sostiene económicamente, solo el anhelo de un cambio, radical, diametral, en la tierra que nos vio nacer.

“YANQUIS, YANQUIS”: Quise explicarles que, por ejemplo, en mi caso, de yanqui solo tengo mi devoción beisbolera por “Los Mulos de Manhattan, entiéndase New York Yankees; porque por lo demás…

“SON DE LA MAFIA DE MIAMI”: Otro idiotismo memorizado tras de décadas de adoctrinamiento.

“SE LES ACABÓ EL DINERO EN URUGUAY Y VINIERON A PARAGUAY”: Hay que ser un supino imbécil para creer, o para hacer creer, que todo nuestro grupo arribó desde tierras charrúas porque allá se nos terminó el apoyo monetario. Vuelvo a mi caso, o al nuestro: Lichy y yo vivimos dentro de las fronteras guaraníes desde el 6 de marzo de 2006; hace poco más de 15 años.

“APÁTRIDAS, APÁTRIDAS”: Por falta de una tenemos 2 patrias: Cuba y Paraguay.

“USTEDES NO TIENEN EMBAJADA”: Los felicito. Fue lo único sensato que exclamaron. Aunque no hizo falta, porque es algo consabido, les agradezco el recordatorio.

Así transcurrió la noche hasta que, sin argumentos valederos, sin motivo alguno, agredieron a Aramís, uno de nuestros mosqueteros.

Estábamos evitando la confrontación física, fuimos con aires pacíficos pero ellos, los de la contramarcha, como están acostumbrados, y haciendo caso a la incitación a la violencia del ingeniero Miguel Díaz Canel Bermúdez, rompieron la inercia y destrozando la tranquilidad del momento del que varios de los policías presentes, fueron infelizmente, cómplices.

Por cierto, una última reflexión: De los del grupo agresor ninguno era cubano… Si defienden tanto al gobierno de Cuba, si en demasía admiran sus métodos represivos, váyanse a vivir a la isla.

Los invito y les confieso que me encantaría escuchar la experiencia.

Fotografía de portada: David Alvarado Verdecia

4 comentarios sobre “Ni gusanos, ni yanquis, ni mafiosos… ¡Somos cubanos!

  1. Querido paisano Aldo, primeramente felicitarte por esa pluma precisa y acertada.
    Que buena herencia has tenido, que bien colocas las palabras.
    Cuba es de todos los cubanos, no de los insanos que nos gobiernan por 62 años.
    Saludos,
    Alejandra (madre de tu amigo Fernando)

  2. Un principio justo puede más q un ejército!
    José Marti.

    Aldo necesitamos tu pluma!

    Soy el esposo de Luly, Pedro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s