Ramón Fonst, el único cubano con cuatro títulos olímpicos

En la mañana de hoy, 30 de julio, la judoca cubana Idalis Ortiz, división de más de 78 kilogramos, obtuvo el subtítulo olímpico para, así, sumar su cuarta presea en citas estivales: Oro en Londres’ 2012, plata en Río de Janeiro’ 2016 y Tokio’ 2020, y bronce en Beijing’ 2008.

De esa manera, Idalis, se une, junto a otros tres atletas de la nación caribeña, al selecto grupo de los que han llevado a su cuello cuatro medallas en ediciones olímpicas: La también judoca Driulis González (Oro en Atlanta’ 1996, plata en Sídney’ 2000, y bronce en Barcelona’ 1992 y Atenas’ 2004), la voleibolista Ana Ivis Fernández (Oro en Barcelona’ 1992, Atlanta’ 1996, y Sídney’ 2000, y bronce en la cita helénica de 2004), y el beisbolista Pedro Luis Lazo (Oro en Atlanta’ 1996 y Atenas’ 2004 y plata en Sídney’ 2000 y Beijing’ 2008).

Sin dudas son cuatro representantes del deporte cubano, de proba calidad de los que los resultados hablan, y ante los cuales son pocas las reverencias como muestra de reconocimiento.

Pero, y sucede mucho, ocurre muy a menudo, que la contemporaneidad provoca a los antecesores caer en un injusto e inexplicable olvido, y las disciplinas atléticas de la isla no están exentas de ese fenómeno.

Si bien la figura del esgrimista Ramón Fonst Segundo es reconocida, y resaltada, en los anales históricos del deporte cubano, muy pocos lo señalan como el único atleta que ha representado a la isla en Juegos Olímpicos que ha obtenido en el magno evento deportivo cuatro medallas de oro; preseas que suman 5 si agregamos una de plata.

La carrera olímpica de Ramón Fonst, primer latinoamericano titular en esas lides, inició en los juegos de París, 1900, cuando apenas tenía 17 primaveras (Nació en La Habana el 31 de agosto de 1883 y falleció en su ciudad natal el 10 de septiembre de 1959 a los 76 años).

En la “Ciudad Luz”, el adolescente Ramón Fonst, único representante cubano en la cita, obtuvo la medalla de oro en la modalidad de Espada, y la presea de plata en Espada Profesional.

En 1904 la urbe estadounidense de San Luis fue la encargada de organizar el evento cuatrienal, y Ramón Fonst regresó a la gloria olímpica obteniendo inobjetablemente tres medallas de oro: Florete individual y por Equipos y Espada Individual; y, como si no fuera suficiente, Fonst en el certamen implanta récord de… ¡24 asaltos sin ser tocado!

¿Dónde quizás radique la injusticia de no reconocer a Ramón Fonst como único cuatricampeón olímpico cubano?

En la modalidad de Florete por Equipos acompañaron a Fonst, Manuel Dionisio Díaz, estelar mosquetero cubano campeón olímpico en el Sable Individual, también en San Luis’ 1904, y Albertson Van Zo Post, ciudadano estadounidense residente en La Habana, que fue invitado por Fonst para integrar el equipo de Florete, junto a él y Manuel Dionisio.

Esa medalla de oro, en el medallero histórico de los Juegos Olímpicos, no se le reconoce a Cuba sino a un equipo mixto, cubanoestadounidense; no obstante, lo anterior, para nada, es justificación para que se reconozca a Ramón Fonst Segundo como el único cubano que ha ganado cuatro títulos olímpicos, y, por ende, el que más medallas ha obtenido, cinco en total, en tan añorado certamen.

Ab imo pectore… ¡Touché para los injustos!

Aclaración: Si conocen de un cubano que en citas estivales haya obtenido más títulos, o medallas, que Ramón Font Segundo, ruego me lo hagan saber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s