Emmanuel Reyes, ¿fanfarrón?

El pugilista cubano, nacionalizado español, está siendo blanco de innumerables críticas en el mundo virtual. Lo acusan de fanfarrón por sus declaraciones previas al combate, categoría crucero, en la instancia olímpica de cuartos de finales, versus su compatriota Julio César la Cruz, cuatro veces campeón del mundo y medallista de oro en los juegos de Río de Janeiro’ 2016 en la división inmediata inferior: 81 kilogramos.

“El profeta”, así lo señalan, no pocos sarcásticamente, auguró que su presencia en la capital nipona era con el solo objetivo de “arrancar cabezas” y, por tanto, el oro para España, sus puños mediante, estaba asegurado.

¿Fanfarronería barata del cubano?

No, para nada.

Hay que entender un detalle. Un aspecto que no es tenido en cuenta por muchos seguidores del boxeo amateur: Esos dimes y diretes, que anteceden a cualquier cruce de guantes, forma parte del halo místico del pugilato. Es como el condimento que ofrece la exquisitez al paladar en cualquier oferta culinaria, sazonada, en el caso del boxeo, con exageradas, en ocasiones, dosis de morbo que ya se considera parte del espectáculo.

¿Fanfarrón? fue el recordado y admirado Muhammad Alí, ¿fanfarrón? es Floyd Mayweather… Sería imposible mencionar a todos los ¿fanfarrones? que forman parte de la historia del deporte de las doce cuerdas.

Obvio, eso sí, los ¿alardes? antes de subir al cuadrilátero deben de estar acompañados de buenos resultados, aunque, de suceder lo contrario no es causa para convertir al derrotado en motivo de escarnio público a ritmo de improperios y faltas de respeto.

Emmanuel Reyes Pla no ganó su combate. Él lo sabe. El veredicto, 4-1, fue justo (Discrepo con aquellos que reclaman un 5-0 en su contra); la decisión arbitral reconoce su labor, sobre todo en el segundo asalto, ante un rival que lo superó técnicamente. El muchacho tiene indiscutidas condiciones para continuar ascendiendo, pero, y los entrenadores tienen un ardua labor, debe de comprender que en el boxeo no solo funciona la fuerza bruta.

Tampoco soy partidario del estilo del agramontino. De hecho no me convence, ¡PERO!, y lo aclaro con mayúsculas entre signos de admiración para evitar malos entendidos, no estoy negando su calidad boxística.

Julio la Cruz tiene la oportunidad, real, de ganar, para Cuba, su quinto título histórico en lo que respecta a la división de 91 kilogramos en Juegos Olímpicos. De sumar otra medalla de oro a las obtenidas anteriormente por Félix Savón (Barcelona’ 1992, Atlanta’ 1996 y Sídney’ 2000) y de Odlanier Solís (Atenas’ 2004).

Le deseo a Julio éxitos en sus próximas presentaciones y que, por lo pronto, agradezca la libertad de expresión reinante en tierras niponas; la democracia japonesa le permitió refutar, vehemente, con el grito de “Patria o Muerte”, las frases de “Patria y Vida” expresadas por los escasos presentes en el lugar de competencia.

Lamentablemente, le sería imposible protagonizar la situación, a la inversa, en su Cuba natal.

6 comentarios sobre “Emmanuel Reyes, ¿fanfarrón?

  1. desear ganar,confiar en tu valor,tus habilidades y cualidades no es ser ”fanfarron”lo decepcionante seria que te des por perdido sin tratar de ganar,Reyes hizo un buen combate lo persiguio por todo el ring,peleo limpio y felicito a su contrincante,la gran polemica es que un cubano representa a una tirania cruel y el otro obviamente mas inteligente reside y representa un pais democratico y desarrollado!

    1. ¿España país democrático? ¿Con cuántos votos salio electo el rey? Y aprende de boxeo,que es un deporte de personas (la humildad siempre será un don y la fanfarronería no es virtud), no de voluntad política. El que gané, felicidades, y punto.

  2. Así mismo es Aldo, ese alarde en el mundo del boxeo es habitual, de hecho y tú lo sabes que pasaste por escuela de deportes en Cuba, que casi todos los boxeadores son fanfarrones por naturaleza, así que eso no es nada nuevo, lo que si es nuevo es ver cómo este muchacho se le enfrentó y lo preocupo como hacía tiempo no veia

  3. Bueno la comparación con otros grandes “fanfarrones” de mucha calidad está fuera de contexto. En cuanto al juez de Kazaquistan que vió ganar al español vió otra pelea con certeza… si por lo menos la votación fuese 3 x 2 talvez podria entenderte. La labor, el esfuerzo no ganan peleas

    1. Señor Alfredo, buenas noches. Ante todo gracias por comentar. Yo no comparo a ERP con los estadounidenses en materia boxistica. Me detengo en la supuesta fanfarroneria, algo que es parte del show en el pugilismo. Por otra parte, también considero que Julio ganó su combate, aunque, como otros, sí no estoy a favor de un 5-0 como afirman. Saludos reiterados desde Asunción, Paraguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s