“¿Usted viene a vacunarse?”

Viernes, 27 de agosto de 2021. 09:30

Después de coordinar todo lo referente a la realización del Noticiero Internacional de UNICANAL, me dirijo a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción, UNA, en el barrio asunceno de Trinidad, donde se ubica el vacunatorio que me correspondía.

La idea, tal y como sucedió ante la poca afluencia en el lugar, regresar lo antes posible a mi lugar de trabajo para preparar la emisión del espacio Callejeros.

Pauta completa de AstraZeneca, 27 de agosto de 2021

Poco más de dos meses atrás, en el mencionado lugar, me fue aplicada la primera dosis de AstraZeneca, una de las vacunas contra ¡la maldita pandemia! de coronavirus que desde hace un año y medio no solo azota al mundo, sino que ha provocado el colapso de muchos de los mejores sistemas sanitarios a nivel del orbe.

Viernes, 27 de agosto de 2021. 10:30

La complicación del tránsito en Asunción provocó que mi traslado hacia el punto de inmunización ¡demorase ¡una hora! Sesenta minutos tardó un viaje que normalmente se concreta, a lo sumo, en veinte.

“No importa”, pensé, “la tardanza estaba prevista”.

Me detuve frente al guardia de seguridad y, esbozando una sonrisa, haciendo uso del lenguaje corporal, le di los buenos días y, acto seguido, le indique, también gestualmente, la intención de inmunizarme. “Adelante, señor”, respondió amablemente también sin articular palabras.

Unos metros y estacioné frente al personal que concretaba la vacunación.

-Hola, señor – me dijo un chico acercándose al vehículo – ¿Usted viene a vacunarse?

-¿Cómo? – pregunté.

-¿Usted viene a vacunarse?

Miré en derredor.

A mi izquierda, como ya expliqué, había personal de salud. A mi derecha, en el carril contiguo, más personal de salud.

-¿A vacunarme? – respondí muy serio formulando la interrogante –. No, a vacunarme no. En realidad apetezco un par de huevos fritos con jamón, abundante queso roquefort, panceta, y rodajas de pan baguette. Si hay helado de chocolate, quiero dos bolas con crema. Además, deseo llevar cuatro rollos de papel higiénico, porque en casa somos en demasía comilones y vamos al baño muy seguido; y, de ser posible, necesito cambiarle el aceite y los neumáticos al vehículo.

Me miró unos segundos y rompió a reír. Rompimos a reír, para ser exactos.

-Disculpe mi pregunta – acotó divertido.

-Pero por favor, amigo, no hay nada que disculpar. Hoy es viernes y la vida hay que tomarla con humor.

Tras la inmunización…

-Espere quince minutos.

-Le comento algo – dije con rostro circunspecto –. El 23 de junio me puse la primera dosis y esperando me desmayé. Tuvieron que llevarme urgente para Emergencias Médicas. Se lo digo para que esté atento.

-¿En serio?

-Ah, pero me va a seguir creyendo.

Y volvimos a carcajear de lo lindo.

Quizás nunca más nos volvamos a encontrar, pero, al menos para mí, es inolvidable la pregunta “usted viene a vacunarse” en medio de un vacunatorio contra la COVID-19.

Éxitos, muchacho, un abrazo virtual y gracias por tu buen trato.

Un comentario en ““¿Usted viene a vacunarse?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s