Ellos continúan siendo fieles

Es una obra maestra, sin dudas.

Un acercamiento, certero, a la vida de varios de los primeros creyentes que recoge la historia de la Fe Baha’i. Son relatos que no necesitan del a veces tan rechazado vuelo literario que, en ocasiones, e indefectiblemente, nos obliga a remitirnos a lo más recóndito de cualquiera de los diccionarios para evacuar dudas etimológicas sobre determinados vocablos.

En a “Los que fueron fieles” ‘Abdu’l-Bahá, con bolígrafo bendito y estilo prodigioso, recuenta la existencia de setenta seres humanos; gente de carne y hueso, con virtudes e imperfecciones, convertidas en eternas por la luz sagrada del Más Grande Nombre.

De orígenes diferentes, de raíces diversas, de pensamiento adelantado para la época que les correspondió cumplir los deberes terrenales, todos, sin excepción, anduvieron después impulsados por la misma ventisca espiritual. Esa brisa que los envolvió en un venerable hálito, simpar, de misticismo religioso.

“A los que fueron fieles” pone de manifiesto la devoción del Maestro por la raza humana, y ratifica un amor incondicional hacia los congéneres, sin distinción alguna.

La aproximación a nombres como Muhammad-Ibráhím-i-Tabrízí, Muhammad-‘Alíy-i-Ardikání, Hájí Áqáy-i-Tabrízí, Ustád Qulám-‘Alíy-i-Najjár y Jináb-i-Muníb… Nos impulsa a razonar sobre la contemporaneidad de los mismos; porque ellos, desde su venerable y bienaventurada dimensión, continúan siendo fieles.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s