María Carlota Llanio, la primera

A pesar de mi precoz interés en lo que a temas deportivos refiere, no la conocía.

Me sucedió, como a otros muchos que fuimos víctimas del silencio oficial, de ese mutismo férreo que es capaz de hacer creer que antes de 1959 no existía el deporte en Cuba.

Mi acercamiento a la familia Llanio Guerra, en 1993, fue el motivo para conocer la historia de María Carlota Llanio Navarro (Artemisa, Cuba, 1917 – New Jersey, Estados Unidos, 2009), la primera nadadora en la historia de los Juegos Centroamericanos y del Caribe en obtener la medalla de oro en la prueba de los 100 metros libres.

Sucedió en la III edición de los juegos regionales más antiguos que reconoce cualquier competición atlética, que se llevó a cabo en San Salvador, capital de El Salvador, en 1935.

María Carlota, con tiempo de 01’.16’’, aventajó a las también cubanas Olga Luque (Hija del estelar beisbolista Adolfo Luque) y Margaret Chapman.

Cuba, como si no bastara, hizo el 1,2,3 en una de las pruebas más rápidas de la natación (Recuerden que en la actualidad se compite en 50 metros).

Pero la hazaña de María Carlota continuó.

Tres años más tarde, en los IV Centroamericanos y del Caribe en Ciudad Panamá, volvió a escalar lo más alto del podio al investirse medallista de oro en el relevo 4×100 metros libres junto a Rut Gil, Margaret Chapman y Olga Luque.

A pesar de sus proezas constatadas en los anales de la historia del deporte cubano, María Carlota, INJUSTAMENTE, es desconocida, incluso, por muchos especialistas. Su mayor ¿delito? consistió en, al estar en desacuerdo con el sistema impuesto en Cuba en 1959, emigrar a Estados Unidos.

Por ese motivo los medios de la isla no reconocen a María Carlota Llanio Navarro, la primera de las primeras en los 100 metros libres de la natación centroamericana.

Esa noble señora, en el buen decir de sus hermanos Enrique y Raimundo, la misma que una tragedia familiar enlutó su existencia en 1989, merece que se le distinga por sus probados méritos atléticos.

Algún día podrá ser.

La justicia suele tardar pero llega cuando menos se espera.

Aclaración: En la fotografía María Carlota Llanio Navarro es la primera a la derecha en la fila superior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s