El pobre Francisco presenta… Capítulo XII “Pesadilla”

A pesar de que el calamitoso estado de la ruta impedía una marcha rápida provocando espasmódicos vaivenes, el pobre Francisco dormitaba, por ratos, en la confortable cabina del vehículo que lo transportaba a un departamento bien distante de la capital.

-¿No durmió bien, señor? – preguntó el chofer.

-No, no dormí bien– respondió “Paquito el come carne” antes de un largo bostezo–. Anoche tuve una pesadilla terrible. Si Ana no me despierta creo que me hubiese infartado. Me dijo que daba unos gritos aterradores. Estaba todo sudado, temblando… Después me desvelé. Desde las tres de la mañana no pego un ojo. Estuve todo el tiempo con la vista fija en el techo del cuarto analizando la pesadilla que tuve.

-¿Tan así?

-Soñé que en mi país había locales de McDonald’s, Pizza Hut, Burger King y vendían CocaCola, Sprite Fanta…

Al escuchar las palabras de “Paquito” el acompañante no pudo evitar una sana e incrédula carcajada.

-¿Y eso qué tiene de malo? – preguntó el conductor con la vista puesta en el desastroso asfalto–. Es normal que haya. Aquí hay todo eso y no creo que a nadie le dé pesadillas.

-Sí, sí – acotó evasivo el pobre Francisco.

-Me sorprende porque usted y la señora visitan mucho esos lugares. Yo los he llevado.

Un breve silencio invadió el habitáculo del rodado.

-¡Estúpido!– pensó “Paquito el come carne” – Este imbécil no se da cuenta de que si allá hay MacDonald, Pizza Hut y Burger King se nos acaba a nosotros la buena vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s