«…hasta el más pinto de la paloma»

La frase la tengo grabada hace más de cuatro décadas gracias al excepcional cineasta cubano Juan Padrón, padre de «Elpidio Valdés»– además de ser el progenitor de Ian, más que un colega, un hermano que acompañó mis travesuras en el Instituto Superior de Arte.

En breve síntesis, «hasta el más pinto de la paloma» refiere a una mayoría que se suma a realizar una determinada actividad.

Juan Padrón, explico, inicia el primer largometraje protagonizado por «Elpidio Valdés»– cuyo estreno se produjo en 1979– dedicando el material «a los pioneros que de haber vivido en el tiempo de los mambises habrían cargado al machete como el más pinto de la paloma».

Por ejemplo, cuando me remonto a mis felices años en la EMCC de Capdevila recuerdo que en mi grupo de estudio «hasta el más pinto de la paloma» jugaba béisbol.

Acabo de leer un tuit de Lis Cuesta– ex Primera Dama que nunca lo fue, según expresiones del ingeniero, su cónyuge– donde apoya, y no le queda más remedio, que el gobierno cubano, desde hoy, 4 de agosto, a estadio ciudadano, comenzó a comprar el dólar estadounidense a ciento veinte pesos en moneda nacional.

«Me quedó claro lo que se dijo ayer en la MR, desde la explicación hasta la intención. De que es para mejorar, lo es. Mi abrazo para Alejando. No soy economista, soy revolucionaria. #FidelPorSiempre #UnMejorPaís».

El texto por su mensaje contradictorio no resalta lo que considero un error al teclear, nimiedad característica de los muchos que emiten criterios en redes sociales: Lis escribió ALEJANDO en lugar de ALEJANDRO, refiriéndose a Alejandro Gil Fernández, «líder» de la cartera económica en el gabinete de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúnez.

Desglosemos el mensaje de Lis Cuesta Peraza.

La ex Primera Dama, que jamás lo fue, inicia el texto advirtiendo que «me quedó claro lo que se dijo ayer en la MR (Mesa Redonda), desde la explicación hasta la intención».

¿Explicación? ¿Intención?

Señora, ¡por favor!, el secretario de Estado– Alejandro Gil Fernández– con sus vacuos argumentos apabulló al mítico Mario Moreno, «Cantinflas»; no obstante, la enrevesada explicación– y así lo considero– tuvo como fin intentar camuflar la verdadera intención del nuevo disparate, porque, ¡y nadie lo duda!, la inflación en la isla  rozará, ¡tristemente!, niveles inimaginables.

Con el dólar a ciento veinte pesos en moneda nacional me solidarizo– por solo mencionar un caso– con los jubilados. Esas personas trabajaron durante años– durante años confiaron en el proceso que ruge en Cuba desde 1959– mes a mes sufren al palpar que la misérrima pensión devengada se convierte en sal y agua ante los desmanes del llamado «proceso de reordenamiento económico».

«De que es para mejorar, lo es», prosigue Lis en su red social.

¿Mejorar? ¿Mejorar qué? ¿Sabrá la ex Primera Dama, que nunca lo fue, el significado de la palabra MEJORAR?

Anoche– me incluyo– cruzamos los dedos y elevamos una plegaria por nuestra patria querida al escuchar a Gil Fernández. Los augurios son los peores, el futuro aún más incierto y Lis Cuesta convencida de que todo es para «mejorar».

¿Mejorar?, repito, ¿mejorar qué?

«No soy economista, soy revolucionaria», finaliza la que tildó a su marido como «el dictador de su corazón».

Aún ansío leer una valoración de Albert Einstein para con el béisbol en su época, o algún criterio de Edson Arantes do Nacimento– «Pelé»– sobre la influencia de Platón en el pensamiento filosófico contemporáneo, o una investigación de Margaret Thatcher acerca de los descubrimientos de los esposos Curie.

¿En qué quedamos? ¿Entendiste o no a Alejandro Gil? ¿Tu capacidad intelectual es tan elevada que, sin ser economista, pudiste procesar exitosamente la «disertación» de un economista que ni él mismo entendió?

Con el dólar a ciento veinte pesos moneda nacional nada va a mejorar en la isla y sería una bendición estar errado, pero las acostumbradas malas decisiones del gobierno avizoran un futuro nada prominente.

De eso– aunque no lo reconozca– no solo está convencida Lis Cuesta sino «hasta el más pinto de la paloma».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s