«Llegó el cangrejito y mandó a parar»

«Es muy injusto», susurró la Hedychium Coronarium muy conocida en la isla por su alias: «Mariposa».

El nuevo edicto presidencial echó por tierra décadas en las que la planta, de blanquísimos pétalos, estuvo entronizada como orgulloso símbolo allende las fronteras de su nación.

-Soy la flor nacional desde el 13 de octubre de 1936. Personas ilustres como Don Fernando Ortiz y Juan Tomás Roig avalaron mi propuesta. Fui seleccionada por encima del Galán de Noche, el Lirio de San Juan, el Jacinto de Agua y ahora…

Pero no solamente la fauna está compungida.

-¿Qué han hecho?

Hay tristeza, mucha tristeza, en los ojos del Priotelus Temnurus, «El tocororo» según la jerga popular.

-Soy el ave nacional… ¡voy a levantar una queja!

«No te va a servir de nada», le dijo un gorrión; «¿quejarte? Si quieres perder tu tiempo, hazlo», acotó el totí; «amigo querido, entiendo tu congoja. Si te animas a emigran a los Estados Unidos sabes que mi casa es tu casa», indicó un mensaje de texto enviado por el águila calva; «fuerza, amigo, en Centroamérica estoy a las órdenes. estaba orgulloso de que fueras mi par», escribió, desde Guatemala, el vistoso quetzal; «yo que ando en las alturas lo veo todo y veo los pasos del cangrejo; eso sin quererlo porque ni soy agente de la CIA ni pertenezco a ningún grupo de oposición; lo veo haciendo lo que le da la gana sin pudor ninguno. Bebe lo que le da la gana, come lo que le da la gana, anda por donde le da la gana, mientras el abuelo y su familia nos pide sacrificio. ¿Te olvidaste de su tío abuelo? El cangrejo es continuidad», exclamó el aura tiñosa, la especie de buitre americano de cabeza roja, mordisqueando una porción de carroña, …

«¡Justicia! ¡Por fin nos reconocen! ¡Llevamos más de sesenta y tres años alimentando turistas y ese difícil trabajo estaba siendo pasado por alto», gritaban eufóricos los crustáceos que con arrogancia hacían repetir, una y otra vez, el decreto presidencial donde se nombró al cangrejo como animal nacional.

«Se acabó la diversión/ llegó el cangrejito y mandó a parar», y el cántico se convirtió en una muestra más de la prepotencia y la mediocridad del Poder Ejecutivo de la ínsula, tradicionalmente imposibilitado de detener el retroceso holístico del territorio.

«Para atrás como el cangrejo», repetía la masa, en baja voz, tras los gritos enardecidos de «pá lo que sea, cangrejo, pá lo que sea».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s