UNIDARTE inicia taller de guión cinematográfico

Curso de guión cinematográfico“¿Cómo se construye un guión cinematográfico?” es el título del taller que el próximo jueves, 24 de mayo, dará inicio en los predios del proyecto cultural UNIDARTE, sito en avenida Eligio Ayala No.1033 entre Brasil y Estados Unidos.

“El taller será dictado por el profesor Aldo Luberta Luberta Martínez, profesional de vasta trayectoria audiovisual, y tendrá una duración de 5 encuentros. Comienza el 24 de mayo y concluirá el 21 de junio. Siempre en el horario comprendido entre las 18.00hs y las 20.15 horas.  Para los días sábado estamos organizando un segundo grupo que será convocado para las entre las 14.00hs y las 16.15hs”, refirió la Licenciada Lissette Pino Rosado, directora del espacio.

Los ejes temáticos por cada encuentro serán los siguientes:

#1- ¿Qué es un guión? La idea, el personaje, el conflicto, y la estructura del guión. El storyline, el storyboard, la sinopsis y el argumento.

#2- Géneros: la comedia, el drama, el thriller, el suspense, la ciencia ficción, el terror, la aventura, la épica, y la acción.

#3- Guión literario y guión técnico. ¿Cómo aplicar la estructura a nuestra historia? ¿Qué es un cortometraje?

#4- El ritmo en el cine. Flashback e Imagen elíptica. Trama y subtramas.

#5- El mediometraje y el largometraje. Del cortometraje al mediometraje, del mediometraje al largometraje.

Imprimir“Paralelo a los encuentros teóricos se trabajará, con atención personalizada, en un guión individual que servirá como trabajo final. El taller tiene un costo de Gs. 180.000 y no se abona por la matrícula. Les esperamos a todas y todos el próximo jueves” en el proyecto cultural UNIDARTE que tiene como objetivo fundamental el fomento de la educación y la cultura, finalizó Pino Rosado.

Anuncios

Dimitri y aquel blúmer lleno de huecos

DimitriReconozco que el precoz fallecimiento de Dimitri Fernández me consternó hasta las lágrimas. Creamos una hermandad tras el roce universitario que sostuvimos entre 1994 y 1999; lapso que compartimos la misma sala de clases en la Facultad de Medios de Comunicación Audiovisual (FAMCA) del Instituto Superior de Arte (ISA).

En septiembre de 1994, pronto a cumplir 24 años, iniciamos la carrera pro título un grupo heterogéneo e imprescindible que aún, a pesar del tiempo y la distancia, mantenemos ese cariño que nos profesamos gracias a la magia y la impronta de las tan contemporáneas redes sociales.

Marilyn, Odraude, Odalys, Carlos Alberto, Elizabeth, Justino, Elena, Ian, Mitka, Adrián, Lisbeth, los Alejandro, Juanita, Jamián, Ielem, Loan, Ada, Fausto, Inti, Jorge, Dimitri, por supuesto, y quien escribe, fuimos parte de ese grupo de 35 conocido en la FAMCA como “la graduación del 99”.

Las citas en la Casa de Altos Estudios se producían semanas alternas, cada jueves y viernes, como lo exigía, o lo exige el régimen de formación para trabajadores, y, en lo que a mí respecta, aguardaba ansioso los turnos de clases. Asistir a la universidad era, prácticamente, una fiesta por la alegría que cada compañero aportaba.

No cabe especificar la difícil, precaria, situación que atravesaba Cuba en 1994, por lo que mantenernos fiel a la causa de alcanzar el título requería de esfuerzo sobrehumano, se puede decir. El tema del tristemente célebre “Período Especial” nos mantenía en vilo y, obviamente, era tema de conversación obligada en cada minuto de ocio.

Teníamos una compañera, me reservo el nombre, excelente persona, tan locuaz que era capaz de hacer pública sus intimidades sin resquemor alguno. Y, precisamente, al ponerme al tanto de la muerte de Dimitri, a pesar de la tristeza extrema que me embargó, recordé la conversación de aquel jueves de mayo de 1995, concluyendo nuestro primer año de carrera, un mediodía en la sobremesa del almuerzo.

Éramos 5 o 6, no recuerdo, pero estábamos, sí o sí, la compañera, Dimitri, y yo. Se hace un silencio, esos que según Silvio se producen cuando pasa un angelito, y sin pensarlo 2 veces, ella afirma angustiada:

– Tengo un solo blúmer y está roto.

Nos miramos sorprendidos, extrañados, pero ella no hizo caso y continúo su monólogo.

– Me he quedado con un solo blúmer. Le he cambiado el elástico no sé cuántas veces, pero el mayor problema que tengo es que está lleno de huecos. Lo coso, y lo coso, pero nada. Lo lavo todos los días, lo coso todos los días, y se me vuelve a romper. Yo tengo los pelos muy duros (refiriéndose al vello púbico) y eso es lo que me rompe el blúmer y me quiero afeitar pero no tengo maquinita. De verdad que no sé qué hacer porque no me gustaría salir sin blúmer a la calle.

Concluimos el horario de almuerzo y retomamos las clases.

– De verdad que a esta le falta una tuerca- pensé- porque todo el mundo habla del transporte, de la comida, de la ropa, pero no se su ropa interior- y sonreí para mis adentros pensando que mis calzoncillos no estaban muy lejos del estado del blúmer de mi compañera.

A la tarde nos despedimos. Al otro día, viernes, Dimitri llegó más temprano que de costumbre y, según me contó, cuando nuestra compañera hizo acto de presencia, la llamó aparte y, con discreción, le entregó un paquetico.

– Mira- le dijo- ayer camino a casa entré en una tiendita que vende ropa en moneda nacional con la intención de comprarte un blúmer pero te traje 3. Espero te sirvan. No tienes que darme nada. Yo te lo regalo.

Así te voy a recordar siempre, hermano. Jovial, sonriente, solidario. El abrazo inconcluso está reservado para cuando nos volvamos a encontrar.

Vuela alto, Dimitri, no te detengas.

Unidarte, nueva propuesta creativa

Aula creativaEl sábado 12 de mayo, a las 18.00hs, Unidarte espacio creativo y cultural, abrirá sus puertas al público con una charla titulada “La narrativa, nuevas tendencias” dictada por Aldo Luberta Martínez, escritor cubano radicado en Paraguay, bajo el sello editorial Arandura es autor de “Por mano propia” (2015), “La vida es un monólogo” (2016), y “Cubanadas de Cáncer a Capricornio” (2017), esta última publicación concebida junto a Pietro Sánchez Quesada, periodista, también nacido en la mayor isla de las Antillas, y que reside en la ciudad argentina de Clorinda.

“Unidarte se traduce en artes unidas”, sostiene la Licenciada Lissette Pino Rosado, docente, comunicadora, y directora de la novedosa entrega. “Me tracé la idea de un lugar donde confluirán muchas disciplinas artísticas, no un instituto. Talleres, cursos, lichytacharlas sobre guion, realización, producción de audiovisuales, por ejemplo, son temas que serán tratados en casa encuentro. Redacción periodística, apreciación cinematográfica, manejo de drones en la concepción contemporánea audiovisual se incluyen en la amplia gama de tópicos que nos hemos propuesto abarcar. La apuesta por un espacio creativo cultural viene por la necesidad de acercar al público a momentos que aumenten el conocimiento y el acervo cultural, por lo que no descartamos ninguna sugerencia. Quien posea experiencia en la enseñanza de cualquier disciplina artística tiene en Unidarte un lugar para expandir conocimientos”.

Unidarte se encuentra en el piso #3 de la Torre Xpyrience sita en avenida Eligio Ayala #1033 casi Estados Unidos. El acceso es libre y gratuito. Más información a través de 0986699077, la fan page Unidarte, espacio creativo, y en Instagram @unidartepy

La Expo Santa Rita abre su espacio literario

todos#2La edición del magno evento del año en curso, que tendrá lugar entre los días 5 y 13 de mayo, extendió la invitación a Aldo Luberta Martínez, escritor cubano radicado en Paraguay, a presentar sus títulos con la finalidad de acercar a los participantes en el atrayente mundo de las letras.

Luberta Martínez estará compartiendo con el público presente el próximo lunes, 7 de mayo a las 18.00hs, para dar a conocer “Por mano propia” (2015), “La vida es un monólogo” (2016), y “Cubanadas de Cáncer a Capricornio” (2017), este último escrito junto a Pietro Sánchez Quesada, periodista, también cubano, que reside en la ciudad argentina de Clorinda.

“Son 3 publicaciones bien diferentes entre sí, lo que hace bien variada la oferta que llevaremos a la Expo que cada año se concreta en la ciudad de Santa Rita, Departamento del Alto Paraná. ‘Por mano propia’ es una novela policíaca que tiene su base dramática en el alevoso crimen de Felicita Estigarribia, conocida como ‘La niña de las mandarinas’, el 31 de mayo de 2004. ‘La vida es un monólogo’, que próximamente será lanzado en España por la editorial Caminos, por su parte, es un libro de relatos que parten de entrevistas que hice en Cuba y nunca pude publicar por razones de censura; proxenetas, prostitutas, drogadictos, ex reclusos, doctores, maestros, una amplia gama de la sociedad cubana que expone, muy críticamente, las razones por la que se oponen al régimen que impera en la isla desde hace casi 4 décadas. Finalmente, ‘Cubanadas de Cáncer a Capricornio’ es una suerte de divertimento; Pietro y yo nos trazamos la meta de contar, reflexionar, en muchos casos de una manera divertida, situaciones que hemos protagonizado desde que dimos el primer grito en el mundo terrenal hasta que llegamos a estas tierras guaraníes. Te aclaro que él reside en Clorinda, Argentina, pero vivió durante casi una década en Asunción, Paraguay. Todos los títulos han sido lanzados a través del sello editorial Arandurá dirigido por Cecilia Rivarola y Cayetano Quatrocchi”.

Para la solapaAldo Luberta Martínez es Licenciado en Medios de Comunicación Audiovisual, es productor, realizador, y guionista de radio y televisión, y ejerce la docencia en la Universidad Autónoma de Asunción y la Universidad de Integración de las Américas, casas de alto estudios que son referentes en lo que concierne a la Educación Superior en nuestro país.

La Expo que anualmente se organiza en la ciudad de Santa Rita, Departamento del Alto Paraná, es un evento que aglutina a sectores vinculados a agricultura, ganadería, industria, comercio, y servicios, proporcionando, además, la interrelación en los productores. Este año tendrá lugar la edición 26 del siempre esperado cónclave y los predios del Parque de Exposiciones C.T.G. Indio José serán la sede del mismo.

Naim Süleymanoğlu, de la palanqueta a la eternidad

naim“Murió de cirrosis, hermano, creo que en noviembre del pasado año”, así me lo hizo saber Serguei Delgado, compatriota, residente en Asunción, Paraguay, en una plática que sostuvimos a través de WhatsApp concerniente a figuras cimeras de la historia mundial de la Halterofilia, o Levantamiento de Pesas.

Crecí en un núcleo familiar en el que mi abuelo y mi padre se encargaron de transmitir, tanto a mi hermano como a mí el amor por los deportes; no obstante, reconozco que mi primer acercamiento a “las pesas” lo tuve a través de Boris Loynaz Herrera, mi hermano de crianza.

“Boricua”, como cariñosamente le tildo, fue el primer “pesista” que admiré y al que apoyé, a gritos, cuando asistí a sus competencias. ¿Irónico? Puede parecer que sí, porque después de mi idolatría por Boris, luego de experimentar deslumbramiento por mi inseparable, cuasi consanguíneo, allegado de mi infancia, comencé a maravillarme por Daniel Núñez (titular olímpico en los Juegos de Moscú’ 80; el primero en ganar por Cuba una medalla de oro en la halterofilia en citas estivales), Pablo Lara (campeón olímpico en la edición de Atlanta’ 1996), los ex soviéticos Vasily Alexeev (con sus más de 80 récords del mundo), Yuri Vardanyan, Sultan Rakhmanov, y Anatoli Pisarenko; los búlgaros Yanko Rusev, y Naum Shalamanov, este último nacionalizado turco por tal motivo su nombre cambió a Naim Süleymanoğlu.

La historia de Naim Süleymanoğlu (nacido en la ciudad búlgara de Pitchar, el 23 de enero de 1967) es tan maravillosa como sus 3 medallas de oro olímpicas (Seúl’ 1988, Barcelona’ 1992, y Atlanta’ 1996), y sus 7 títulos del mundo.

Conocido como “El Hércules de Bolsillo”, porque apenas medía 1,47 metros de estatura, en el Campeonato del Mundo celebrado en Södertälje, Suecia, en 1985, con apenas 18 años se convirtió en el pesista más bisoño de la historia en colocarse en la cima de la división de los 60 kilogramos a nivel del orbe. Al año siguiente en Sofía, capital de su nación natal, repitió la hazaña implantando marcas del orbe en arranque (147.5 kilogramos) y biatlón (335 kilogramos).

Fue precisamente en 1986, y en desacuerdo con la política establecida por el gobierno socialista búlgaro, que decide radicarse en Turquía. Dejó de ser Naum Shalamanov para convertirse en Naim Süleymanoğlu.

Seúl, urbe principal sudcoreana, fue merecedora de organizar los Juegos Olímpicos de 1988, y en esa competición, “El Hércules de Bolsillo” no solo obtuvo su primer título en ese tipo de eventos, sino que con un biatlón de 342.5 kilogramos, que significó récord del mundo en su momento, aventajó al búlgaro Stefan Topurov, medallista de plata, por más de 30 kilogramos. Pero como si no bastara, Naim Süleymanoğlu, representante turco de los 60 kilogramos, levantó más peso que el campeón de la división inmediata superior (el alemán Joachim Kunz consiguió 340 kilogramos). Es un tanto difícil de creer, pero así sucedió; y es penoso, al menos para mí, que cuando se hace referencia a los Juegos Olímpicos de Seúl se obvie la proeza de quien con valentía supo enfrentar la hostilidad socialista del gobierno búlgaro en la controvertida década de los años 80’s.

Naim Süleymanoğlu falleció el 18 de noviembre de 2017, a los 50 años de edad, en la ciudad de Estambul. En el año 2009 le fue diagnosticada cirrosis hepática, padecimiento que, finalmente, provocó su deceso a pesar de haber sido sometido a una cirugía de trasplante de hígado.

“Era un deportista de otra galaxia. Iniciaba las competencias con pesos que sabía que los rivales jamás iban a alcanzar. Fue muy dolorosa su muerte a una edad tan temprana. Se le va a recordar por siempre. Acá en Turquía fue ídolo, es un ídolo, y será un ídolo. Pasó de la palanqueta a la eternidad”, aseguró emocionado un simpatizante tras el sepelio.

Por su vasta carrera deportiva Naim Süleymanoğlu, en el año 2004, con justeza, fue exaltado al Salón Internacional de la Halterofilia.

Pie forzado: El infeliz seguroso

trompetistaHagámonos la idea de que la censura en Cuba desaparece como por arte de magia, y en los medios de comunicación comienzan a plantearse temas que eran verdaderos tabúes, o, sencillamente, de manera tremebunda eran vetados por razones ideológicas.

Imaginemos que, dado lo anterior, en la emisión dominical de “Palmas y Cañas” en el momento de la tan gustada controversia campesina (inolvidables los “encontronazos” en décima que protagonizaban Justo Vega y Adolfo Alfonso) un televidente escribe, obstinado de la actitud de aquellas y aquellos que se han adjudicado el derecho informar a los cuerpos represivos de las actitudes supuestamente no acordes al régimen imperante desde hace casi 6 décadas, por lo que solicita un pie forzado: El infeliz seguroso.

Hecha la abstracción comienza el encuentro poético.

Dicen que es un informante

Que nada tiene que hacer

Y arruina hasta su mujer

Echa a la gente pá’lante

Repudiable, de mal talante

Un ser humano oneroso

De hecho un gran chismoso

Que en el fondo lástima da

Pero mucho molesta ya

El infeliz seguroso

Se la pasa predicando

Según como sople el viento

Y sin poseer algún talento

No quien les pare escalando

El barrio se está cansando

Que alguien poco jocoso

Les enturbie el disfrute, el gozo

De aspirar a una vida sana

Porque harta desde horas tempranas

El infeliz seguroso

 

Cada gota de energía

La malgasta como vive

Y en las ofensas que escribe

Demuestra una pobre ortografía

No se percata que su día a día

Con pensamiento mohoso

Alejado de lo “culturoso”

Al analfabetismo llega

Plasma “abla” y “olle” sin “I” griega

El infeliz seguroso

Ejemplo de doble moral

Porque con discurso simplón

Defiende a la revolución

Que acaba de abandonar

Dice que está a reventar

Dice que está belicoso

Que se enfurece como un oso

Que no provoquen su decir

Pero en el fondo es hazmerreír

El infeliz seguroso

Por eso nadie lo respeta

Por eso le dicen chivatón

Cobarde, sumiso, mal aguilón

Cara dura y trompeta

Ya concluyo esta gambeta

Con sentido muy jocoso

Y esquivando lo tedioso

Se cumplieron todos los fines

De Aldo Luberta Martínez

Para el infeliz seguroso

Y Dayán tuvo su bandera

dayanRecibí la llamada de Dania, nuestra compatriota, a las 19.38hs del día de ayer, miércoles, 21 de marzo de 2018. “Aldo, me pediste que te mantuviera al tanto.  Mi hijo acaba de fallecer”, fue la frase que, entre sollozos, apenas pudo balbucear la buena señora.

A ella, a su familia, la conocí en el año 2012 cuando escaso tiempo de su arribo a tierras guaraníes. “Son mis hijos”, los presentó orgullosa. “Se llaman Salvador, Dayán y Damián. No les tengo que decir que ellos son gemelos”, agregó sonriente.

Pasado un tiempo dejé de tener contacto con la familia, oriunda de la provincia Granma, sita en el oriente cubano, “pero vivimos en La Habana Vieja desde mucho antes de venir a Paraguay”.

Anoche recibí la triste noticia que Dayán, a sus 18 “abriles, había dejado de existir. “Está muy mal en Emergencias Médicas”, comunicó Luis Cuevas, también cubano en el grupo de WhatsApp que aúna, o al menos lo intenta, a un conglomerado interesante de nacidos en la isla. “Le extirparon el bazo, pero está muy mal”.

Unos minutos después la comunicación del fatal desenlace.

“Mi niño y un amigo venían en una motocicleta y un camión le salió al paso. Ellos viajaban por la preferencial. El camionero no respetó la señal y los muchachos no tuvieron tiempo de frenar. Mi hijo murió, pero el amigo está grave pero estable. Ahí están los videos, van a ver que no digo mentiras”.

Los compatriotas nos movilizamos y con un mancomunado esfuerzo ayudamos y acompañamos a Dania en tan terrible momento. Que si los papeles, que si un abogado, que si medicamentos, que si una bandera…

Y me detengo en el detalle de la enseña nacional pues fue resuelta gracias al gesto desinteresado de un paraguayo. Alguien llamó a la embajada cubana en Asunción solicitando ayuda para ese fin y la respuesta fue escueta: “solo podemos prestarla”.

Desconozco si es el bloque, o la crisis de Venezuela, o la situación que vivimos con el cambio climático, lo cierto es que lo que no pudo, o no quiso resolver, la sede diplomática cubana en la capital paraguaya, lo hizo, sin miramientos alguien totalmente ajeno al compatriota fallecido.

Alguien de gran corazón extendió la mano y Dayán tuvo su bandera.

“Hasta pronto, mi niño. Continúa volando alto”, dejé planteado en la escueta visita que pude hacer en su último adiós.

“Alegrías de Sobremesa”, su mejor aliado

mima y pipoA la dirección de email de mi madre llegó un correo electrónico que la emocionó hasta las lágrimas. Enseguida me lo compartió, y yo, que no soy amigo de perder mi escaso tiempo, me comuniqué con el remitente solicitando su venía para hacer pública, íntegra y textualmente, su vivencia en mi blog. Su respuesta no se hizo esperar, y tras recibir la autorización la comparto con todas y todos lo que se ha convertido en un motivo más para estar orgulloso de mi progenitor y de su encomiable labor como escritor de “Alegrías de Sobremesa” por espacio de 52 años.

Mi nombre es Radamés Echemendía González, y asistí al Aniversario de la Tecla, el 17 de febrero  en el ICAP. La compañera  Nancy Quintana me facilitó su correo, pues conoce que deseo contarle una anécdota personal:

Desde mi nacimiento, en el año 1971, soy una persona  discapacitada físico motor. En diciembre de 1981, comencé a recibir tratamiento médico en la Unión Soviética. En aquel momento, existía poco acceso a lo cubano en el territorio que ahora ocupa Ucrania (distante a más de mil kilómetros de la entonces capital soviética).

Entre las pertenencias que mi madre y yo llevamos durante el viaje, que sabíamos iba a ser prolongado, estuvieron algunos casetes grabados con música cubana, y los sketches de Alegrías de Sobremesa, todo grabado de la manera más rudimentaria.

Para mí, Alegrías de Sobremesa, significó el mejor aliado para luchar contra la nostalgia y la tristeza que siempre me produjeron cada uno de los cuatro viajes que realizamos mi madre y yo a la URSS.

Puedo decir, entonces que con Alegrías de Sobremesa, sus personajes, y con su escritor, mantuve una relación de complicidad y agradecimiento, desde aquellos años, hasta ahora.

Luberta y el programa, para mí significaron y significan, más que un programa humorístico, la cubanía, que su compañero esposo, y el programa ayudaron a mantener viva en el entonces niño de 10 años que fui, en lejanas tierras.

Por eso Siempre agradeceré a Progreso, a su esposo Alberto Luberta, a los actores y al programa, su existencia, cuya desaparición el 23 de enero de 2017, he lamentado profundamente.

Excelente pimentada con aderezo sinfónico

invitacion pimentada11La Real Academia Española de la Lengua señala que el vocablo pimentada refiere a un guiso de pimientos; por otra parte, los archivos de la prestigiosa entidad aclara que  la frase “siempre hay una primera vez” es un anónimo y antiquísimo adagio del refranero popular.

Tal aforismo se experimentó, el pasado viernes, 23 de febrero, cuando, en el Teatro Municipal de Asunción “Ignacio Alberto Pane” “La Pimentada”, orquesta nacional que cultiva la música caribeña, se presentó haciéndose acompañar de un polífono conglomerado con formato sinfónico.

Dirigida por el maestro Néstor Barreto, la propuesta deleitó, y deslumbró, a los presentes que abarrotaron el recinto cultural. Cada espectador, con fruición y complacencia, pudo disfrutar de la simbiosis lograda por la pericia de los ejecutantes. Fagots y contrafagots, tumbadoras y timbales, violines y violas, piano y bongó, indujeron a que los ritmos provenientes del lejano mar Caribe escoltados por elementos intrínsecos de la llamada “música culta” demostraran que no existen barreras entre lo “ilustrado” y lo popular.

No obstante, y en términos culinarios, la propuesta principal de la velada, que lució a Barreto como su máster chef, estuvo aderezada con exquisita sazón. Susana Saldívar, Luigi Manzoni, el dúo Tierra Adentro, y Lalo Villalba se erigieron, indudablemente, como rutilantes estrellas, y por tal fueron vitoreados al concluir sus respectivas interpretaciones.

“No lo puedo creer. Son paraguayos. Esto nunca había sucedido acá”, me comentó, emocionada, Rosa Mongelós a sabiendas de que fue partícipe de una gala que no tiene antecedentes en la historia nacional; y, como afirma el refrán, “siempre hay una primera vez”, “La Pimentada” asumió el reto y desde el 23 de febrero de 2018 es parte de las memorias culturales paraguayas al establecer un antes y un después en el escenario musical del país.

Para Barreto, para “La Pimentada”, para los ejecutantes sinfónicos, la ovación, el respeto, la admiración sin límites por la bizarría de encarar, con la elegancia y profesionalismo que es reservado solo para los egregios músicos, un desafío, cuasi locura, que engalanó la nocturnidad del que fuera el inicio del último fin de semana del mes de febrero de 2018.

Para ellos las alabanzas por ser orgullo nacional, los halagos por la sapiencia más que probada, las aclamaciones por cada muestra exenta de cursilerías y vulgaridades, y el deseo de volvernos a encontrar, interpretando, bailando, coreando, sinfónicamente, “La guantanamera”, “Lágrimas Negras”, “Mi gente”, o “Mejor solito”. El público lo exige porque, indefectiblemente, lo necesita.

Gracias en nombre de Beny Moré, Joseíto Fernández, Miguel Matamoros, Héctor Lavoe, Johnny Pacheco, Óscar D’ León, y de cada bailador paraguayo.

“LA PIMENTADA”

Es la orquesta que, actualmente, lidera el movimiento salsero nacional, y la integran Lalo Monte y  Víctor Garcete (Voces líderes),  Alfredo Pino (Coro y show bailable), Cristian Zaracho (Piano), Israel López (Bajo), Ismael Ortiz (Timbal), Papo Conte (Congas), Enrique Carmona (Bongo), Rudy González (Trombón) Arturo Benítez (Saxo), y Néstor Barreto (Trompeta y dirección).

Su estreno como agrupación musical se produjo en el mes de noviembre de 2013 y 2 años más tarde, el 22 de noviembre de 2015 en los predios de Pirata Bar, lanzó al mercado “Acceso restringido” su primera producción discográfica.

Escritor cubano presentará novela policíaca en la Alianza Francesa

Tapa #1“Por mano propia” es el título que Aldo Luberta Martínez presentará en el patio de la Alianza Francesa de Asunción, con entrada libre y gratuita, el próximo viernes, 2 de marzo, a las 19.00 horas. La entidad de ubica en la avenida capitalina Mariscal Estigarribia No. 1039.

La propuesta, lanzada el 27 de noviembre de 2015, bajo el sello editorial Arandurã, está basada en la violación y posterior asesinato de Felicita Estigarribia, conocida como “La niña de las mandarinas”, el 31 de mayo de 2004 en la ciudad de Yaguarón, Departamento de Paraguarí.

“La trama, enmarcada dentro del género policíaco, se desarrolla, íntegramente, en un lugar no identificado de Paraguay, y, por sobre todo, denuncia la violencia contra niñas, niños, y adolescentes”, refiere el autor.

Luberta Martínez señala que “me tracé hacer algo diferente, por tal motivo la novela está concebida con un estilo muy característico donde me propuse hacer una simbiosis entre la ficción y el género documental. De hecho, sustituyo la palabra ‘Introducción’ por ‘Introito’, un sinónimo. Desde el primer momento me propuse marcar la diferencia”.

“Por mano propia” es “un homenaje a Paraguay. Es la manera de agradecer a esta noble nación que, desde hace 12 años, abrió sus brazos y me estrechó en su pecho como a un hijo más. Gracias, Paraguay, rohayhu”, concluye emocionado el novelista.

lanzamiento“POR MANO PROPIA”, BREVE SINOPSIS

Laura Amalia, adolescente de 14 años, en el mes de diciembre del año 2004, es violada, y, posteriormente, asesinada. José Julio, su padre, ante la inacción de los agentes policiales, decide, por mano propia, hallar al asesino.

Además, a través del personaje de Sinforiano Augusto, abuelo de la víctima, se recrea el pasado tenebroso de los casi 35 años que marcan la historia paraguaya en la figura del dictador Alfredo Stroessner Matiauda.

Paralelo a lo descrito anteriormente se expone la historia de amor entre Rosa María y Alberto Javier, jóvenes periodistas, ex compañeros de estudio en la Universidad Nacional de Asunción, y colegas de labor en la agencia de prensa que dirige Aníbal Ernesto.

Por tan alevoso suceso cada 31 de mayo se conmemora, en Paraguay, el Día de la No Violencia hacia Niñas, Niños, y Adolescentes.

Desde su lanzamiento, “Por mano propia”, ha participado en diferentes eventos, tanto nacionales como foráneos, y ha recibido muy buena acogida por parte de los lectores. La obra ha sido aceptada con beneplácito en Cuba, Canadá, Estados Unidos, Chile, España, y Paraguay.

Aldo Luberta MartínezEL AUTOR

Aldo Luberta Martínez (Ciudad de la Habana, Cuba, 27 de junio de 1969) es Licenciado en Medios de Comunicación Audiovisual y Magister en Ciencias de la Comunicación. Es investigador, guionista, realizador, y productor de radio y televisión. Actualmente es miembro del equipo de realización de la productora audiovisual “El Bagre” y se desempeña como docente en la Universidad de Integración de las Américas (UNIDA) y en la Universidad Autónoma de Asunción (UAA), importantes casas de altos estudios en lo que concierne a la educación superior paraguaya.

Además de “Por mano propia” (2015) tiene publicados “La vida es un monólogo” (2016), y “Cubanadas de Cáncer a Capricornio” (2017), este último título en coautoría con Pietro Sánchez Quesada, periodista cubano radicado en la ciudad argentina de Clorinda. Tiene en preparación “Desde mi blog”, donde expone sus experiencias en el ejercicio del periodismo digital, y “Y mientras Asunción duerme…”, novela de corte policíaco.