Pedrito y la camiseta (Intento de fábula)

No hubo resistencia. Pedrito, con su impronta característica, se puso la camiseta dispuesto a iniciar una nueva etapa de su vida.

“Te queda muy bien”, exclamaba su entorno.

Pasó el tiempo y Pedrito continuaba con la camiseta. Pero, pasó el tiempo y a Pedrito comenzó a quedarle chica la camiseta y pidió ayuda para rejuvenecerla.

“Lo merezco, he luchado mucho por esta camiseta”, pensó con justeza.

-Estamos viendo – fue la respuesta a su reclamo –. No decaigas, Pedrito, tú verás que un día te damos esa sorpresa que necesitas.

No obstante, siguió pasando el tiempo y a pesar del lánguido estado de la camiseta, Pedrito, el bueno de Pedrito, seguía aferrado a ella, aun viendo que llegaban camisetas nuevas y la de él era la misma.

Doce meses después, y cansado de promesas, Pedrito, finalmente, se deshizo de la camiseta. Se fue al basural más cercano, y ahí mismo la dejó.

MORALEJA:

Si la camiseta que posees está llena de jirones, por tantas falsas promesas, no lo pienses mucho y reemplázala. Será la mejor solución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s