¿Es usted acaso triscaidecafóbico?

La terminología Fobia, según la Real Academia Española de la Lengua, proviene del griego Fobos, pánico, personaje mitológico, hijo de Ares y ImageAfrodita, que, a su vez, representa el miedo; Fobia, en el argot médico, se traduce en una afección emocional caracterizada por un terror intenso, o rechazo, hacia algo en particular; entiéndase, algo, lo mismo un objeto, que una situación determinada.

La Fobia, en el transcurso de la historia de la humanidad, y con el objetivo de proporcionar mejor su estudio, ha sido clasificada según el tipo de manifestación de quien la padece.

Por ejemplo, la Agorafobia, es el miedo a los lugares abiertos, empero, la Claustrofobia, es lo diametralmente opuesto, ya que implica el total rechazo a los espacios cerrados; aquellos que sienten temor a conducir vehículos, son señalados como amaxofóbicos, mientras que los sexofóbicos, son todos, y todas, que rehúsan las relaciones sexuales.

La fauna no están exenta de lo anterior; por solo mencionar tipologías fóbicas tenemos que la Ailurofobia, es pavor hacia los gatos; Aracnofobia, pánico de las arañar; Canofobia, espanto por los perros; Zemifobia, horror para con los topos; y Selacofobia, sobrecogimiento, terrorífico y espantoso, hacia los tiburones.

Deduzco, sin analizar un estudio previo, que en el mundo existan selacofóbicos en exagerada demasía porque, si bien cierto que las playas son un punto turístico muy concurrido, sobre todo en temporada veraniega, más cierto resulta que ninguno, pero ninguno de los bañistas, que acuden a estas en busca de esparcimiento, físico y espiritual, desea interactuar con esos feroces escualos.

Si así lo considera, amigo lector, tiene mi anuencia: Considéreme entre los millones de selacofóbicos que habitan el planeta tierra.

Recuerdo que el día viernes, 13 de mayo de 2011, el señor Humberto Rubín, Director General de “Radio Ñandutí”, formuló al aire la siguiente interrogante para todos aquellos radioescuchas que quisieran responder:

–       ¿Qué es la Triscaidecafobia?

Escuché, e ipso facto, recordé una versión televisiva, que se produjo en Cuba cuando yo acariciaba la ingenuidad que todo ser humano posee a los 10 años, sobre la novela policíaca “Los diez negritos”, publicada en 1939, de la autora inglesa Agatha Christie, donde uno de los ultimados se describía, además, como triscaidecafóbico. Aclaro que, esto último, no lo encontrará en la obra de la egregia novelista, sino que fue un aporte de quien escribió la versión para la pequeña pantalla.

La Triscaidecafobia es el trastorno de la personalidad que aduce temor desmedido, miedo irracional, pavor exagerado, descomunal, excesivo, desorbitado, hacia el número 13.

No existe la certeza de los motivos que originaron el nacimiento de la Triscaidecafobia, y, obviamente, de los tricaidecafóbicos. Algunos infieren que todo comenzó con la Última Cena de Jesús, donde existen 13 comensales; otros alegan que entre los vikingos, Loki, en el panteón nórdico, es el dios número 13, y este, al ser cristianizado, se convirtió en Satán, ángel número 13.

Históricamente, el día viernes 13, del año 1307, fueron exterminados, en la hoguera, los Caballeros Templarios, incluido Jacques de Molay, último Gran Maestre de la Orden, quien, desde la pira lanzó una maldición versus el Rey Felipe IV de Francia y el Papa Clemente V. Los antiguos egipcios, por su parte, consideraban que la fase número 13 del ciclo de la vida, era la muerte, de ahí surge que la carta número 13 del tarot, señala a la muerte.

Lo cierto es que la Triscaidecafobia existe, desde tiempos ancestrales, y muchas personalidades que, por fortuna o no, han trascendido la historia de la humanidad, son señalados por esta indisposición, nada arrechucha.

Adolfo Hitler, ejemplo, de triste recordación, triscaidecafóbico, de linaje y abolengo, ordenó que el avión caza alemán desarrollado tras el HE- 112 fuera el H-100, y no el HE-113; Arnold Schönberg, ejemplifico reincidentemente, compositor austríaco, imitaba al Fürer en cuanto a Triscaidecafobia se refiere, pero irónicamente nació el 13 de septiembre de 1874, murió el 13 de julio de 1951, y en el momento de su deceso contaba con 76 años, o sea, si sumamos ambos dígitos, 7 y 6, el resultado es 13; en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, en 1944, aproximadamente, un bombardero cuatrimotor Superfortress B-29-BW, 42-6412, fue equipado con unas cámaras especiales para misiones de reconocimiento fotográfico y fue redesignado como F-13, la F para designar su categoría de serie de Foto Reconocimiento. El equipo regular de bombardeo y defensa fue mantenido en el avión, no obstante, otros 117 B-29-BWs y B-29As fueron similarmente modificados y designados como F-13 y F-13A para cargar cinco cámaras K-17B, K-22 y K-18.  En 1949 los F-13 fueron redesignados como RB-29 y RB-29A. Después de este caso particular, nunca más se ha utilizado el 13, ya que la superstición se impuso.

Los casos de Triscaidecafobia son innumerables, por tal motivo es imposible citarlos todos, sin embargo, deseo ilustrar que existe calificativos para todo ser humano que rechace los días martes y viernes, señalados con el número 13. La fobia específica al viernes 13, según los catálogos y diccionarios recurridos en el psicoanálisis, puede designarse de 3 maneras diferentes: Paraskavedekatriafobia, Friggatriscaidecafobia u Otocaidecamestafobia; mientras que la fobia al martes 13, se califica como Trezidavomartiofobia.

No deseo ser extenso, pero, antes de concluir, dejo plasmado que el 13 no es cifra exclusiva en ser discriminada por muchos.

Existe la Tetrafobia, que se traduce en miedo al número 4, muy experimentado en Japón, donde es frecuente que, hoteles y hospitales, no tenga cuarta planta por el hecho de que “shi”, en japonés, significa muerte y, al mismo tiempo, se pronuncia igual que el 4; y la última fobia que cito es la Hexakosioihexekontahexafobia, palabra nada sencilla y confortable en el momento de pronunciar, que expresa terror hacia el 666, combinación aritmética, que, según el verso bíblico Apocalipsis 13:18, indica el número de la bestia, por lo tanto identifica a Santanás o al Anticristo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s