“El que siembra su maíz…”

trio_matamorosHuye/ Huye/ ¿Dónde está Mayor?/ ¿Dónde está?/ Ya no vende por calles/ Ya no pregona en la esquina/ Ya no quiere trabajar/ (Coro) El que siembra su maíz/ que se coma su pinol…

Así de sencilla, como aparenta ser, se muestra la letra de “El que siembra su maíz”, composición proveniente de la autoría de Don Miguel Matamoros, director del afamado trío que integró junto a Siro Rodríguez y Rafael Cueto. “El que siembre su maíz” dicho sea de paso, ha sido motivo de innumerables versiones dentro y fuera de Cuba.

Recuerdo, siendo yo un adolescente estudiante de séptimo grado, 12 años apenas en “mi costillar”, integré el conjunto “Jibacoa”, tocaba el güiro y le hacía coro a Ismael Miranda, voz principal. Tuvimos éxito, sobre todo en los escasos metros cuadrados que enmarcaban los predios de la Secundaria Básica Urbana, ESBU, “José Antonio Echeverría”, sita, a su vez, en Ciudad Escolar Libertad, que responde a los límites del municipio habanero de Marianao.

En el conjunto “Jibacoa”, dirigido por la profesora Mercedes Serrano, gustaron, y mucho, aclaro que dentro de nuestra ESBU, nuestras versiones de, por ejemplo, “El fiel enamorado”, de Francisco “Paquito” Portela, y “El que siembra su maíz”, reitero, de Miguel Matamoros.

Lo anterior señala que la letra de esa pieza antológica del cancionero popular cubana me la conozco cual calle de Santa Felicia, no obstante, nunca, nunca, nunca, y no decaigo en repetir NUNCA, había reparado en los motivos que incitaron a Don Miguel a componerla.

Vayamos por partes…

Huye/ Huye/ ¿Dónde está Mayor?/ ¿Dónde está?

El vocablo “Huye”, el primero que se escucha en “El que siembra su maíz”, no refiere a nadie que escapa, se escabulle, deserta, o se evapora… “Huye” era, simplemente, el alias de un vendedor callejero de pasteles que solía frecuentar las calles de Santiago de Cuba. “Huye”, redundo, era el apodo y su apellido Mayor.

Resulta que “Huye” Mayor, cierto día, se multiplicó por cero y desapareció, tal y como reza otra pieza musical cubana. Nadie supo nunca de “Huye”, quizás se extrañó, en demasía, su dulce oferta, y, como suele suceder, la voz popular comenzó a tejer las más diversas interpretaciones de la ausencia: “Seguro está preso”… “Seguro está enfermo”…

En cierta ocasión, y consta en el libro “Trío Matamoros treinta y cinco años de música popular cubana”, del investigador Ezequiel Rodríguez Domínguez, Don Miguel aseguró que con la frase “El que siembre su maíz, que se coma su pinol” quiso plantear que “Si alguien hace mal hecho, debe de pagar por ello”.

No quiero ser extenso, aunque, y para concluir, que pinol en el Oriente cubano, Puerto Rico, República Dominicana, y algunos países de América Central, no es más que un dulce a base de maíz tostado, molido, y azucarado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s