“Munich’1972: La masacre olímpica”

munichMartes, 5 de septiembre de 1972. Era de madrugada y en la fastuosa villa olímpica que acogía a los participantes a los Vigésimos Juegos Olímpicos de la Era Moderna, en Munich, antigua República Federal Alemana, reinaba el silencio que impone el descanso reparador.

Desde el 26 de agosto, fecha en que se inauguró la Olimpiada, se habían vividos momentos emocionantes. El nadador estadounidense Mark Spitz había ganado 7 medallas de oro con igual número de récords mundiales; el boxeador cubano Teófilo Stevenson, con un potente gancho de derecha al estómago, puso fuera de combate a Duane Bobick, la mal llamada “Esperanza Blanca de los Estados Unidos”, para investirse, por primera vez, como campeón olímpico; las gimnastas soviéticas Liudmila Turístcheva y Olga Korbut… Pero toda la emoción y belleza de esas hazañas olímpicas se hundieron en una tragedia terrorista.

En la oscuridad del amanecer, de una mañana que se anunciaba calurosa y tranquila, unas sombras se deslizaron a lo largo del muro que delimitaba la Villa Olímpica. 8 hombres disfrazados de atletas, llevando sus armas en bolsas que mostraban la mascota de los Juegos, entraron en el pabellón número 31 en el que s alojaban los deportistas de Uruguay, Hong Kong e Israel. Así comenzaba un drama que mantuvo al mundo en la más extrema inquietud jamás vivida en una cita estival.

El comando “Ikrit y Biraam”, en recuerdo de 2 villas árabes que Israel había exterminado en 1948, comenzó a disparar contra los atletas, asesinando al entrenador de lucha grecorromana Moshe Weinberg y al levantador de pesas Joseph Romano; otros 9 participantes fueron tomados como rehenes y llevados.

Antes de que comenzaran las competiciones de la jornada las autoridades informaron del grave incidente. Walter Troeguer, alcalde de la Villa Olímpica, explico el dramatismo del asalto y que los terroristas, pertenecientes al grupo “Septiembre Negro”, habían presentado un ultimátum pidiendo la liberación de 200 prisioneros palestinos detenidos en Israel, de lo contrario los rehenes serían eliminados.

Mientras que el canciller alemán Willy Brant convocó a unaq reunión extraordinaria con su gabinete, la presidenta de Israel, Golda Meir, se negó a liberar a los palestinos. Los Juegos, por primera vez en la historia, fueron suspendidos en su desarrollo.

Se conseguían, como es normal en secuestros terroristas, sucesivos aplazamientos del ultimátum que amenazaba con asesinar 2 rehenes por hora si no se atendían las exigencias.

Finalmente los terroristas cayeron en una trampa tendida por las autoridades alemanas. Estas lograron convencer al comando que la mejor solución era que, junto a los rehenes, salieran en helicópteros hacia un aeropuerto desde donde un avión de Lufthansa a El Cairo, capital egipcia, donde Israel iba a aceptar lo exigido.

¿Estratagema? ¿Hábil mentira? ¿Transacción realmente convenida? Nadie sabe. Lo cierto es que el gobierno egipcio jamás aceptó recibir el avión con los terroristas y rehenes israelitas.

A las 9 y 30 de la noche, 3 helicópteros enviados por el gobierno alemán, fueron abordados por las partes en conflicto y partieron hacia el aeropuerto militar de Fürstenfeldbrück, a 30 kilómetros de Munich, donde la trampa estaba preparada.

Al llegar a la pista los reflectores de la terminal aérea fueron proyectados sobre las naves y cuando terroristas y rehenes comenzaron a salir un pelotón de francotiradores abrió fuego. Los secuestradores respondieron y dispararon en todas direcciones y, claro está, también sobre sus secuestrados.

El balance fue trágico: Los 9 atletas israelíes fallecieron, también cinco de los 8 terroristas, más un policía alemán y el piloto de uno de los helicópteros, sumando 18 los fallecidos, tras agregar las 2 víctimas fatales que produjo el asalto a la villa olímpica.

Sucedió hace más de 40 años, y fue la noche más dramática vivida por el deporte olímpico mundial, en unos Juegos que pudieron haberse inscritos como los mejores de la historia.

Anuncios

Un comentario sobre ““Munich’1972: La masacre olímpica”

  1. Chamacón;
    Este es mi primer comentario, pues recien acabo de suscribirme a tu blog.
    Buena entrada esta sobre la masacre de Munich.
    Para complementar el tema te comento que hay una película sobre el tema: es de 1976 y se llama “21 horas en Munich” (http://www.filmaffinity.com/es/film882780.html)
    Hay otra llamada “Munich”, dirigida por Spielberg, que narra la historia de como el servicio secreto israelí fue eliminando (a modo de venganza) a cada uno de los responsables. (http://www.filmaffinity.com/es/film764214.html)MUY BUENA
    Saludos
    Depre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s