Pedro Pablo, perdónalos porque no saben lo que hacen

Según Jerome McCarthy, eminente profesor de contabilidad de la universidad de Michigan, Estados Unidos, para comenzar a estudiar la base del marketing, o la mercadotecnia, uno de los puntos a dominar son las llamadas 4P, que se traducen en Producto, Precio, Plaza y Promoción.

El desconocimiento de la máxima anterior implica, a su vez, la no aplicación de un efectivo proceso de marketing.

Asumo la definición de McCarthy, y sin faltar a su memoria, me tomo la atribución de “aterrizarla” al plano deportivo.

Desde hace casi 10 años, digamos que a partir del 2012, celebrado en Barcelona, España, cuando se encumbró campeón mundial juvenil en la modalidad de triple salto, el ámbito del atletismo respeta a esas 4P que vieron la luz de sus días en Santiago de Cuba, región oriental de la isla, el 30 de junio de 1993.

Pedro Pablo Pichardo Peralta, así es su nombre, y es el nombre que los medios de prensa en Cuba han silenciado.

¿Los motivos?

Fue su decisión personal residir fuera de la isla y representando a Portugal, con registro de 17 metros y 98 centímetros, inscribió, recientemente en la capital japonesa, su nombre entre los privilegiados triplistas que se han podido coronar campeones olímpicos.

Pedro Pablo, que posee la quinta mejor marca de todos los tiempos, 18 metros y 8 centímetros, y sin hacer comparaciones de calidad individual, se ubicó junto al también portugués Nelson Évora, al brasileño Ademar Ferreira da Silva, a los estadounidenses Kenny Harrison y Christian Taylor, al ex soviético Víctor Saneev, al actual recordista del mundo, el inglés Jonathan Edwards…

Es una medalla de oro olímpica de la que estamos orgullosos muchos de sus compatriotas. Es un título que disfrutamos como los de otros atletas cubanos que han concretado el éxito en la cita nipona. Es un logro también de su tierra, aunque no haya sido en representación de su tierra.

Un abrazo a esas imprescindibles 4P del atletismo mundial. Deshazte de las macabras intenciones que buscan opacar tu luz. Recuerda las palabras de Jesús desde la cruz, Lucas 23:34: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s